El romance con los autocines no ha muerto en EEUU

Miradas
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - viernes, 24 de agosto de 2018 - 8:20

AFP /

Alguna vez lugar por excelencia para el amor adolescente, el autocine ha seguido el camino del tocadiscos como un vestigio de la nostalgia retro.

A pesar del hábito extendido en la actualidad de quedarse en casa viendo Netflix, algunos cinéfilos creen que el romance está lejos de desaparecer: en un paraje rural en Virginia, los espectadores dispuestos a embarcarse en un viaje en el tiempo pueden disfrutar de sus palomitas de maíz en una función doble bajo las estrellas.

El público puede ver la pantalla grande desde la privacidad del automóvil -perfecta para bostezar, estirarse y pasar el brazo por detrás del acompañante-, o fuera de él, como si fuera una reunión en el patio trasero donde los adultos charlan y los niños juegan.

El autocine familiar en Stephens City (135 kilómetros al oeste de Washington) es uno de los 300 de su tipo que todavía funcionan en Estados Unidos, lejos de los 4.000 que había en la década de los 60, cuando el concepto alcanzó su auge y se convirtió en un componente del clásico americano.

En este cine a cielo abierto, dos películas cuestan ocho dólares, los chicos pagan la mitad y los perros son bienvenidos. Inaugurado en 1956, el autocine de Stephens City hoy es el único de la región.

"Esto es muy beneficioso económicamente para nosotros como familia", dijo Debbie Williams, quien asistió a la función con un grupo de niños.

"Además, es diferente", dijo. "Es estar afuera, al aire libre, mirando las estrellas, en lugar de estar encerrados en un lugar atestado".

El dueño, Jim Kopp, cuenta que ha incluido tecnología moderna, como sonido estéreo FM y proyección digital, para mantener al autocine de Virginia acorde a los tiempos que corren.

Aunque han sido tradicionalmente uno de los clásicos de las zonas rurales, los autocines también han comenzado a asentarse en un nicho en las áreas urbanas.

Una vez al mes, el Union Market de Washington ofrece un espacio a los nostálgicos, proyectando películas que los espectadores ven desde sus autos o tendidos en el césped sobre manteles de picnic. El show incluye una camarera en patines que se desliza entre el público.

Para la joven Josephine Crittenden, el autocine era una reliquia que conocía a través de películas de mitad de siglo, como "Grease", que incluye la clásica escena de la cita entre los protagonistas.

Ver "Black Panter" sentada en la camioneta Bronco modelo 1968 de su familia, es para Crittenden "una experiencia especial". "Me hace sentir como en los viejos tiempos", dice

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS