Dos especies de monos son prioridad en la conservación y cultura de Beni

La propuesta es resultado de un trabajo de investigación que se extendió por 20 años. En 2002 se realizó una expedición piloto y desde 2004 se estudiaron las características de estas poblaciones.
lunes, 22 de noviembre de 2021 · 05:00

Wara Arteaga / Beni

Los monos luchachi están tan ligados a la cultura maropa que esa nación indígena tiene un nombre para designarlos: rhukanrhuka. Para cuidar a estas especies endémicas y únicas en el mundo, dos municipios de Beni crearon áreas protegidas que, con turismo sostenible, protegerán fauna, cultura e historia.

Los municipios de Reyes y Santa Rosa acogen a dos especies de monos únicos en sus regiones y sólo existentes en Bolivia: los lucachis rojizos (Plecturocebus olallae) y los lucachis cenizos (Plecturocebus modestus).

En estos sitios, autoridades y población conocen de la importancia de estos ejemplares e impulsan su cuidado mediante el turismo. Estos logros son resultado de décadas de trabajo.

Durante más de 15 años, el biólogo de Wildlife Conservation Society (WCS) Jesús Martínez se dedicó a estudiar las características, hábitos y a la población de estos ejemplares, que están en peligro.

“Lo primero que nos dedicamos a estudiar fue la distribución, eso nos tomó casi cuatro años; en paralelo, investigamos la cantidad, eso nos llevó dos años. Con eso pudimos determinar que ambas especies estaban en peligro de extinción”, explicó el experto en conservación de vida silvestre.

El trabajo determinó que el lucachi cenizo tenía una población reducida, mientras que el lucachi rojizo  ya estaba en peligro crítico de extinción.

Entonces se inició una campaña para informar a los pobladores que conocían poco de los lucachis, porque no los veían mucho, por eso no sabían que eran diferentes. Ahora uno va a los pueblos y ya se cuenta con información de que hay dos especies endémicas.

El trabajo fue más allá; con esta información, los municipios crearon áreas protegidas para conservar ambas especies. Reyes impulsó el área protegida municipal Rhukanrhuka y Santa Rosa resguardó al lucachi cenizo con el área protegida Pampas del Yacuma.

Para el subdirector del programa de conservación del Madidi en WCS, Óscar Loayza, estos sitios ofrecen un nuevo turismo.

“Cuando llegas a Rurrenabaque, tienes dos ofertas: ir de paseo a la selva, al Madidi, o ir de paseo a las Pampas del Yacuma. Queremos que con una planificación de destino tengamos más variedad de productos, como turismo en estancias ganaderas, turismo ligado  a la observación de mamíferos como los lucachis, la observación de aves para que cuando la gente llegue a Rurrenabaque, como centro distribuidor, no tenga dos ofertas, sino una variedad que al final le motive a quedarse más tiempo”, contó durante la expedición de Sabores Silvestres.

Estas  áreas protegidas también son hogar de especies como la paraba barba azul, la pava mamaco (especie altamente amenzada), el borochi, jaguar, el delfín de río y otras. Pero no se cuenta con un inventario.

La cultura, aunque opacada frente a la gran biodiversidad de estas regiones, es un tesoro para Reyes, que acoge los últimos vestigios de la nación maropa.

Allí, sólo una mujer ya muy entrada en años conserva la lengua. Aún quedan cientos de vestigios, cerámica, tejidos y armas que se resguardan en el museo de la localidad.

El museo  municipal de Reyes conserva restos arqueológicos.
Fotos: Wara Arteaga / Página Siete

El coordinador del Instituto de Lengua y Cultura Maropa, Iván Arteaga, explicó que se trata de culturas desconocidas, que no fueron estudiadas, pero que se cree que tenían intercambio de productos con occidente.


El turismo sufre la falta de transporte

En 2019, antes del inicio de la pandemia, el destino Madidi-Pampas fue galardonado como el mejor destino verde de Sudamérica. Los operadores de turismo sostenible auguraban un incremento de la demanda e invirtieron para una certificación de alcance internacional.

Sin embargo, llegó la enfermedad que paralizó todo. Ahora  el turismo se recupera a paso lento, pero debe luchar con carreteras inconclusas y un aeropuerto (Rurrenabaque) que no opera.

“La certificación internacional ya nos iba a traer réditos en 2020, año que estuvimos catalogados como el tercer destino a ser visitado  a nivel mundial por el New York Times. Además, catalogaron a Rurrenabaque-Madidi-Pampas como el tercer mejor destino a nivel mundial. A partir de todo eso, es que intentamos mejorar las ofertas”, manifestó a Página Siete el vicepresidente del Consejo de Turismo, Juan Pablo Gutiérrez.

La institución turística concentra a operadores de San Buena Aventura, Ixiamas, Rurrenabaque, Reyes y Santa Rosa.

Antes de la pandemia, el Área Protegida Municipal Pampas del Yacuma llegó a tener hasta 18.000 turistas al año. “Ahora hemos sufrido el descenso del 100% del turismo en Santa Rosa; en 2020 no tuvimos nada de turismo. Nosotros vivimos del turismo. Desde hace dos meses, estamos trabajando para subsistir”, declaró el director municipal de Turismo, Alejandro Gil.

Contó que la carretera La Paz-Rurrenabaque-Reyes-Santa Rosa es de difícil acceso en tiempo de lluvia y el asfalto no avanza desde 2016. “La promesa del Gobierno fue, primero, el acceso de Rurrenabaque-Santa Rosa asfaltado, para que lleguen turistas. Hasta ahora no tenemos”.
La carretera  Reyes-Santa Rosa  se encuentra en construcción. 

Uno de los primeros promotores de la investigación de los lucachis en Beni, desde 2002, fue el biólogo Robert Wallace, quien es el director del Programa de Conservación Gran Paisaje Madidi-Tambopata de la WCS. 

Destacó que expediciones como Sabores Silvestres pueden impulsar la apertura del sector.

“Las comunidades con las que trabajamos son comunidades aisladas, con problemas de comunicación y transporte, lo cual les afecta la competitividad en términos de mercados. Por eso, es importante buscar opciones de mercados que estén dispuestas a reconocer, con fondos, la contribución de las comunidades”.
Una de las rutas que se deben transitar para llegar hasta el atractivo turístico de la zona.

 

 


Arqueología de Reyes, aún por investigar
 
El museo municipal de Reyes “Jesús Cáceres”, que resguarda tesoros de la cultura maropa y restos arqueológicos que todavía deben ser investigados para conocer la data de antigüedad, es pequeño frente a la cantidad de tesoros que esconde Reyes. Allí, los restos se encuentran “por donde se camina”.

El coordinador del Instituto de Lengua y Cultura Maropa en Reyes, Iván Arteaga, consideró que los restos arqueológicos en  Beni son abundantes “porque los encontramos por donde vayamos”.

Contó que en las comunidades de ese departamento se encuentran restos de cántaros, tinajas, historia.

“Pensamos que necesitamos apoyo científico, porque tenemos muchos restos, mucha cerámica, pintura, cráneos, hachas de piedra, pero no podemos datar de qué año son. Invitamos a quienes quieran venir a Reyes a participar en investigación y compartir con nosotros lo que encuentran, sus hallazgos”, declaró el coordinador.

Uno de los temas más curiosos es el intercambio de culturas con tacanas, cabineños, ese ejjas y otras naciones del occidente, como aymaras y quechuas.

“A través del río Beni tenemos el dato de que ha existido el comercio. Ellos (pueblos del altiplano) tenían plumas de parabas, pieles de tigre, ¿de dónde conseguían?, pues del oriente. Y acá queríamos el metal, la llegada del hacha fue muy significativo”, señaló.

En 2014, tras un hallazgo de la Fundación Mundo Puro, se pudo recuperar piezas arqueológicas. Éstas fueron llevadas a Polonia, pero no volvieron. “Está todo documentado. Hay un registro en la Alcaldía, de lo que llevaron, en ese tiempo se publicó. Esperemos que vuelva”, apuntó. 

El municipio trabaja en la cotización para  la refacción del museo, para recibir más piezas arqueológicas. “La refacción consiste en levantamiento de  pisos, arreglo de los techos, eso sería”, comentó la técnica del museo municipal María Jesús Ayala.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Cargando más noticias
Cargar mas noticias