Andrés Gómez: «Hay algunos medios y periodistas que sacrifican la sostenibilidad política, por la sostenibilidad económica»

El periodista manifestó que el Gobierno perdió la confianza de los mismos sectores que lo respaldaron.
sábado, 13 de noviembre de 2021 · 16:05

Página Siete Digital

El periodista y docente universitario Andrés Gómez llegó a La Paz desde Pocoata (norte de Potosí) cuando tenía sólo 10 años. Recuerda que era un estudiante desacatado y el mejor alumno en Literatura. Eso lo impulsó a estudiar periodismo, para después convertirse en un columnista destacado y un líder de opinión.

En entrevista con Página Siete Digital contó que el fútbol, la música y ser buen estudiante lo ayudaron a integrarse y hacer amistades cuando llegó a la urbe paceña.

Gómez manifestó que el periodista no sólo debe informar, sino también opinar, tener los suficientes elementos de juicio para explicar un hecho a profundidad y argumentar su postura.

También puede leer: Encarcelado por un número de celular

En lo referido al ámbito político, el comunicador afirmó que el Gobierno perdió la confianza de los sectores que lo respaldaron. Un claro ejemplo de ello es el retiro del proyecto de Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas.

Usted es del norte de Potosí, ¿qué lo impulsó a venir a La Paz? 

Soy de Pocoata, que está en la provincia Chayanta. Estudié en la escuela Modesto Omiste, ahí estuve hasta el quinto básico. Después mi hermano mayor, Antonio, se vino a La Paz e ingresó al Instituto Superior de Educación Física. Entonces me dijo: "Te vienes a La Paz conmigo" y de ese modo llegué cuando tenía 10 años.

¿Qué extraña de tu natal Pocoata al estar en La Paz?

Fue un choque cultural, aquí la gente habla aymara y yo soy quechua. Extrañas lo que se juega en el pueblo, salir al río, ir a bañarse al río, ir a cazar pajaritos, perseguir lagartijas o ir con los amigos a pastear ovejas.

Tenía un burro que se llamaba “Perico”, era muy agradable, tenía pinta de mula y me gustaba montar. Mi abuelo me lo compró, él montaba a caballo y me dijo vas a montar en burro. Uno extraña esas cosas.

Pero el choque cultural lo vas superan y aprendes algunos secretos. El fútbol me ha ayudado mucho, jugaba muy bien al fútbol y eso te abre muchas puertas. Los chicos te invitan a ser parte de su equipo, vas a jugar a sus zonas y haces amigos.

Otro tema que te abre las puertas es la música. Siempre hace falta un músico en las guitarreadas, te hablo del tiempo de la universidad, más en ese entonces que no había celulares. Entonces si sabes tocar guitarra o charango, como yo había aprendido de niño, te abre las puertas.

Hace falta un charanguista o un guitarrista para una fiesta. Finalmente ser buen estudiante te ayuda bastante, al buen estudiante lo buscan en el colegio y los chicos me buscaban y me decían: "¿Hiciste la tarea?" (Respondía) "Sí". (Me preguntaban) "¿Nos copias?" Y yo les copiaba, no me hacía lío. Esas tres cosas me han ayudado mucho para integrarme tanto en el colegio, en la universidad como en la sociedad.

Entiendo que usted kalampea

Sí, aprendí a tocar charango desde muy niño. Cuando íbamos al campo una de nuestras distracciones era aprender a tocar charango en competencia con los chicos. A los 15 años ya sabía tocar el kinsa temple, el temple diablo, el natural, el falso natural. Se toca por tiempos, además no puedes tocar en cualquier momento.

Por ejemplo, ahora se toca bastante el natural o falso natural porque es época de siembra. Después en diciembre, pasa navidad, tocas el temple diablo porque es época de carnaval. Después de Semana Santa, viernes santo, cambia el temple del charango a kinsa temple, que es para llamar el frío y ahí se toca el tinku.

Hasta San Mateo que es septiembre tocas el kinsa temple y luego tocas el natural, porque ya viene la época de la siembra. 

En su etapa de estudiante, ¿tiene alguna anécdota triste o feliz?

Llegué aquí en abril y en febrero ya habían empezado las clases. Mi padrino Severo Chambi quería que yo ingrese al colegio a estudiar en La Paz. Mi madrina logró que ingrese al colegio John F. Kennedy que está en Achachicala.

Tenía miedo porque la mayoría había ingresado cuando ya había iniciado clases y entré a dar el examen, porque esa vez eran los bimestres. Recuerdo que dijeron: "Si se aplaza, no podrá entrar".

También puede leer: Andrés Gómez: “Los periodistas, antes que periodistas son ciudadanos”

Me tomaron los exámenes y el profesor me dijo: "Qué buen estudiante eres". Me preguntó: "¿Dónde estudiaste?" Le dije en la escuela Modesto Omiste de Uncía.

Entre un jueves y al día siguiente viernes fuimos de excursiones, no conocía a nadie y todo el mundo me miraba raro porque era el nuevo. Se pusieron a jugar fútbol pero nadie me llamó, hasta que al último me dijeron: "¿Quieres jugar?!.

Entonces ahí me vieron y querían que siga jugando. Esa vez conocí a Victoria (una compañera), yo había llevado solo plátano y refresco. Victoria una chica muy buena me dijo: "¿Quieres comer?" Yo tenía vergüenza porque no había llevado cosas para comer.

Me dijo: "Ven, yo traje comida". Me acuerdo que fue la primera vez que había probado chorizo, porque no conocía. De ese modo hice amistades.

¿Qué lo impulsó a estudiar comunicación?

Tuve una profesora de literatura, María Selva Barrios. Siempre era el mejor alumno en literatura y lenguaje y ella me dijo: "Escribes bien, no tienes errores ortográficos y coordinas bien tus ideas, tendrías que estudiar una carrera que tenga que ver con literatura o periodismo".

Esa vez conocí a un religioso, Severo Zamudio, que estaba estudiando comunicación en la Universidad Católica. Yo estoy en segundo medio y me llamó la atención porque hicimos unas publicaciones. Severo me dijo: "Escribes bien y creo que tienes que estudiar algo que tenga que ver con letras".

Fui al cuartel primero a Sucre y luego a Santa Cruz, después volví y postulé a la Universidad Católica, mi madre tenía pocos recursos y mi papá también. Mi hermano me dijo: "Si vas a entrar, está bien, te podemos ayudar el primer semestre, podemos hacer cualquier esfuerzo, pero después tienes que buscarte mantenerte tú".

Coincidió que había un equipo de fútbol, aparte un gran equipo de fútbol porque salimos campeones cinco años; era la selección de la Católica. Entonces primero me dieron la beca deportiva y luego la beca académica. 

La comunicación es amplia, ¿por qué decidió ser periodista?

No había tanta diversidad de áreas en la comunicación, como las hay hoy.  Sí había opinión pública, pero yo aspiraba a ser periodista de periódicos, esa vez los periódicos tenían mucho peso, hasta ahora lo siguen teniendo. Pero mi imaginación era ser periodista de periódico, escribir y trabajar en un periódico.

Detállenos su paso por lo medios

Mi primer trabajo fue Erbol, recuerdo que mi docente de ética era Ronal Grebe, era ese entonces director de Erbol. Dijo que quería unos periodistas, recuerdo que fui y empecé a trabajar ahí. Estuve unos meses, después me encontré con un ayudante que tuve en la Católica que me dijo: "¿Dónde estás trabajando? Vi que estás trabajando en un agencia de noticias que es Erbol. ¿No quieres trabajar con nosotros en el periódico Hoy?". Esa vez creo que estaba ganando unos 500 pesos y me dijo "ven con nosotros, te vamos a pagar 1.000", me estaban doblando el salario.

Me fui al periódico Hoy, después me fui al periódico Última Hora, luego fui a Presencia, donde fui editor de política, y luego jefe de redacción. Luego pasé a La Razón donde fui editor de cierre. Después de La Razón estuve en un meridiano, un proyecto que no prosperó, después me fui a La Prensa, donde fui jefe de informaciones.

También puede leer: Peñaranda denuncia que «guerreros digitales» hackearon su cuenta de Twitter y la eliminaron

El 2003 llegué como coordinador nacional a Erbol y después fui director de Erbol.

¿Por qué hace mayor énfasis en el área política del periodismo?

A mí me atraía el área política, además estudié derecho en la Universidad Mayor de San Andrés. Yo cubría seguridad, un abogado o un fiscal dijo: "Estos periodistas son ignorantes, no diferencian lo que es un habeas corpus, un amparo constitucional y cosas así". 

Yo estaba ahí y dije que no podía decir esas cosas generalizando. Pasé por la facultad de derecho y había una convocatoria para nuevos estudiantes. Averigüé los datos, ese mismo momento traje mis papeles y me registré.  

Empecé a estudiar derecho, acabé y ahí comencé a conocer más cosas políticas. Pero en la universidad tenía amigos que estaban muy vinculados a la vida política. 

Había grupos de estudio, de izquierda, donde yo asistía, escuchaba, aprendía, leíamos en comodidad. Me atraía bastante que la política es determinante en la organización de la sociedad y el curso que va a seguir un gobierno en su relación con la sociedad o los electorales. 

Luego hice una maestría en derecho constitucional y más me dediqué a ver el tema de legislación en periodismo y comunicación, después me interesaba mucha teoría del Estado, vi democracia, hice muchos trabajos en democracia porque creo que es el sistema que nos ayuda a convivir. Vi todos esos valores y por eso es que me llamó la atención.

¿Qué puede destacar del periodismo cuando estaba en periódicos y era director de un medio?

Cuando nosotros estábamos en la Universidad ni imaginabas que iba a llegar el internet. Cuando empezamos a trabajar y llegamos por la época del 1997 es cuando descubrimos el internet. Con Miguel Lora descubrimos, porque creo que sabía más que nosotros.

Mi generación fue un engranaje obligado, entre el periodismo tradicional y el periodismo digital. Cuando llegué a la radio ya había ese desafío, te estoy hablando del 2003.

Cuando ocurrió la masacre de octubre, la radio hizo un trabajo periodístico que fue muy destacado por diferentes periodistas de la época y estudiosos de la comunicación. Hicimos la fuente abierta, la verificación de fuentes, la jerarquización de los hechos. 

Pero nos llamaban del exterior y nos decían cómo es que ustedes no tienen una señal por internet. Asumimos desafíos con el director de entonces; tener la señal vía web, después hicimos el periódico digital. Dije que la radio debería materializarse en lo escrito. 

Después hicimos el trabajo de hacer una gran red de medios, no una cadena de repetidoras, sino una red en la medida en que las radios donde estas puedan contar la realidad de esos lugares, que no sean eco de lo central, de los que pasa en La Paz, sino que haya una interacción y la radio creció, hubo un momento en que llegamos a las 300 radios.

Después llegó la confrontación con el gobierno de Evo Morales. Nos responsabilizaron de la marcha del Tipnis, del censo, porque como teníamos radios en todos lugares, las radios reportaban que no estaban socializando, no iba bien, que había fallas, que faltaban papeletas. Por eso después ese censo fue tan mal hecho, porque han tenido que revisar los datos tres veces.

Como seguíamos haciendo periodismo, nosotros teníamos dificultades con el Gobierno, porque nosotros habíamos hecho lo mismo con los anteriores gobiernos, con el gobierno del MAS.

Se lo ve como un periodista especializado en el género de opinión, ¿es correcta esa apreciación?

Desde un principio como periodista asumí que el periodista además de revelar los hechos, conectar las circunstancias, conectar las causas con las consecuencias, de identificar los actores, tiene que demostrar las causas de un hecho, las consecuencias, las circunstancias y ese trabajo de explicación es la labor esencial del periodista. He tratado de ser consecuente con todos los momentos.

Me gusta el periodismo en general, creo que un periodista no solamente puede informar, no solo tiene que informar. La diferencia entre la información y la opinión es que el periodista puede hacer una relación de hechos y publicarla, que es la información. 

Pero también tiene que tener elementos de juicio como para interpretar ese hecho y explicar, argumentar con el objetivo de persuadir, plantear una tesis y una idea y robustecer esa idea para lograr adhesión a sus pensamientos.

Yo cuando informo me cuido mucho de no mezclar las cosas. Cuando en algún momento voy a involucrar juicio de valor, juicios de hecho, diferenció esos juicios de valor y juicios de hecho, para que el oyente pueda diferenciar si estoy opinando o es que estoy informado.

Las redes sociales y la web han hecho un cambio, ¿cómo ve el periodismo actual?

La agenda se ha vuelto circular. Los medios se han vuelto multimedia. En mi tiempo jamás hubiera podido hacer esto que haces ahora, eres el camarógrafo, el periodista, vas a editar, además ahora los periodistas son polivalentes, multimedias. Esos son los cambios que ha experimentado el periodismo.

Cuando nosotros hemos empezado uno era el periodista, iba a grabar y preguntaba, otro era el fotógrafo y otro era el camarógrafo. 

Además, los ciudadanos también informan y está bien, pero el ciudadano no tiene el tiempo como para explicar como para interpretar, como poder analizar. Por eso te decía que es muy importante que un periodista aprenda articular muy bien los recursos periodísticos y los géneros. 

También puede leer: Muere el periodista y funcionario de la UCB Enrique Eduardo Zalles

El periodismo ha cambiado mucho en los formatos, en el lenguaje. Sin embargo, mantiene su esencia: apegarse en la búsqueda de la verdad, no inclinarse al poder político y obviamente indagar permanentemente lo que los poderes fácticos políticos pretenden que la sociedad no se entere.

Esa columna vertebral del periodismo no cambia, porque la persona que rompe eso, obviamente, muere como periodista y puede que nazca como político. 

Hay algunos medios y periodistas que sacrifican la sostenibilidad política, por la sostenibilidad económica. Dicen: "Tenemos buenos ingresos y no me importa el resto". Entonces van languideciendo. Puede que tengan las billeteras llenas, pero puede que sus públicos hayan huido, ya no les crean.

De nada les sirve tener las billeteras llenas, si tus contenidos están vacíos, vacíos para otra gente.

¿Cuáles son los cinco aspectos que puede observar del actual Gobierno? 

Comunicacionalmente el Gobierno ha tropezado en su falta de análisis, sobre los pensamientos que tiene la sociedad. Ha creído que ese 55% es un voto monolítico que no se va a mover. Las corrientes de opinión cambian, las elecciones son momentos de opinión, en ese momento la gran mayoría opinaba que ese debe ser el presidente. Pero las acciones que cometa ese presidente puede que cambie la opinión de las personas.

La gente se había hecho expectativas de que íbamos a acabar con ese periodo de polarización y encarrilarnos en otro momento político. Eso no sucedió, ahí hay un problema grave que creo que al Gobierno lo va a empezar a desgastar poco a poco.

Parte de la sociedad está sintiendo que hay un momento de recuperación económica, hay esa sensación y está bien. Sin embargo, no sé si es sostenible, no sé si al próximo año la gente va sentir lo mismo y al subsiguiente, también.

En el factor social pienso que ha perdido un valor fundamental que es la confianza, ni siquiera los sectores sociales que han apoyado directamente al Gobierno del MAS confía en las leyes que ha hecho el MAS. Han tenido que retroceder en el proyecto de Ley de Lucha Contra las Ganancias Ilícitas. ¿Y quiénes han sido los actores que han logrado ese retroceso? Gente declarada masista que no confía en el Gobierno actual. 

Un elemento positivo del presidente: habla menos, no es mediatizado, no le gusta gobernar en vivo y directo; va sopesando las cosas. A diferencia del otro presidente, Evo Morales, es un presidente que creo que actúa con moderación en determinados aspectos.

Pero da la impresión que no es él cuando expone, en un momento es Luis Arce y en otro tiene una influencia tal de Morales, que empieza articular los mismos discursos que haría Morales. 

¿Cómo ve la figura de Evo Morales?

Debe ser en este momento el expresidente más resistido y rechazado, incluso por gente que había votado por él. Claro, también despierta un fanatismo en un pequeño grupo del Movimiento al Socialismo. Pero las imágenes pueden cambiar, nunca se queda permanentemente así, gente que era rechazada en un momento, después llegó a ser presidente.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Cargando más noticias
Cargar mas noticias