Si el senador comparecía en el Congreso brasileño la pasada semana

Brasil amenazó con expulsar a Pinto, según su abogado

Pinto declaró ayer ante un Tribunal de Brasil a favor del exdiplomático Eduardo Saboia, quien lo ayudó a salir de Bolivia el 23 de agosto sin un salvoconducto.
miércoles, 11 de septiembre de 2013 · 23:04
Agencias  /  La Paz
El abogado Fernando Tiburcio reveló ayer que el Gobierno de Dilma Rousseff pudo haber expulsado a su defendido, el senador Roger Pinto, si la semana pasada comparecía ante el Congreso brasileño, que quería conocer su versión sobre la supuesta "persecución” que sufre en su país.

El jurista explicó que la comparecencia, prevista para el 3 de septiembre, fue suspendida después de que el viceministro de Exteriores de Brasil, Eduardo Santos, lo llamara horas antes de la audiencia prevista en el Congreso de Brasil para advertirle de que el senador opositor sería "expulsado” del país si comparecía ante los parlamentarios.

"Él (el embajador Eduardo Santos) me dijo: tengo instrucciones para decirle al señor que si el senador (Pinto) presta testimonio en el Congreso será expulsado mañana”, informó Tiburcio al indicar que de forma inmediata suspendió la visita de Pinto para evitar el riesgo de ser deportado, según informó ayer Globo en su página web.

Esa declaración fue formulada durante el testimonio de una hora y 35 minutos del senador de oposición en un tribunal de Brasil, en la que se desarrolla el proceso contra Eduardo Saboia.

El senador, que estuvo  asilado en la Embajada de Brasil en La Paz y logró abandonar Bolivia en agosto con ayuda diplomática y sin el necesario salvoconducto, declaró ayer ante un juez en favor del exencargado de negocios de esa legación Eduardo Saboia, quien facilitó la fuga.

Frente al juez, Pinto volvió a negar las acusaciones de supuesta corrupción que pesan en su contra en Bolivia y las atribuyó a una "persecución política” por su activa oposición al presidente Evo Morales.

Asimismo, confirmó que fue ayudado por Saboia, quien "entendió que después de más de un año” en la embajada su salud se deterioraba y su vida "estaba en peligro”, por lo que puso a disposición un coche diplomático y una escolta de fusileros brasileños de la embajada.

Saboia está sometido a un proceso disciplinario en el Ministerio de Relaciones Exteriores por la colaboración prestada en ese caso y tanto su declaración como la de Pinto ante un juez fue tramitada por su defensa, que de esa manera pretende reforzar sus alegatos.

En ese mismo tribunal de Brasilia, Saboia reiteró que ayudó a Pinto por "razones humanitarias”, una vez que estaba refugiado en la embajada desde el 28 de mayo del año pasado y "no tenía ninguna perspectiva” de obtener el salvoconducto.

La salida de Pinto en Bolivia se consideró como una "fuga” y generó un conflicto diplomático entre ambos países, superado hace diez días en una reunión que el presidente Morales mantuvo con la mandataria  Dilma Rousseff, en el marco de la última Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El caso Pinto también llevó a la renuncia del entonces canciller brasileño, Antonio Patriota, quien fue sustituido el pasado 28 de agosto por Luiz Alberto Figueiredo.

Pinto es procesado por cinco casos de supuesta corrupción y en uno de ellos ya ha sido condenado a un año de prisión, razones en las que se escudaba el Gobierno para negarle el salvoconducto.

La semana pasada, tres ministros del Gobierno boliviano hicieron una visita a Brasilia y entregaron, tanto al Ministerio de Justicia como a la Conare, voluminosos documentos sobre los procesos en los que el senador debe responder ante la justicia de su país.

Mientras la defensa de Pinto tiene previsto para la siguiente semana la presentación de documentos de descargo ante el Conare. Pinto entregará las  "pruebas” de las denuncias de corrupción que  formuló en contra de las autoridades en Bolivia.

Punto de vista
Edwin Tupa
 Diputado del MAS
"No hubo ninguna presión del Gobierno de Evo Morales, creo más bien que hubo una presión del senador Roger Pinto, por el tiempo que estaba en la Embajada de Brasil.
 Es por eso que los mismos funcionarios de la embajada han confabulado para que Pinto salga del país utilizando un vehículo diplomático.
Ni el Gobierno, ni la Policía o Inteligencia estaban persiguiendo a Pinto, como quieren hacer creer al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.
 El senador de oposición tenía toda la posibilidad de salir y pasear por la ciudad de La Paz, por lo tanto, nunca hubo una persecución contra Pinto”.

Valorar noticia

Comentarios