Es hijo del bioquímico sueco Sune Bergström, Nobel de Fisiología y Medicina en 1982

Padre de la paleogenómica, Svante Pääbo, nuevo Premio Nobel de Medicina

De nacionalidad sueca, Pääbo fue distinguido por sus estudios sobre la evolución humana, que incluyen la primera secuenciación del genoma de homínidos extintos y las transferencias genéticas entre subespecies.

Miradas
Por 
Copenhague - martes, 04 de octubre de 2022 - 5:00

El sueco Svante Pääbo fue distinguido con el Nobel de Medicina por sus estudios sobre la evolución humana, que incluyen la primera secuenciación del genoma de homínidos extintos y las transferencias genéticas entre subespecies, además de crear una nueva disciplina: la paleogenómica.

Sus hallazgos han sido usados de forma extensiva por la comunidad científica para mejorar la comprensión sobre el ser humano y han revelado que secuencias genéticas arcaicas de homínidos extinguidos influyen en la psicología de los hombres actuales o en la respuesta inmunológica, destacó la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo, institución que otorga cada año el galardón.

“Pääbo usó tecnología existente y aplicó sus propios métodos para extraer y analizar ADN antiguo, cuando se consideraba imposible poder recuperar ADN de hace 40.000 años”, dijo el presidente de la Asamblea del Karolinska, Nils-Göran Larsson.

A finales de la década de 1990, casi todo el genoma humano había sido secuenciado, lo que hizo posibles estudios sobre la relación genética entre poblaciones humanas, pero no entre los hombres actuales y especies extintas, como los neandertales, que desaparecieron hace unos 30.000 años.

Pääbo (Estocolmo, 1955), que se había doctorado en la Universidad sueca de Uppsala en 1986 con un trabajo sobre inmunología molecular, se interesó pronto por la posibilidad de aplicar la genética moderna al estudio del ADN de los neandertales.

Durante su doctorado en Berkeley (Estados Unidos) en el grupo de Allan Wilson, pionero en la biología evolutiva, empezó a desarrollar métodos en ese área para afrontar un reto mayúsculo: tras miles de años, solo quedan pequeños fragmentos de ADN, contaminado además por material genético de bacterias y humanos contemporáneo. Ya trabajando en la Universidad de Múnich (Alemania), Pääbo decidió analizar ADN de mitocondrias, orgánulos de las células que contiene su propio ADN, presente en miles de copias, lo que le permitió secuenciar con éxito por primera vez material de un hueso de 40.000 años de antigüedad.

El siguiente paso, desarrollado en el Instituto Max Planck de Leipzig (Alemania) fue secuenciar todo el genoma de un neandertal, algo que logró en 2010 y que hizo posible “lo que parecía imposible”, en palabras del Instituto Karolinska.

Ese logro permitió investigar la relación entre los neandertales y los humanos de hoy en día, revelando por ejemplo que el ADN de aquellos era mas similar al de los hombres originarios de Europa y Asia que al de los de África. Pääbo y su equipo descubrieron también un homínido desconocido hasta entonces y bautizado como denisovano a partir de la secuenciación de una muestra de un hueso de un dedo meñique encontrado en el sur de Siberia (Rusia).

Comparaciones con secuencias de hombres contemporáneos de distintos continentes mostraron que también había existido flujo genético entre denisovanos y homo sapiens, una relación comprobada por ejemplo en poblaciones de la Melanesia y sureste asiático. “Revelando las diferencias genéticas que distinguen a todos los humanos vivientes de los homínidos desaparecidos, sus descubrimientos proporcionan la base para explotar qué es lo que nos hace singularmente humanos”, consta en el fallo.

Svante Pääbo, es hijo de un galardonado con esa recompensa hace 40 años, toda una rareza en el mundo de los Nobel.

Un padre que solo veía de manera anecdótica puesto que Svante Pääbo nació en abril de 1955 en Estocolmo, hijo de una relación extraconyugal del bioquímico sueco Sune Bergström (Nobel de Fisiología y Medicina en 1982). Su madre es una química estonia, Karin Pääbo.

Además de sus investigaciones sobre el hombre Neandertal, Svante Pääbo ha revelado la existencia de otro homínido arcaico distinto y desconocido hasta la fecha, el hombre de Denisova, que vivía en Siberia y del cual se ignoran muchas cosas, en particular su fecha de extinción.

Cuando era joven Pääbo pensó en dedicarse a la egiptología, tras un viaje con su madre a ese país. Pero acabó cursando Medicina, como su padre, en la universidad de Uppsala. “Nací bajo un secreto sobre mi origen, hijo de una relación extramarital de Sune Bergstrom”, explica el científico en su libro “Neandertal: a la búsqueda de los genomas perdidos” en 2014.


Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS