Edison Segade era más conocido como “Jesús”

Murió el último sobreviviente de la guerrilla de Teoponte

El último día de agosto, “Jesús” murió en Santa Cruz de un infarto fulminante, minutos después de abrazar a su hijo Camilo. Partió a encontrarse con sus 65 camaradas.

Miradas
Página Siete / La Paz
Por 
Bolivia - sábado, 24 de septiembre de 2022 - 5:00

Dio los golpecitos de rigor, ingresó al garzonier dúplex, saludó y dijo simplemente: “Soy Jesús, tarijeño y chofer de góndola, para lo que manden compañeros”.

Se completaba así la columna del Montículo: cinco hombres y una mujer, mes y medio en vigilia clandestina antes de ingresar a la guerrilla de Teoponte (julio de 1970). Lo esperábamos, pero ninguno sabía por qué no formaba parte del contingente que se aprestaba a volver a las montañas, como había anunciado Inti Peredo, días antes de ser asesinado el 9 de septiembre de 1969; ni por qué se lo trajo de apuro de Cochabamba.

Luego íbamos a saberlo. Al enrolarse en el Ejército de Liberación Nacional (ELN), Edison Segade, que eligió “Jesús” como nombre de guerra -por su amor a Cristo desde muy niño-, había sido descartado como soldado guerrillero por su baja estatura (medía poco más de metro cincuenta) y porque acababa de “quemarse”, pues alquiló a su nombre la casa que fue escenario de un hecho que conmocionó al país: el asesinato de Genny Koeller, “Victoria”, y de su esposo, el combatiente chileno Elmo Catalán, “Ricardo”, responsable del ELN en Cochabamba.

“Allí vivíamos cuatro. Aparte de Elmo y Genny, Aníbal Crespo, ‘Angelito’, y yo”, relató.

“Una tarde, ese tal Angelito, que fue reprendido por faltas disciplinarias (a la espera de sanción), sorprendió en la ventana, de espaldas, a Elmo, lo encañonó y al darse vuelta éste, le disparó un tiro al corazón.

Elmo intentó tomar su arma pero cayó exánime. Genny estaba sentada a la máquina de coser, y el tipo le dio un tiro debajo de la oreja. Yo estaba en la cocina. Al oír los balazos me aproximé. “Ni un paso más ¡carajo!, o te mato a ti también’, me conminó y salió. A los días, Crespo confesó su crimen, pero lo dejaron libre. Ese fue el motivo de mi traslado a La Paz”.

No fue en Jerusalén ni en Asís la comunión espiritual de Jesucristo y San Francisco.

Fue en el monte de Dios, en Teoponte, que dos sosías de aquellos venerables hijos del Santo Padre, Edison Segade (Jesús) y Néstor Paz Zamora (Francisco), se conocieron, renovaron su fe mutua en Dios y en el combate y se ungieron como los cuadros más solidarios con sus compañeros de lucha.

En plena selva, sufriendo deserciones y bajas -fusiladas por el Ejército-, desorientada y sin alimentos, la guerrilla desfallecía, pero en los pocos momentos de calma, Jesús observaba a Francisco escribiendo a su esposa, en su diario (Cartas a Cecilia, un texto conmovedor que puso piel de gallina a los lectores): “Cada vez trato de profundizar más en la realidad de Dios, el hombre y la historia... Quisiera que mi capacidad de amar crezca cada vez más, a la par que mi capacidad guerrillera. Pienso mucho en ti y te amo”. Y aludiendo a sus compañeros más queridos: “Hay otros dos tarijeños, Jesús y el Chapaco Adrián, que son invalorables”. A los 50 años del alzamiento eleno en Teoponte, el movimiento Guevarista de Cochabamba, organizó un coloquio con Edison Segade.

Decenas de concurrentes interrogaron al último sobreviviente de la guerrilla teopontina, que mostró una lucidez extraordinaria. “Nos convocaron el ejemplo del Che y las injusticias que se cometían en nuestro país y en el mundo. En esa época nuestros jóvenes estaban más preparados para intentar una revolución”, dijo Jesús. “Ojalá la juventud de hoy siga ese camino luminoso del Che, del Inti, de Francisco, para transformar nuestro país, con justicia social”, indicó.

Y fue muy claro en la autocrítica: “Nosotros entramos sin ninguna experiencia militar, con sólo la voluntad de sacrificar nuestras vidas por una causa, y nos fue mal. Esa fue una lección para no volver a cometer los mismos errores”.

Hace unos días, nada parecía alterar su rutina de siempre. Conducía una de 80 letrinas de diésel proveniente de Paraguay. “Si quieres te llevo, así charlamos en el camino”, decía, “pero sólo hasta la frontera, está prohibido ingresar a tierra ‘pila’ con ayudante”. No fue posible. El último día de agosto, Edison Segade fallecía en Santa Cruz de un infarto fulminante, minutos después de abrazar a su hijo Camilo. Partió Jesús a encontrarse con su hermano Francisco, el Chapaco Adrián y sus otros 65 compañeros de aquel glorioso monte de Dios.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

MÁS DE

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS