Líderes del TIPNIS “perseguidos”

CIDOB dividida por el Gobierno de Morales

Una demanda del dirigente indígena oficialista Gumercindo Pradel generó una orden de aprehensión. El Gobierno niega injerencia.
martes, 24 de septiembre de 2013 · 21:58
Luego de los sucesos del 25 de septiembre, se consolidó la división en la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB).  Un grupo de dirigentes, liderado por el indígena Adolfo Chávez, se opone a las "políticas intervencionistas” del Gobierno, y la otra línea  muestra un abierto apoyo gubernamental y es dirigida por Melva Hurtado.
Sobre los dirigentes indígenas Chávez, Pedro Nuni y Fernando Vargas pesa una orden de aprehensión a raíz de la denuncia de intento de homicidio que presentó el líder del Conisur, Gumercindo Pradel.  Los líderes indígenas se pusieron a buen recaudo para evitar su detención y se encuentran desde hace varias semanas en la Subcentral TIPNIS.
Dicha resolución judicial es por la denuncia que interpuso Pradel luego de ser agredido el 22 de junio por los indígenas que rechazan la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por medio del corazón del TIPNIS.
Mientras, la dirigencia paralela vive una bonanza. En el aniversario de la CIDOB, en octubre pasado,  el presidente Evo Morales les entregó 22.455.730 bolivianos para una veintena de proyectos y los indígenas nombraron al mandatario  "Primer Cacique General, cacique de caciques”, en reconocimiento a su "decidida” gestión gubernamental de apoyo.
Para el dirigente indígena peruano  Miguel Palacín "estas divisiones provocadas son lamentables”, porque el sueño de cambiar el modelo capitalista y construir una América Latina borrando las fronteras se va diezmando cada año.
"La base de la CAOI (Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas) es el Conamaq pero el Gobierno de Evo Morales está enfrentado con el Conamaq. Lo mismo sucede con la CIDOB, aquí al Gobierno le falta sentarse para solucionar este problema; los indígenas no podemos estar divididos”, aseveró durante una  visita a Bolivia.
El Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyo (Conamaq) es la única organización que mantiene resistencia para evitar la injerencia del partido gobernante, MAS,  en sus decisiones internas.
De acuerdo a Palacín, si  continúa el enfrentamiento entre el Gobierno e indígenas de tierras bajas o altas, el proceso de cambio en América Latina "se caerá”  porque  "Bolivia es el laboratorio de la democracia, la cuna de la defensa de los derechos humanos de los indígenas y si esto no avanza, dónde pararemos los indígenas, estaremos frustrados”.
Según la dirigente indígena Justa Cabrera, al pasar dos años de la represión en Chaparina  creció la soberbia del presidente Evo Morales en cuanto a reconocer los derechos de los pueblos indígenas de las tierras bajas, lo que provoca una gran distancia para consolidar un país plurinacional.
"Eso nos preocupa y personalmente veo que cada vez se aleja la ilusión que tuvimos un día de vivir un proceso de cambio en nuestro país en cuanto al respeto de los pueblos indígenas, y hay mucha distancia en lo que se llama el país plurinacional; para un país plurinacional tiene que haber respeto, reconocimiento a todas la identidades culturales”, manifestó.
Mientras el dirigente campesino Rafael Quispe, luego de la represión a los dirigentes indígenas en defensa del TIPNIS, aseveró que "ahora tenemos un Presidente con rostro indígena, pero con un pensamiento neoliberal y un corazón de dictador”.
Los dirigentes indígenas, Adolfo Chávez (CIDOB) y Rafael Quispe (Conamaq) denunciaron que el oficialismo y el Gobierno buscan terminar con las organizaciones por la vía de la división,  mediante la injerencia y  el amedrentamiento.
El jefe bancada del MAS en Senado, Eugenio Rojas, afirmó que la relación con diferentes organizaciones sociales "es excelente” y que sólo algunos dirigentes "aliados del imperialismo” buscan desprestigiar al presidente Morales y al Estado boliviano.    

"Hay pequeñas fracciones como la CIDOB y Conamaq, pero nuestra relación es buena con la COB, los cooperativistas mineros, maestros y gremiales”, dijo.  

"Bolivia es el laboratorio de la democracia, la cuna de la defensa de los derechos humanos de los indígenas y si esto no avanza, dónde pararemos los indígenas, estaremos frustrados”.

Punto de vista
eugenio rojas
     Senador del MAS
"Sólo  traidores dicen que dividimos”
Esos dirigentes, que dicen ser indígenas,  pagados por la derecha, con mucha facilidad exponen ante entidades o eventos internacionales una campaña de desprestigio con mentiras contra el presidente Evo Morales y Bolivia.
Nosotros vamos a prepararnos para viajar para defendernos como Estado, para decir que en Bolivia no hay ningún enfrentamiento con los pueblos indígenas,  diremos cómo estamos cambiando Bolivia.
Nosotros, con los traidores de la patria, algunos dirigentes indígenas que se venden por limosnas, no nos vamos a sentar. Más al contrario, a esa gente la vamos a sancionar.
 Lamentablemente, afuera hacen ver que los pueblos indígenas están siendo marginados y divididos, pero no es así.

 Beatriz Layme
La Paz

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias