Loyola Guzmán Lara, exconstituyente del MAS y militante del ELN

“En el Frente Amplio cada uno está aportando su color”

La activista afirma que el frente presentará su programa de gobierno hasta diciembre.
sábado, 14 de septiembre de 2013 · 21:50
Página Siete  / La Paz
La exguerrillera, exconstituyente del MAS y activista de derechos humanos Loyola Guzmán Lara recientemente presentó el llamado Frente Amplio, que tiene "el desafío de encontrar unidad en la diversidad”.
No se presenta -afirma- como una alianza de izquierda o de derecha, sino que "cada uno está aportando su color” al proyecto.
Su aparición  en este escenario causó  sorpresa, críticas y aplausos. La razón de su incursión, según dice en esta entrevista con Página Siete, es la misma utopía soñada en la guerrilla en los tiempos del comandante Ernesto Che Guevara: buscar un país con justicia social y equidad.
El Frente Amplio fue presentado la anterior semana y está integrado por Unidad Nacional (UN), Nueva Alianza Bolivia (NAB), Izquierda Democrática, Nuevo Poder Ciudadano (NPC), PAIS, Colectivo Cochabamba e intelectuales declarados independientes. Guzmán aclara que es un proyecto que tiene su meta más allá de las elecciones de 2014.
¿Por qué Loyola Guzmán está en el Frente Amplio? ¿Qué significa este cambio?
Bueno, primero yo fui militante de la juventud comunista, después del Ejército de Liberación Nacional (ELN), luego intenté ver la posibilidad de militar en un partido, pero no volví a ser militante; ingresé a la Asamblea Constituyente por el MAS, discutí internamente con ellos y por eso me he distanciado, y dije no a la Constitución.
Luego de algunos hitos que ha habido he dicho que no hay una oposición sólida en este momento en el país, no creo que haya una derecha organizada, pero creo que hace falta que haya fiscalización, que  haya contrapeso para  que el Gobierno pueda marchar mejor. No hay eso y no hay una alternativa.
 En este punto de vista, yo y un grupo de compañeros durante casi seis años estamos haciendo una tarea de reflexión, elaboración de propuestas, ideas, (pero) vimos que simplemente eso no tiene ningún resultado; hay que pasar de la teoría a la acción, y ¿cómo lo haces? ¿Con un frente de izquierda...?
Creo que muchos militantes del Partido Comunista, los socialistas son parte del Gobierno y del MAS... pero  la otra posición que queda, y que somos muchos, seguimos considerándonos revolucionarios,   no hemos renegado de nuestra ideología, pero creemos  que hay que hacer el cambio en el país.
Hemos soñado que se necesita una organización y hemos visto por conveniente el Frente Amplio, que integra a diversos sectores que en estos últimos años,  sin proponérnoslo, sin previa lección ni encuentros, hemos ido coincidiendo, por ejemplo, en el tema de la CPE, pese a que Unidad Nacional y el MNR apoyaron al Gobierno en el Parlamento y permitieron que finalmente salga una Constitución.
Yo personalmente sin representar a nadie dije no a la Constitución.
Después estuvo el tema de las elecciones de los miembros del Órgano Judicial; yo no estoy convencida de que  elegir jueces de las diferentes instancias del Órgano Judicial sea la solución y creo que hasta el mismo Gobierno lo ha reconocido. Ahora estamos peor que con el anterior sistema.
En el tema de la defensa de  la naturaleza, el respeto a los derechos de los pueblos indígena del TIPNIS, ahí sin reunirnos nada, el Movimiento Sin Miedo apoyó, Unidad Nacional apoyó.
Nosotros conformamos un amplio movimiento de apoyo a la octava y novena marcha, y diez personas presentamos la acción popular, un recurso constitucional en defensa del TIPNIS, no como territorio indígena sino como  parque nacional y área protegida de propiedad de todos los bolivianos.
Estoy mostrando que la formación de este frente amplio no fue una locura, una desesperación ni una junt’ucha, sino es resultado de que analizando todas estas acciones en las que hemos intervenido como individualidades, vimos  que hubo coincidencia en puntos fundamentales, ésa es la base que nos  ha permitido decir que sí hay la posibilidad de crear una alternativa.
A mí me critican que me estoy uniendo a la extrema derecha con Doria Medina y que he renunciado y que soy traidora, yo sigo pensando en que tenemos que tener un país, un Estado, una sociedad sin discriminación, con justicia social y que los seres humanos seamos respetados como tales.
Tanto se habla de la unidad, de la diversidad, respetemos esa diversidad que hay y construyamos eso juntos. También menciono la  famosa complementariedad de la cosmovisión andina, apliquémosla, no sólo seamos como los falsos predicadores.
¿El contexto actual es oportuno para realizar una alianza de este tipo?
Si tiene que haber complementariedad, desde mi experiencia diría que la unidad de contrarios  es posible. La realidad de nuestro país, en este  momento, responde también a una realidad internacional que ya no es del 60, 70, 80 ni del 90, entonces o hacemos algo y hay dos caminos: apoyemos al MAS y reforzamos su trabajo; si somos críticos al MAS salgamos de la clandestinidad y les digamos ‘ustedes están mal y nuestra propuesta es arreglar esto,  reestructuraremos, le daremos una reconducción’, pero así de frente, no quedarte callado o ser librepensante, aunque no me gusta esa palabra.
La otra vía es construir una alternativa, nosotros, los que estamos en esta iniciativa de construir el Frente Amplio, el día de la conferencia de  prensa, no hemos presentado el Frente Amplio, hemos hecho una declaración de las organizaciones  que estamos  anunciando que hemos comenzado la construcción del Frente Amplio, por eso no hemos presentado ni programa sino cada uno tiene (su programa), pero eso lo vamos a conjuncionar  y hasta fines de diciembre esperamos presentar al país  una propuesta muy concreta.
¿El Frente Amplio es de izquierda o de derecha?
Una aclaración, Unidad Nacional no es el gestor del Frente Amplio, aunque sí es importante reconocer su lema inclusivo: el camino es la unidad.
 Es una propuesta suya, han visto que hay que unirse para lograr  algo y lo han demostrado en Beni y en algunas otras instancias de elecciones municipales.
Los otros grupos de ciudadanos de Sucre, de Cochabamba y de La Paz estamos trabajando hace seis años, nos estamos  reuniendo, discutiendo, analizando y haciendo propuestas sobre este Frente Amplio, y esto se ha presentado tanto a  Juan Del Granado como a Samuel Doria Medina.
Don  Samuel ha sido receptivo, él está de  acuerdo en que construyamos, en que unifiquemos nuestra visión del país, que no seamos un partido político ni un frente electoral, sino que sea a largo plazo. (UN) es un partido, nosotros somos grupos más pequeños, hay dos o tres agrupaciones ciudadanas, pero en el momento de las discusiones estamos en el mismo nivel, aceptamos una dirección colegiada.
En ese sentido, yo creo que nuestra presencia es justamente llevar a la práctica eso de la unidad en la diversidad, respetando la diversidad que hay en el país.
 No estamos renunciando a nuestras  identidades propias, no estamos renegando de nuestros orígenes y cada uno está aportando el color a esto, y creo que respetándonos y si llegamos a las coincidencias fundamentales para  construir, aportar y presentar una alternativa de construcción de este país, entonces es posible,  creo que es importante reconocer esto.
A veces se difama o se desestima una propuesta, calificándola de derecha, pero que sea el pueblo el que vea qué propuesta es, si la acepta o la rechaza.
Entonces es posible construir un frente distinto al MAS, aunque el Vicepresidente dice que no hay otra alternativa que no sea el MAS.
Yo creo que es posible construir una alternativa sin retroceder y sin desconocer los avances que ha habido en esta época.
 Sin excluir a nadie y que todos los actores sean reconocidos. Hemos sido parte de una larga lucha en la cual está la lucha por la recuperación de la democracia, que ha posibilitado lo que está pasando ahora.
 No vamos a destruir algo en lo que  hemos participado en su construcción; si es posible estamos  haciendo el esfuerzo, no la teoría, y vuelvo a repetir, el que no hace nada no se equivoca. Creo que ya basta de estar criticando, hay que protestar, pero proponer también.
¿Considera que en estos últimos ocho años Bolivia ha tenido un gobierno socialista de izquierda o qué tipo de gobierno estamos viviendo?
No creo que sea un gobierno socialista; el Vicepresidente ha hablado de socialismo comunitario, en otro momento ha hablado de capitalismo andino.
Yo pienso que tiene más características de un gobierno populista que ha tenido la oportunidad de tener una gran bonanza económica por los precios de los minerales y del petróleo, y que le permite hacer una política que de alguna manera es prebendal. Creo que sí hay avance, pero también hay retrocesos.
¿Es posible soñar con una sociedad mejor?
Yo creo que sí, por eso digo a los que se han enojado conmigo que si creen que he traicionado será problema de ellos, yo no he traicionado a nadie, no he dejado de pensar como pensaba hace 40 años, sigo creyendo en las utopías, sigo creyendo en la revolución, pero creo que hay que  hacerla de acuerdo a las nuevas circunstancias y tomando en cuenta a todos los actores que están en el país.
¿Sigue creyendo que el norte es el Che, todo lo que el Che pensaba?

Yo creo que el Che fue un gran revolucionario que supo interpretar el momento que vivía, supo aplicar el método. Para mí personalmente ha dejado un gran legado, ha marcado mi vida, por ello se debe seguir insistiendo en hacer un verdadero cambio en el país.

 "Es hora de tomar decisiones  y de no tener el temor de que te digan derechista”
Tenía 12 años cuando incursionó en la actividad política, según referencias bibliográficas. A sus 24 años conoció a Ernesto Che Guevara y ahora Loyola Guzmán vuelve a las primeras líneas de la política, pero los años avanzan y ella no observa nuevos líderes que surjan desde las juventudes, como ocurría en el pasado.
"No es porque quiero ser insustituible”, dice la activista de los derechos humanos. "Los jóvenes de ahora no se animan a esto, hay que seguirles dando el empujón y creo que hay que ser más decidido porque no hacer nada le mantiene a uno recto, puro, no se equivoca en nada porque no hizo nada, pero también es indiferencia que permite que si se hacen cosas buenas muy bien, yo también me beneficio, y si hacen cosas malas somos cómplices de eso por no opinar, por no oponerse”, y reta a los jóvenes. "Creo que  es hora de tomar decisiones en todos los niveles y no tener el temor de que le digan derechista o traidor; yo creo que la práctica dice si fue bien o mal”.
Loyola Guzmán Lara fue militante de la juventud comunista de Bolivia en la década del 60, posteriormente integró el Ejército de Liberación Nacional (ELN) dirigido por  Ernesto Che Guevara, estuvo presa desde  1967 hasta julio de 1970 por su militancia política, exiliada y refugiada en Chile y posteriormente en Cuba, junto a otros militantes del extinto ELN.
Fue testigo de las dictaduras. De esa época recuerda que "hubo unidad de todos los partidos de izquierda democráticos contra la dictadura”. "Trabajamos en lo que se denominó el frente revolucionario antiimperialista”, en el que muchos ciudadanos, sin militar en ningún partido político,  participaron en la resistencia.
"En mis épocas, el gobierno de Banzer (estuvo) alineado en la doctrina de seguridad nacional  a partir de sus inicios, pero con mayor fuerza desde 1975 en el denominado sistema o Plan Cóndor, que fue la coordinación de varias dictaduras para reprimir  a todo opositor calificado como comunista” rememora.
"Hubo desapariciones forzadas, eso es un crimen tremendo y finalmente la persecución, el exilio y las torturas. Yo estuve en esa etapa por tres años, desde 1972 hasta mayo de 1974, y luego me dieron libertad, pero era vigilada hasta que se recupera el proceso constitucional democrático de derecho”.

HOJA DE    VIDA

Perfil  Es paceña, incursionó en la actividad política desde que era adolescente y fue  militante de la juventud comunista de Bolivia en la década del 60. Posteriormente fue integrante del grupo fundador del Ejército de Liberación Nacional (ELN), dirigido por Ernesto Che Guevara. Estuvo presa por su militancia en el ELN desde septiembre 1967 hasta julio 1970; fue exiliada en la época de la dictadura. Exconstituyente del MAS y ahora forma parte del Frente Amplio.

"UN no es el gestor de este frente, pero es importante reconocer   su lema inclusivo: el camino es la unidad”.

"Me critican que me estoy uniendo a la extrema derecha, yo sigo pensando en un país con justicia social”

Es posible construir una alternativa sin retroceder, sin desconocer los avances que hay en esta época.

No creo que sea un  gobierno socialista, pienso que tiene más características de gobierno populista.

Los gobiernos dictatoriales  son responsables en parte de la no renovación de líderes en el país.

 

 

 

 

Valorar noticia

Comentarios