Qhapac Ñan, la ancestral ruta protegida por EEUU y países de Sudamérica

El Qhapaq Ñan, o Sistema Vial Andino, fue la columna vertebral del poder político y económico del Imperio Inca, sirviendo como red de comunicación, comercio y defensa.
sábado, 3 de abril de 2021 · 05:04

 Agencias /  La Paz

Construido por las comunidades andinas prehispánicas a lo largo de varios siglos y con una extensión de más de 30.000 kilómetros a través de montañas, tierras bajas tropicales, ríos y desiertos, y atravesando seis países (Perú, Bolivia, Ecuador, Chile, Argentina y Colombia), un  sistema vial comparable a las calzadas  romanas en Europa es acogido ahora por los pueblos andinos como parte de su patrimonio.

El Qhapaq Ñan (camino antiguo), o Sistema Vial Andino, fue la columna vertebral del poder político y económico del Imperio Inca, sirviendo como red de comunicación, comercio y defensa.
 
El Museo Nacional del Indígena Americano del Instituto Smithsoniano, con sede en Washington, ha montado ahora una exposición sobre la construcción y la utilidad duradera de la red, y la Unesco ha incluido el Qhapaq Ñan en su lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Sin embargo, por desgracia, en los últimos años algunas zonas del Qhapaq Ñan se han degradado. Por ello, las embajadas de Estados Unidos en Perú, Bolivia y Ecuador obtuvieron subvenciones a través del Fondo de los Embajadores de Estados Unidos para la Preservación Cultural para garantizar que las generaciones venideras puedan disfrutar de este. (A través del Fondo de los Embajadores para la Preservación Cultural, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha apoyado mil proyectos de este tipo en 133 países desde 2001).

Desde el 2004, gracias al Fondo del Embajador, financiado por el Congreso estadounidense e implementado por las embajadas de los Estados Unidos en varios países del mundo, el Gobierno de los Estados Unidos ha financiado cinco proyectos de conservación en el camino inca. Gracias a estos fondos se han preservado varios tramos y monumentos importantes en los 30.000 kilómetros que comprende este Patrimonio Mundial de la Humanidad. 

Uno de estos  proyectos, en Bolivia ha logrado el apoyo de seis municipios en los cuales se han implementado planes comunitarios para la preservación, recolección y  catalogación de piezas en museos comunitarios, para la puesta en valor de este patrimonio cultural.

En septiembre de 2020, un proyecto del Fondo de los Embajadores para la Preservación Cultural de 116.500 dólares ayudó a seis museos comunitarios de la región de Desaguadero-Viacha, en La Paz, todos ellos unidos por el Qhapaq Ñan, a catalogar y conservar objetos, aumentar las capacidades educativas y técnicas y promover el turismo comunitario y sostenible en las comunidades.

La financiación aporta arquitectos, arqueólogos y expertos en diseño de museos para formar al personal de los museos locales en el cuidado de los objetos culturales. El programa promueve así el turismo a largo plazo en los sitios y equipa a los educadores locales para que enseñen a los miembros de la comunidad el valor de su patrimonio cultural.

Juan Carlos Patón, coordinador de Museos Comunitarios Bolivia, señala que con este proyecto se busca que las comunidades se empoderen y se apropien de los tramos declarados, trabajando en su preservación e instalando museos comunitarios en sus regiones.

“Se busca que las comunidades se empoderen y asuman los tramos declarados en sus zonas, aproximadamente hay 35 comunidades entre Desaguadero y Viacha (por donde pasa el camino precolombino), sin embargo a la fecha solo seis forman parte del proyecto”.

 Patón agregó que también se ha buscado el involucramiento de las autoridades municipales, provinciales y originarias para que formen parte de los proyectos de conservación.

“Por ejemplo, se logró que la provincia Ingavi, que agrupa a cuatro municipios incorpore en sus estatutos la preservación de la ruta declarada y se designe a un representante que haga cumplir y trabaje en la conservación del camino.

En junio de 2019, Bolivia asumió  la presidencia pro tempore del sistema vial andino Qhapaq Ñan para el período 2019-2021, mismo que es compartido por seis países.

“Celebramos este trabajo técnico de seis países; esperamos seguir profundizando, profundizar para reflexionar el pasado, para evaluar el presente y proyectar la esperanza de las futuras generaciones, debe ser tiempo de integración y no de exclusión”, enfatizó entonces el expresidente Evo Morales.

En Bolivia, en un total de 15 municipios de las provincias Ingavi, Los Andes, Omasuyos, Camacho, Murillo y Sud Yungas se encuentran caminos prehispánicos.

Además de Bolivia, EEUU, a través del Fondo de los Embajadores para la Preservación Cultural, apoya   otros proyectos en los países por los que pasa el camino andino.
 

Perú

La red de caminos incaicos permitió un próspero comercio a través de una vasta región, y los conservacionistas esperan preservar los artículos utilitarios y artísticos que se comercializaban comúnmente a lo largo de la ruta en el apogeo del Imperio inca.

En 2014, un proyecto de 82.400 dólares para la conservación y restauración de los objetos expuestos en el Museo Arqueológico Samuel Humberto Espinoza Lozano de Huaytará, en la región andina de Huancavelica, comenzó a conservar cientos de artefactos, entre los que se incluyen textiles, objetos de metal y artículos de pluma de técnica mixta.

El proyecto también hizo que el espacio de exposición fuera más accesible para el público. Financió el montaje de los artefactos y proporcionó nuevos equipos para almacenar adecuadamente la colección.

Los profesionales locales se encargaron de la conservación y los indígenas interesados redactaron el texto de apoyo de la exposición. Los talleres del museo sobre técnicas textiles animaron a los lugareños a utilizar la iconografía del museo para producir artesanías.

Complejo  arqueológico de Ingapirca, en Ecuador. 
Foto:Marco Velecela/Complejo Arqueológico de Ingapirca

Un proyecto de 2018 ayudó a conservar el templo inca del sitio arqueológico de Huánuco Pampa. El sitio fue uno de los centros administrativos más importantes del Imperio inca, con 4.000 estructuras construidas entre 1460 y 1539.

El proyecto de 100 mil dólares desalinizó las paredes del templo, eliminó los grafitis y reconstruyó los muros utilizando las piedras originales del templo. Especialistas del Ministerio de Cultura de Perú están llevando a cabo los trabajos, y se ha contratado a trabajadores locales para parte de la obra.

Cabe mencionar que las actividades del Gobierno de los Estados Unidos a favor de la preservación del patrimonio cultural en el Perú, Ecuador y Bolivia se enmarcan en los Memorandos de Entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés). El MOU con el Perú, vigente hasta 2022, tiene casi 25 años de productiva colaboración implementando medidas para salvaguardar el patrimonio cultural y luchar contra el tráfico ilícito.

El templo inca de Huánuco Pampa, Perú.
Foto:Valeriano Chaccara Espinoza/Qhapaq Ñan-Sede Nacional

Ecuador

El complejo arqueológico de Ingapirca, el mayor yacimiento inca de Ecuador, ha sufrido graves daños medioambientales a lo largo de los años. En 2020, el Fondo de los Embajadores para la Preservación Cultural concedió una subvención de 198 mil dólares al Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de Ecuador para ayudar a corregir un sistema de drenaje que funcionaba mal en el sitio y conservar su elipse, que en su día fue un importante lugar religioso rodeado de lugares de enterramiento y terrazas agrícolas.

En 2019, el complejo de Ingapirca atrajo a 130 mil visitantes de Ecuador y del extranjero. Se espera que la restauración del sitio aumente el turismo e impulse la economía local.

Cuando el embajador de Estados Unidos, el ministro de Cultura de Ecuador y el director del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural anunciaron el proyecto, este llamó la atención de una “YouTuber” indígena de 20 años, que grabó un vídeo sobre el proyecto Ingapirca y lo compartió con más de 100 mil seguidores.

En 2021, las solicitudes de subvención al Fondo de los Embajadores para la Preservación Cultural se han cuadruplicado, según una portavoz de la Embajada de Estados Unidos en Quito. “Los ecuatorianos se han dado cuenta de que Estados Unidos se toma en serio el ayudar a Ecuador con su patrimonio cultural único”, dijo.

Una mujer camina por el Camino del Inca en la Isla del Sol.
Foto:Stefan Ziemendorff/Shutterstock

El Complejo Arqueológico Ingapirca, uno de los vestigios prehispánicos más reconocidos de Ecuador, es desde 2014 parte de la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

En 2019, el Complejo recibió más de 130 mil visitantes, lo que lo convierte en el sitio arqueológico más visitado de Ecuador

El apoyo a la conservación de Ingapirca es el noveno proyecto en Ecuador financiado por el Fondo estadounidense desde 2002, con un total de inversiones de más de 700 mil dólares (alrededor de 594 mil euros) hasta la fecha. 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

17
Cargando más noticias
Cargar mas noticias