Carola, la guardaparques que se llevará el escritorio a los bosques

La primera mujer guardaparques del país asume un nuevo desafío. Ahora se convertirá en la nueva secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación beniana.
domingo, 2 de mayo de 2021 · 05:04

Leny Chuquimia  / La Paz

Luego de 25 años  de servicio, Ana Carola Vaca Salazar -la primera mujer guardaparques del país- renunció a su cargo de guardiana de las áreas protegidas. Y aunque deja el campamento que por años fue su hogar, no se va del todo de la naturaleza  que por tantos años cuidó.

 Desde este lunes, Vaca asumirá una nueva responsabilidad, se convertirá en la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación beniana. Un trabajo de oficina, pero que ella se ha propuesto cambiar dejando el escritorio para llevar esta cartera  al campo, a los bosques, a las reservas.      “No voy a dejar el bosque. Ahora estoy asumiendo una nueva responsabilidad, que si bien es más de escritorio, yo  haré que cambie, para poder estar cerca de los espacios donde debe estar esta secretaría. Voy a aprovechar para estar en las áreas protegidas y en los humedales; voy a ver cómo se manejan los sitios Ramsar, los territorios indígenas”, sostiene. 

Dice que es necesario evaluar el  manejo del aprovechamiento  de  recursos naturales de Beni, ver cómo está la minería, cómo anda el aprovechamiento forestal, el de  la castaña o el asaí. “Vamos a fiscalizar y eso  es de campo”.

Carola viene de una familia grande. Tiene cinco  hermanos y 86 primos, por parte de  los 15 hermanos de su madre. No se casó, porque la vida del guardaparques transcurre ente recorridos y cambios de campamento cada uno, dos o tres  meses. “Sacrifiqué un poco mi vida personal y hoy mi familia somos yo, Napoleón y Blaky. Mis dos mascotas, mis perrihijos”, dice.

Su carrera comenzó con  un sueño y un  desafío: lograr ser la primera mujer  guardaparques,  un trabajo que hasta 1996 era realizado  solo por hombres. “Esto lo he dicho siempre, para mí ser guardaparques fue muy difícil. Lo logré en un segundo  intento. En el primero no me aceptaron porque no había mujeres. Entonces me fui a estudiar a la Escuela  Nacional de Guardabosques que esas veces había en  la Universidad Gabriel René Moreno en la ciudad de Santa Cruz. Después de aprobar esa carrera volví a postular,  mediante un examen, a   una vacancia en el parque Noel Kempff... y gané”, cuenta ahora desde Trinidad.

Pero ni ese examen aprobado fue suficiente para romper con los prejuicios. La  administración del Noel Kempff de entonces  cuestionó la contratación porque no sabía cómo proceder ante una vacancia que era ganada por una mujer. “Consultaron a la universidad si había un problema con el que los egresados sean hombres o mujeres”. Y aunque desde la casa  de estudios superiores se explicó que la formación no hacía diferencias de género  -porque era universal- la administración le hizo un contrato solo de tres meses, como para “probar suerte”.  “Y aquí me tiene 25 años después”.

Allí trabajó hasta 2006, cuando se fue  trasladada al parque Iténez de Beni. Luego de ser  jefa de protección de la  Reserva de la Biosfera y Estación Biológica del Beni, se convirtió en directora interina,  sin dejar de lado su función como jefa de protección y guardaparque. “Creo que éste es  uno de los mayores  logros.  Llegar a ser jefa de protección es algo  que no cualquier guardaparque consigue  y más  por ser  mujer”, sostiene Carola orgullosa.

 

Un trabajo soñado pero no en las mejores  condiciones 

  “Este trabajo era como  lo imaginaba,   pero no en las  condiciones con las que soñaba. Yo me enamoré de los guardaparques  de Canadá que vi en un documental. Cuando los vi en la televisión  dije: yo quiero hacer eso”, recuerda Carola.

Los  guardaparques son  los encargados de controlar, vigilar, cuidar  y fiscalizar las áreas protegidas. En sus patrullajes hacen monitoreos y toman datos, no sólo de las actividades  ilegales, como   cacería,  pesca o  asentamientos, sino de todo lo que concierne a la flora y fauna. Registran los cambios en los cauce de los ríos, en los niveles del agua o en el ecosistema.

“Era la misma actividad pero no las  mismas condiciones,  recursos y equipos. Seguro así es más difícil, pero    con el tiempo uno se va dando modos para crear  condiciones”, dice Vaca.

  Indica que en su labor comprendió  que la tarea de los guardaparques es muy dura. Se enfrentan a cientos de peligros que nacen de las actividades ilegales. 

    “La situación  más difícil que tuve fue en el parque Iténez, cuando debía desalojar a un privado que decía ser  el concesionario   de un castañal. Él aprovechaba de forma ilegal el producto, con 100 familias Itonamas que eran como sus empleados. Los explotaba y debíamos regular”, recuerda.

El desalojo fue muy duro. Los guardaparques fueron atacados con armas y mucha violencia. Pero hubo éxito y hoy los indígenas manejan el área y mejoraron sus condiciones.

 

LABOR

 tarea apostólica
 En  servicio desde 1996
Carola empezó su servicio como guardaparque en 1996. Estudió en la Escuela  Nacional de Guardaparques de la Universidad Gabriel René Moreno en la ciudad de Santa Cruz. Para ella “ser  guardaparque es un trabajo apostólico, ya que trabajas sirviendo a la sociedad”.

 En todo el país 
324 guardaparques
 Con su vida,  cuidan las 22 áreas protegidas de Bolivia que  -según el Plan Estratégico  del Sernap- son el 23% de la superficie del país, lo que equivale a 25.267.363  de hectáreas. Es decir, que en promedio   cada uno de los guardaparques debe proteger 77.985 hectáreas.

 sin condiciones 
16 bajas hasta 2019
Hasta  2019,   16 guardianes perdieron la vida y otros  dos permanecen  desaparecidos. Pese a que en 2015 las autoridades comprometieron subir la cantidad del personal, la situación no ha cambiado. Se enfrentan a cazadores, depredadores, narcotraficantes y la naturaleza.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Cargando más noticias
Cargar mas noticias