Un año de obstáculos frena la reconstrucción de Notre Dame

Este miércoles se cumplen 12 meses del incendió que azotó a la catedral parisina.
miércoles, 15 de abril de 2020 · 07:58

EFE / París

Ocho siglos de historia quedaron en suspenso cuando el 15 de abril de 2019 un incendio derribó la aguja de Notre Dame y su cubierta. Un año después, Francia persiste en su objetivo de reabrir la catedral en 2024, aunque el coronavirus mantenga paralizadas las obras.

Las vallas que rodean el templo parisino, la grúa sin movimiento y los andamios que velan por su estructura son reflejo de aquella fatídica tarde, sobre la que la Justicia todavía no ha podido esclarecer el origen de las llamas.

El avance de las pesquisas y de la restauración está determinado por la pandemia que ha puesto en hibernación al mundo. Aunque la investigación judicial prosigue en manos de la Brigada Criminal, el análisis técnico se vio frenado cuando este 16 de marzo las obras se suspendieron hasta nueva orden por precaución sanitaria.

Obras en suspenso

Notre Dame estaba restaurando la aguja erigida por Viollet-le-Duc en el siglo XIX cuando se desató el fuego, y el desmantelamiento del andamiaje quemado, que quedó reducido a un amasijo de hierros, es clave para poder acceder al epicentro del siniestro y desentrañarlo.

Esa delicada labor iba a empezar el pasado 23 de marzo, pero reina por ahora la calma en torno a ese monumento gótico habitualmente bullicioso, desprovisto de parisinos y turistas por un confinamiento que en Francia, con unos 15.000 muertos por la COVID-19, se extenderá, de momento, hasta mediados de mayo.

Estaba también en marcha la retirada de la madera calcinada sobre el trasdós de las bóvedas, necesaria para constatar el estado del mortero que garantiza la unión entre las piedras y saber cómo las juntas han resistido al frío, el calor y otros episodios meteorológicos extremos en estos doce meses.

Hasta que no finalicen ambas operaciones, el establecimiento público encargado de su conservación y restauración no da por superado el peligro de hundimiento.

De momento, el comité científico creado el pasado abril para coordinar a expertos de diferentes ámbitos y asesorar a las autoridades sigue inmerso en la fase de diagnóstico.

Estaba previsto que entregara sus conclusiones parciales en junio y el balance completo en septiembre u octubre, pero ese calendario también se ha visto afectado, explica Aline Magnien, una de las coordinadoras de ese "consejo de sabios" que reúne a medio centenar de equipos.

La historiadora tuvo el privilegio de entrar a la catedral poco después del incendio. "Fue bastante aterrador ver trozos de madera y piedra calcinados y el gran agujero en el techo, pero al mismo tiempo nos dijimos que habíamos escapado a lo peor, porque la estructura que aguantaba la aguja se había salvado y las vidrieras y obras de arte también estaban intactas", dice.

La campana mayor sonará este miércoles en recuerdo del incendio

La campana mayor de Notre Dame, llamada popularmente "Emmanuelle", sonará este miércoles a las 20:00 hora local (14:00, hora boliviana) en recuerdo del incendio que arrasó la cubierta y parte de la catedral.

La diócesis de París confirmó a EFE que el ministro de Cultura, Franck Riester, así como responsables de la iglesia estarán presentes a los pies de la catedral, en la que será la segunda vez que la campana resuene tras el incendio. La primera vez fue el pasado 30 de septiembre, como homenaje a la muerte del expresidente Jacques Chirac.

Situada en la torre sur de la catedral, "Emmanuelle" deberá ser activada manualmente porque la corriente eléctrica del edificio permanece desactivada, según adelantó este martes el diario "Le Figaro", que explicó que dos personas se encargarán de subir al campanario y golpear la campana tirando de una cuerda.

La hora del homenaje coincide además este miércoles con el momento en que los franceses salen a sus ventanas para aplaudir al personal sanitario que trabaja en la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus. "Será un símbolo de unión y de la resiliencia del país frente a las dificultades", dijo Riester en una entrevista en "Le Figaro".

"Emmanuelle" es la más antigua de las campanas de la catedral y, con más de 13 toneladas de peso, la segunda más grande de Francia. Fue realizada en 1686 y apadrinada por Luis XIV, y es la única de Notre Dame que no fue fundida durante la Revolución Francesa.

Ha sonado en momentos históricos, como cuando la ciudad fue liberada de los nazis el 24 de agosto de 1944, pero también en ceremonias solemnes religiosas y nacionales. 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

62
1

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias