Ardern, la líder en la lucha contra el coronavirus en Nueva Zelanda

La primera ministra mantuvo un contacto permanente con los ciudadanos; la capacidad de realizar miles de test, confinamiento y el cierre de fronteras fueron vitales.
miércoles, 10 de junio de 2020 · 00:04

Agencias / Wellington

Liderazgo y comunicación directa de la primera ministra Jacinda  Ardern y otras cinco acciones claves de gestión ayudaron a Nueva Zelanda a controlar la pandemia de coronavirus y retomar desde ayer las actividades.

  “Sé fuerte. Sé amable”, es el lema con el que la primera ministra ha terminado casi todas sus apariciones públicas, según refleja BBCMundo.

Ha permanecido en contacto con la población durante el brote, abordando el impacto del encierro en la vida social y el bienestar mental de las personas, al tiempo que se ha abierto al escrutinio de la oposición.

Ha estado regularmente en Facebook, sonriendo y compartiendo fragmentos de su vida personal, pero nunca menospreciando la gravedad de la situación al responder las preguntas de las personas.

La gente camina por Wellington, la capital de Nueva Zelanda. 
Foto:AFP

La primera ministra también se ha confinado en su vivienda, pero ha sostenido comunicación con la gente a través de redes sociales. “Desde el principio, ha comunicado con cuidado y calma muchos problemas de salud complejos en torno al Covid-19 allanando el camino para las decisiones del gobierno”, dice a la BBC Sarah Robson, periodista de Radio Nueva Zelanda.

“Debido a que se había comunicado claramente sobre la trayectoria en la que estábamos en términos del aumento en el número de casos, cuando Jacinda Ardern dijo que íbamos a estar encerrados, la gente entendió por qué”, añade.

El comité de respuesta a la pandemia además está integrado por dos terceras partes de miembros de partidos opositores, y el otro tercio por funcionarios y legisladores afines.

Nueva Zelanda por otra parte tiene varios factores a su favor que le han facilitado la contención del virus, como el ser un país compuesto por dos islas mayores que fácilmente se pueden cerrar, así como tener una población relativamente pequeña: menos de cinco millones de habitantes. También su sólida economía ha permitido canalizar paquetes de ayuda, tanto para empresas como para residentes, compensando la falta de turismo.

Las claves

Según Deutsche Welle, el 15 de marzo, cuando Nueva Zelanda tenía sólo 100 casos confirmados y ninguna muerte, cerró sus fronteras a los viajeros extranjeros y obligó a las personas a regresar a sus hogares en cuarentena durante 14 días.

Luego, 10 días después, introdujo medidas de confinamiento total, que eran estrictas según los estándares internacionales. Solo las tiendas de abarrotes, las farmacias, los hospitales y las estaciones de servicio podían permanecer abiertas; los viajes en vehículos estaban restringidos y la interacción social se limitaba a dentro de los hogares.

Poco antes del confinamiento, el Gobierno envió mensajes de texto de emergencia a los ciudadanos. “Este es un mensaje para toda Nueva Zelanda. El país depende de ti”, decía. “Donde te quedes esta noche es donde debes quedarte a partir de ahora ... Es probable que las medidas se mantengan vigentes durante varias semanas”.

Ashley  Bloomfield, autoridad sanitaria del país. 
Foto:AFP 

Otra de las claves del éxito han sido los test. La semana pasada, Ardern anunció que el país podría procesar hasta 8.000 pruebas por día, una de las tasas de prueba per cápita más altas del mundo. En total, ha evaluado a poco menos de 295 mil personas, lo que nuevamente le da una tasa de prueba per cápita comparativamente alta.

El gobierno de Nueva Zelanda siguió las mejores pautas para lidiar con un nuevo virus. “La piedra angular de una respuesta pandémica para cada país debe ser encontrar, probar, aislar y atender cada caso, y rastrear y poner en cuarentena cada contacto”, dice Oksana Pyzik, profesora principal de la Facultad de Farmacia del University College London. “Esa es la mejor defensa de todos los países contra Covid-19 y así fue cómo se logró superar”, añadió.

Sólo 1.154 contagios y 22 muertos en el país oceánico

AFP / Wellington  

Nueva Zelanda recupera desdes  ayer  la normalidad tras, según el gobierno, eliminar el coronavirus de la Covid-19 dentro de sus fronteras y con una gestión de la pandemia efectiva y temprana, que solo ha causado 22 muertos y sólo 1.154 casos. 

“Tenemos la confianza de haber eliminado la transmisión local del virus en Nueva Zelanda”, dijo el director general de la Sanidad neozelandesa, Ashley Bloomfield, en una rueda de prensa en Wellington, al recalcar que su país lleva 18 días consecutivos sin ningún nuevo caso de Covid-19.

Mientras Europa comienza a abrirse tras esta pandemia sin haber derrotado al coronavirus- que ha infectado a más de 7 millones de personas en el planeta, incluyendo a más de 400 mil muertos, Nueva Zelanda lo hace con un país libre de Covid-19.

Al enterarse el lunes de que Nueva Zelanda ya no tenía casos activos entre sus cinco millones de habitantes, la primera ministra , Jancinda Ardern, contó a periodistas que hizo “una pequeña danza” con su hija Nee de dos años en el salón de su casa.

En la primera jornada del nivel 1 en Nueva Zelanda, casi todos los negocios operaron  con normalidad y sin las restricciones de distancia física entre las personas que han marcado la vida durante la pandemia. Uno de los aspectos clave de esta “nueva normalidad” es el uso de un código QR que hay que escanear con el teléfono móvil a la entrada y salida de los negocios y permite a las autoridades un rápido rastreo si surge un nuevo brote.

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

69
1

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias