Óscar Huanca, concejal por el MSM en la Alcaldía de El Alto

Fiscalizamos al MAS, sabemos que es un “poco complicado”

Frente al MAS, que es la fuerza mayoritaria en el Concejo, afirma que su partido priorizó la fiscalización, aunque también reconoce dificultades en esa tarea.
sábado, 2 de noviembre de 2013 · 22:15
Pablo Peralta  / La Paz
Óscar Huanca, concejal del Movimiento Sin Miedo (MSM) de la ciudad de El Alto, sostiene que su partido -que es una fuerza  minoritaria en el Concejo- le dio prioridad a la fiscalización, aunque    reconoce que es "un poco complicado”.
 Huanca, quien  preside la  Comisión de Planificación, recuerda que en una oportunidad desde el ejecutivo municipal se  recurrió a organizaciones sociales con el fin de frenar la fiscalización que realiza.
¿Qué hace un opositor en un Concejo en el que el MAS es la fuerza mayoritaria?
En las elecciones de 2010  obtuvimos 92.000 votos. Esa votación me impulsa a trabajar con mucha responsabilidad. Así que le dimos prioridad, como comisión (de Planificación y Desarrollo Productivo)  al tema de la fiscalización. Sabemos que es un poco complicado. Tuvimos algunos problemas en años anteriores, pero ya nos hemos acostumbrado, por ese compromiso y el apoyo de la gente que siempre nos ha transmitido.
¿Qué tipo de dificultades ha experimentado para su labor?
Principalmente no es tanto en el Concejo Municipal, sino al alcalde (Édgar Patana). Es por el tema económico, por el tema de la ejecución de obras...  En alguna oportunidad  el alcalde ha tenido que recurrir a algunas organizaciones para, de alguna manera, parar el tema de la fiscalización. De todas formas, nosotros asumimos con mucha responsabilidad la fiscalización  y a base de eso hemos ido trabajando todo este tiempo.
¿De qué forma se animó entrar en la política?
A partir del año 2004 llegamos a las lides cívicas. Fui presidente de una zona como es Alto Lima, tercera sección. Después llegué a ser subalcalde. Fui parte de la Federación de Juntas Vecinales el año 2005, con el tema del agua... y a partir de eso quizá vieron mi trayectoria en las lides cívicas, y asumí esta responsabilidad de estar en el MSM. Pero ahora ya estamos consolidados como dirigentes a nivel de la ciudad de El Alto, dentro la jefatura regional de este partido. 
¿Siendo El Alto un bastión masista, por qué usted optó por el Movimiento Sin Miedo?
Era necesario emular lo que pasaba en la ciudad de La Paz, que cambió mucho con la gestión municipal liderada por Juan del Granado. Muchos vecinos alteños se sienten identificados con ese cambio. Entonces, no ha sido tan difícil entrar en la ciudad de El Alto, mucho más ahora que hay mayor cantidad de apoyo por esa transformación que ha generado el MSM en la ciudad de La Paz.
Nosotros ahora tenemos esa visión y vamos a seguir trabajando. Hace poco hicimos una encuesta en la que constatamos que el MSM está en ascenso en El Alto. Hay el tema de la pluralidad de pensamientos. Entonces, eso hace que nosotros podamos entrar con más tranquilidad.
¿El MAS es una "aplanadora” en el Concejo?
No. Más bien de alguna manera se ha coordinado, pero sí nosotros observamos cuando se violenta el tema del decreto 181, como se violentan algunas normas, como por ejemplo de contratación, nosotros pues prácticamente no aprobamos. En cambio, todo lo que es en beneficio de la ciudad de El Alto   siempre hemos ido apoyando.
¿Cómo es su relación con los concejales de otras fuerzas, de amistad o de hostilidad?
Tengo más amigos que enemigos. Saben cuál es el rol de la fiscalización, principalmente del suscrito concejal. Entonces, no tenemos absolutamente ningún temor de trabajar en ese ámbito. Vamos a seguir fiscalizando.
¿Usted tiene margen de acción para proponer normas municipales?
Evidentemente. Como estoy en el tema productivo, planteamos muchas ordenanzas municipales que fueron aprobadas de manera unánime. Hemos aprobado leyes en la ciudad de El Alto, que también han sido aprobadas de forma unánime. Entonces, nos han dejado trabajar en ese ámbito, especialmente pensando en el tema productivo y en la generación de empleos. 
¿Es fácil ser milititante "sin miedo” en El Alto? 
La  mayoría de la gente te escucha. La gente está desencantada con el MAS, especialmente con el tema de la gestión de Patana. Manejando tanta cantidad de recursos no generó obras grandes en la ciudad de El Alto, que son de interés común de toda la población y que tanto necesita la población alteña.
¿Tiene una relación cordial con el alcalde Patana, pese a las discrepancias ideológicas?
Sí, es cordial. Hablamos de alguna manera en alguna oportunidad. Nunca hubo un cruce de palabras, pero nosotros lo hacemos con mucha propiedad, con mucha objetividad todos los criterios que siempre hemos ido planteando. 
¿Como fuerza opositora, detectaron casos  de corrupción?
El tema de la corrupción es un secreto a voces. Evidentemente, sabemos que la corrupción no factura. Es un secreto a voces de que se cobra diezmos. De todas maneras, por lo menos en pequeños temas, pudimos identificar algunos actos irregulares. Tenemos un caso, por ejemplo, gracias a las peticiones de informes que nosotros hemos planteado como comisión: la compra supuestamente irregular de valores. En este momento el caso está en el Ministerio Público.
¿Qué expectativa tiene para las elecciones  de 2015?
El sueño es que el 2015 el MSM pueda tomar el poder, emulando lo que se ha hecho en la ciudad de La Paz. Con las movilizaciones que hemos ido generando como MSM  la gente de la ciudad de El Alto ya está perdiendo el miedo. Hay un desencantamiento con el MAS.

 

 


   

60
1

Comentarios