Hace 30 años hubo una fuga de gas tóxico en la ciudad de Bhopal

Niños pagan el precio del peor desastre de la historia india

El 3 de diciembre de 1984 murieron 3.500 personas, pero las consecuencias continúan en las inmediaciones de la fábrica con miles de menores damnificados.

Miradas
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - lunes, 01 de diciembre de 2014 - 20:21

AFP / Bhopal, India
 En Bhopal, escenario hace 30 años del peor desastre industrial de la historia de India, Sapna nació con una fisura labial congénita, pero entonces su abuela hizo oídos sordos a quienes le recomendaron "matarla” o "llenarle la boca de tabaco” antes de unirse a la lucha por estos menores.
"Muchos me dijeron  que debía  matarla. Dijeron que no serviría para nada y que debería llenarle la boca de tabaco”, explica Devi Shukla. "Pero me dije que no la dejaría morir. Ya había perdido tres hijos en esta tragedia y no quería perder otro”.
El escape masivo de gas tóxico en una fábrica de pesticidas de Union Carbide en la madrugada del 3 de diciembre de 1984 en Bhopal, capital de Madhya Pradesh, mató a 3.500 personas en pocos días y a unas 25.000 a largo plazo. Pero las consecuencias de esta tragedia continúan en las inmediaciones de la fábrica, donde, a partir de 1984, muchas vecinas dieron a luz a niños con malformaciones y otros muchos murieron prematuramente.
Su número es imposible de determinar. El Gobierno nunca estableció vínculos entre estos casos y la catástrofe, una decisión que habría implicado importantes beneficios para las víctimas.
Devi Shukla perdió a su marido y a tres hijos en una sola noche. Una de sus hijas, Vidya, terminó parcialmente paralizada por haber inhalado vapores tóxicos. Tras largas sesiones de fisioterapia, su estado de salud mejoró. La familia se alegró del embarazo de Vidya, pero sin pensar en las posibles complicaciones.
Su hijo mayor, Sushil, padece un retraso en el crecimiento y mide menos de 1,20 metros a sus 18 años recién cumplidos.
Su segundo hijo murió a los cinco meses y Vidya dio a luz a continuación a una hija, Sapna.
"Ella nació con un labio leporino. Se ha sometido a tres series de intervenciones hasta el momento”, declara Devi Shukla y aún debe operarse una vez más para reconstruir su nariz.
Una clínica para la esperanza
Sapna, una feliz adolescente de 13 años, quiere convertirse en médico. La experiencia familiar convenció a Devi Shukla de los vínculos de estos casos con la catástrofe y, así, ayudó a la creación de una clínica para los supervivientes con problemas de salud.
El Chingari Trust acoge a  705 menores con problemas, especialmente, de sordera o de autismo, a quienes ofrece cuidados físicos y ortofonía, así como cursos y actividades deportivas.  
Rasheda Bee, una asociada de la organización humanitaria, piensa que la mayoría de las malformaciones proviene  del "agua contaminada”. Su determinación a ayudar a estos niños le vino tras la muerte de su hermana y de tres de sus sobrinas por dificultades respiratorias.
Rasheda participó en una serie de pruebas de leche materna en  Bhopal, que determinaron que nueve de las 10 madres residentes en los alrededores de la fábrica "presentaban altos niveles de mercurio” frente a las cifras normales de las madres que viven en otros puntos.

Desastre Bhopal
Responsabilidad El jefe de Amnistía Internacional, que lucha por el aumento de las indemnizaciones, estima que existen pruebas de contaminación. "Nos enfrentamos a problemas de salud en varias generaciones” indicó  Salil Shetti.
Agua Los estudios demostraron claramente que el agua estaba contaminada.
 Investigación  La ONU dispuso una serie de investigaciones en la zona afectada de Bhopal. Se estableció la responsabilidad de la empresa en cuestión y del gobierno regional que autorizó permisos.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS