«A la 8:14 era un día soleado; a las 8:15 era un infierno»: 75 años de Hiroshima

Las razones que llevaron a Estados a lanzar las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki aún son objeto de debate, pero las consecuencias son evidentes hasta hoy.
jueves, 6 de agosto de 2020 · 08:24

BBC Mundo

En 1945, Estados Unidos y Japón llevaban cuatro años enfrentados en la Guerra del Pacífico, uno de los mayores escenarios de la Segunda Guerra Mundial.

El 26 de julio de ese año el presidente estadounidense Harry Truman lanzó un ultimátum contra los japoneses. Les exigía una "rendición incondicional", de lo contrario, les esperaba "una destrucción rápida y absoluta".

El mensaje de Truman no mencionaba el uso de bombas nucleares. Sin embargo, estos artefactos eran parte del arsenal que Estados Unidos tenía listo como parte de su estrategia para zanjar el conflicto.

El 16 de julio el país norteamericano había ensayado con éxito la bomba Trinity, la primera arma nuclear que se detonaba en el mundo.

"Tan pronto supieron que la bomba nuclear funcionaría, se asumió que la usarían", explicó a BBC Mundo Michael Gordin, historiador especializado en ciencias físicas en la Universidad de Princeton y coeditor del libro La era de Hiroshima.

"La discusión entre los militares no era si la usarían, la pregunta era cómo la usarían", añade Gordin. "Y la forma más efectiva de usarla sería una que llevara a la rendición de Japón".

Las razones que llevaron a Estados a lanzar las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki aún son objeto de debate, pero las consecuencias son evidentes hasta hoy.

Este es el recuento de los primeros y hasta ahora únicos ataques con bombas nucleares de la historia:

El primer blanco elegido fue Hiroshima. La ciudad no había sido bombardeada antes, así que era un buen lugar para notar los efectos de la bomba. Además, era la sede de una base militar.

El Enola Gay, un bombardero B-29 pilotado por el coronel Paul Tibbets, sobrevolaba Hiroshima a unos 9,5 kilómetros de altura cuando liberó la bomba Little Boy, que explotó en el aire, a unos 600 metros del suelo.

"A las 8:14 era un día soleado, a las 8:15 era un infierno", describe en un documental del canal Discovery la directora de Hibakusha Stories, Kathleen Sullivan, quien está a cargo de una organización que recopila testimonios de sobrevivientes de las bombas.

El mecanismo interno de Little Boy funcionaba como una pistola: disparaba una pieza de Uranio 235 contra otra del mismo material.

Al chocar, los núcleos de los átomos que las componían se fraccionaron en un proceso llamado fisión.

Esa fisión de los núcleos ocurre de manera consecutiva, generando una reacción en cadena en la que se libera energía y finalmente desata la explosión.

Little Boy llevaba una carga de 64 kilos de Uranio 235, de los que se calcula que solo se fisionó cerca del 1,4%. Aun así, la explosión tuvo la fuerza equivalente a 15.000 toneladas de TNT.

Como referencia, tan solo un kilo de TNT puede ser suficiente para destruir un automóvil. La explosión generó una ola de calor de más de 4.000 °C en un radio de aproximadamente 4,5 kilómetros.

"De repente me enfrenté a una gigantesca bola de fuego… Luego vino un ruido ensordecedor. Era el sonido del universo explotando", le contó Shinji Mikamo, sobreviviente de Hiroshima, a la BBC.

Se cree que entre 50.000 y 100.000 personas murieron el día de la explosión. La ciudad quedó devastada en un área de 10 km2. La explosión se sintió a más de 60 km de distancia.

Dos tercios de los edificios de la ciudad, unos 60.000, quedaron reducidos a escombros. El intenso calor produjo incendios que durante tres días devoraron un área de siete kilómetros alrededor de la zona cero.

Japón no se rindió y tres días después Estados Unidos lanzó una segunda bomba nuclear. A las 11:02 del 9 de agosto de 1945, el bombardero Bockscar, un B-29 pilotado por el mayor Charles Sweeney, dejó caer la bomba Fat Man, que explotó a 500 metros sobre el suelo.

La explosión fue más fuerte que la de Hiroshima, pero el terreno montañoso de Nagasaki, ubicada entre dos valles, limitó el área de destrucción. Aun así, se calcula que murieron entre 28.000 y 49.000 personas el día de la explosión.

Luego de la devastación que dejaron las bombas de Hiroshima y Nagasaki, Japón presentó su rendición.

"Hemos decidido allanar el camino para una gran paz para todas las generaciones venideras, soportando lo insoportable y sufriendo lo insufrible", dijo el emperador japonés Hirohito, dirigiéndose a sus ciudadanos.

La rendición oficial se firmó el 2 de septiembre, a bordo del USS Missouri en la Bahía de Tokio, documento con el que se puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

La brutalidad de la bomba

En una fracción de segundo tras la explosión de una bomba atómica, se liberan rayos gamma, neutrones y rayos X que salen disparados a una distancia de tres kilómetros.

Estas partículas invisibles bombardean todo lo que encuentran a su paso, incluyendo los cuerpos humanos, y destruyen sus células.

En la bomba de Hiroshima, por ejemplo, resultaron letales para el 92% de las personas que estaban en un radio de 600 metros del punto cero.

Los sobrevivientes de las explosiones, conocidos como hibakusha, sufrieron las devastadoras consecuencias del intenso calor y de la radiación.

La devastación que dejó la bomba atómica en Hiroshima. / Foto: AFP

Hoy, Hiroshima y Nagasaki son importantes ciudades industriales y comerciales. Ambas tienen plazas y museos donde se rinde homenaje a las víctimas.

Los hibakushas que aún viven rondan los 80 años. Algunos se convirtieron en activistas en contra de la proliferación de armas nucleares y compartieron sus historias como una manera de recordar los horrores de la guerra.

La devastación que causaron las bombas de Hiroshima y Nagasaki desataron, hasta hoy, un intenso debate sobre si fue necesario un ataque de tal envergadura sobre la población civil.

Desde entonces ningún otro país se ha atrevido a usar una bomba atómica en un conflicto armado.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Cargando más noticias
Cargar mas noticias