Sólo una familia se dedica a esta actividad en ese país

Constructores de barcos de madera en Siria buscan salvar un oficio en extinción

Según el alcalde de Arwad, Nuredin Suleiman, la fabricación de estas embarcaciones es una tradición que se remonta a miles de años, a la época fenicia. Éstos eran navegantes y viajaban por el Mediterráneo.

Miradas
EFE
Por 
oriente - martes, 02 de agosto de 2022 - 5:00

AKhaled Bahlawan golpea los clavos en una embarcación tradicional de madera que construye a mano, bajo el ardiente sol de la costa mediterránea de Siria, para preservar un oficio antiguo y en vías de desaparición.

“Somos la última familia de Siria que fabrica barcos de madera”, explica Bahlawan a la AFP.

“Esta es la herencia de nuestros antepasados. Luchamos todos los días para preservarla”, añade este hombre de 39 años desde la orilla de la isla de Arwad, frente a la ciudad occidental siria de Tartus.

Este oficio milenario está amenazado por la caída de la demanda de barcos de madera.

Los largos cortes de electricidad por los años de guerra en Siria impiden a Bahlawan utilizar sus equipos eléctricos, por lo que se ve obligado a recurrir a las arcaicas herramientas manuales de su abuelo.

“Es una tarea difícil”, dice, sudando, y con la cara llena de virutas de madera. “Hacemos todo lo posible para superar dificultades como los cortes de electricidad y la escasez de combustible”, agrega.

Riesgo de desaparecer

Los ocho miembros de la familia Bahlawan se reparten el trabajo en su modesto taller. Llevan cientos de años fabricando y reparando barcos de madera. Estas embarcaciones son utilizadas principalmente por pescadores, centros turísticos y para el transporte.

Según el alcalde de Arwad, Nuredin Suleiman, la fabricación de barcos de madera es una tradición que se remonta a miles de años, a la época fenicia. En el pasado, la mayoría de los habitantes de Arwad eran constructores de barcos, dice. “Hoy sólo queda la familia Bahlawan”.

Los fenicios eran famosos por la construcción de barcos de madera. Eran grandes navegantes y viajaban por el Mediterráneo, llevando sus conocimientos, su artesanía e incluso su alfabeto a otras regiones mediterráneas.Sin embargo, la fabricación tradicional de barcos corre el riesgo de desaparecer por completo, según Suleiman, ya que muchos jóvenes se están yendo del país o buscan un trabajo más fácil y rentable.

Situada a unos tres kilómetros de la costa de Tartus, Arwad es la única isla habitada de Siria, un remanso de paz en un país desgarrado por 11 años de guerra.

Cientos de trabajadores, residentes y visitantes se desplazan allí cada día en barcos de madera, la mayoría de ellos fabricados por los Bahlawan.

“Responsabilidad histórica”

Los Bahlawan conservaron la forma y la estructura originales de los antiguos barcos fenicios, con apenas algunas modificaciones, dice a la AFP Faruk Bahlawan, tío de Khaled y carpintero.

“Fabricamos estos barcos principalmente con madera de eucalipto y morera de los bosques de Tartus”, explica este hombre de 54 años.

A pocos metros del taller al aire libre, más de 40 barcos de madera están amarrados en el puerto de Arwad.

“Solíamos fabricar cuatro barcos grandes y varias embarcaciones al año que exportábamos a Chipre, Turquía y Líbano”, dice Faruk.

Pero “este año sólo hemos trabajado en un barco, y aún queda mucho trabajo por hacer antes de que esté terminado”, añade.

“Tenemos que continuar este viaje”, dice Faruk con voz temblorosa, mirando a los niños que juegan con cometas. “Tenemos una responsabilidad histórica sobre nuestros hombros”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS