Prédicas y cánticos durante la “reconquista ” de Santa Sofía

Considerada una obra maestra del arte bizantino, Santa Sofía fue construida en los años 532-537 en el lugar de la antigua catedral de Constantinopla.
martes, 28 de julio de 2020 · 00:04

EFE/ Estambul

Santa Sofía, la que fuera basílica madre de la Iglesia de Oriente, mezquita durante el Imperio Otomano y museo en los últimos 85 años,  volvió a acoger el pasado viernes  el rezo musulmán. 

Segunda conquista de Constantinopla. Así consideran algunos le reapertura de Santa Sofía, al rezo musulmán, anunciada por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hace dos semanas. Y fueron una  legión quienes llegaron  para participar en la primera oración comunitaria en el edificio en 86 años.

Solo unas 500 personalidades pudieron acompañar a Erdogan a rezar en el interior del templo, el resto se agolpa en las explanadas fuera, bajo un inclemente sol de julio. “Este lugar nos pertenece por el derecho de conquista”, dice a Efe un señor barbudo que se identifica como Sebahattin. 

Abundaron turbantes, telas blancas y trozos de papel para resguardar la cabeza del sol, y ni siquiera faltó quien trajo  una sombrilla de playa.

Medidas de seguridad hubo muchas, precauciones respecto a la pandemia más bien pocas; si bien todo el mundo llevó la mascarilla colocada, nadie respetó distancias.

Durante toda la mañana, unos inmensos altavoces colgados fuera del recinto difunden atronadoras lecturas del Corán.

Ali Erbas, jefe de la Diyanet, el organismo público gestor de las mezquitas del país, desde este mes es titular del edificio de Santa Sofía, aunque  el Ministerio de Cultura retendrá la responsabilidad de cuidar la conservación del monumento.

Siguiendo una tradición otomana, Erbas llevó  una espada en la mano cuando pronunció  la prédica, que traza una línea directa desde la conquista otomana de Constantinopla en 1453, momento en el que la basílica ortodoxa fue convertida en mezquita, a la guerra de la independencia en 1923 y el fallido golpe de Estado de 2016.

Tras una llamada a la oración extendida al máximo siguieron los rezos, nuevas prédicas, otros rezos.

Vista  de los frescos  en Sofía tras  la oración.

Historia

Considerada una obra maestra del arte bizantino, Santa Sofía fue construida por orden del emperador romano Justiniano I en los años 532-537 en el lugar de la antigua catedral de Constantinopla, destrozada por un incendio. Es famosa por su enorme cúpula (de 31,5 metros de diámetro), considerada como el paradigma de la arquitectura bizantina, y que sirvió de modelo para la construcción de la mezquita de Sultán Ahmed, también conocida como la Mezquita Azul.

Santa Sofía se transformó rápidamente en la joya de Constantinopla, la capital del Imperio Bizantino, y durante casi 900 años albergó a la Iglesia ortodoxa oriental. 

Hasta el siglo XV fue el mayor templo de la cristiandad y sede del Patriarca de Constantinopla, con la excepción del periodo 1204-1261 cuando la capital bizantina estuvo ocupada por los cruzados.

Fue transformada en mezquita en 1453, cuando el Imperio Otomano bajo el sultán Mehmed II capturó la ciudad, que rebautizó como Estambul, y puso fin al dominio bizantino.

En la nueva etapa se añadieron capitales y minaretes a la estructura original y se cubrieron de yeso las pinturas y mosaicos de la decoración cristiana. En 1934, el presidente turco Mustafa Kemal Atatürk, fundador del Estado turco moderno, secularizó en edificio, que fue convertido en museo, como símbolo de la convivencia de religiones.

 Desde su apertura como museo en 1935, Santa Sofía se convirtió en una de las atracciones turísticas más visitadas de Turquía. Y en 1985 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En 1993 se emprendieron trabajos de restauración del edificio que se prolongaron hasta finales de 2010 y que se centraron especialmente en la inmensa cúpula, cuyos mosaicos fueron limpiados y restaurados. El 10 de julio  Erdogan, firmó un decreto para convertirla de nuevo en mezquita.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

Cargando más noticias
Cargar mas noticias