De cazabobos del Chapare a fusiles de los “apoleños”

martes, 22 de octubre de 2013 · 23:40
Página Siete / La Paz
La fricción de los cocaleros con los uniformados tiene larga data. Uno de los que más destacó fue cuando el gobierno de Jorge Quiroga ordenó la detención en enero de 2002 de al menos 70 dirigentes de los productores del trópico de Cochabamba por muerte de cuatro uniformados.
Entonces, un grupo de cocaleros atacó una ambulancia que llevaba soldados heridos. Un policía y un subteniente del Ejército murieron ahorcados. Otros dos murieron por disparos de francotiradores. La acción se produjo porque días previos tres cocaleros  fueron muertos a balazos en el intento de tomar control del mercado de coca de Sacaba (Cochabamba).
Por esa acción se pidió el desafuero del entonces diputado Evo Morales por considerar que era autor intelectual de la muerte de cuatro uniformados.
José Orías, que fungía como prefecto de Cochabamba, denunció que los cocaleros utilizaban cazabobos (artefacto explosivo artesanal) para atacar a policías y militares de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) que se dedicaban a la erradicación manual de cultivos ilegales.
Un cazabobos mató en diciembre de 2003 a otro soldado en el trópico. Pero ese año murieron 12 uniformados por la mina casera hecha por los cocaleros.
El sábado  pasado en una emboscada, según el Gobierno, en la comunidad Miraflores de la región de Apolo,  fallecieron dos militares, un policía  y un   médico por disparos de fusiles que usan los cocaleros para la caza diaria en el norte de La Paz.
El hecho conmocionó porque se realizó en una zona reconocida como tradicional para los cultivos de coca.

Valorar noticia

Comentarios