La Antártida se convierte en polo de relaciones mundiales

En la región residen miles de investigadores y técnicos de varios países que comparten territorio bajo el Tratado Antártico.

Redacción Diario Página Siete
Miradas
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - jueves, 07 de abril de 2016 - 0:00

AFP /Estación Vernadsky, Antártida

Se acerca el invierno y, como muchos científicos apostados en la Antártida, Bogdan Gavrylyuk está deseoso de volver a casa. 
 
Ha pasado un año desde que el geofísico ucraniano de 43 años asumió este último destino, donde se dedicó  a monitorizar aquellos fenómenos climáticos en una gélida isla frente a la Antártida occidental. 
 
"Todo el mundo siente nostalgia. Todos tenemos una familia o una novia y, por supuesto, los extrañamos”, dice. "Pero hay trabajo por hacer aquí”. 
 
Gavrylyuk abandonará la estación de investigación Vernadsky a principios de abril y llegará entonces su reemplazo, antes de que el mar se congele.  Los científicos califican la Antártida como la última zona virgen de la tierra. 
Cooperantes a la orden
 
Para algunos, es además un paraíso de cooperación internacional. Allí residen miles de investigadores y técnicos de varios países que comparten territorio bajo el Tratado Antártico. 
 
En la oficina de Gavrylyuk, las pantallas de las computadoras muestran gráficos de datos de los instrumentos meteorológicos desplegados a lo largo de la base azotada por el viento. 
 
"Compartimos mucha información importante e interesante entre los diferentes países antárticos”, dijo a la AFP. 
 
"Datos de la capa de ozono, información meteorológica, información geofísica... Todos los países aquí hacemos lo mismo”,  explicó en una entrevista.
 
También mostró un par de teclados con los que toca rock en su tiempo libre. Su pasión.  
 
"Tengo una guitarra, una flauta, una armónica, los teclados. Me ayuda a relajarme cuando trabajo duro en mi proyecto”.  
 
Ciencia y paz 
 
Los diplomáticos atesoran el Tratado Antártico que ha gobernado este continente desde 1959. "Se ha mantenido por más de 50 años. Nos mantiene unidos por la ciencia y por la paz”, dice Ray Arnaudo, un ex alto funcionario del Departamento de Estado estadounidense para la Antártida. 
 
"Si extendemos las fronteras de la Antártida cinco grados cada dos años, en 50 años habría paz mundial”, comenta. 
 
Pero cuando se trata de proteger la región, el Tratado Antártico es víctima de la política internacional que reina fuera de sus heladas costas. 
 
Sin duda, la Antártida ha sido un lugar donde la gente es capaz de cooperar más de lo que lo haría en otros asuntos.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS