Benecio Quispe, director de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra

“Por la burocracia, cuesta hacer andar a una institución pública”

El ejecutivo explicó que se tardó “mucho” para que la entidad que dirige comience a funcionar, debido a la demora de los trámites en el Ministerio de Economía.
lunes, 21 de julio de 2014 · 00:01
Gabriel Díez Lacunza  / La Paz
El director de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra (APMT), Benecio Quispe, sostiene que la demora de la puesta en marcha de la  institución que lidera (casi un año y medio, tras su creación mediante ley) se debe a la burocracia.

"Cuesta muchísimo hacer andar una institución pública y nuestra burocracia es demasiado pesada”, dice el otrora rector de la Universidad Indígena Túpac Katari. La Autoridad de la Madre Tierra fue creada a través de la Ley 300 Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien y el Decreto Supremo reglamentario 1696 donde se definen sus atribuciones.
Página Siete visitó el despacho de Quispe para conversar sobre éste y otros temas como  por qué no se estableció una Defensoría de la Madre Tierra tal como establece la Ley 071 de Derechos de la Madre Tierra o cuál es la postura de esta entidad sobre la construcción de una carretera a través del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).
El primer director de esta entidad estratégica, que asumió el  cargo hace 120 días,  explicó cuáles fueron las principales dificultades y cuáles fueron las ventajas para emprender camino con la institución a su cargo.
  
¿Cómo fueron los primeros meses de funcionamiento de la institución que dirige?

Hemos tenido que hacer una serie de acciones que las normas nos establecen para dar funcionamiento a la Autoridad. Cuesta muchísimo hacer andar una institución pública, y nuestra burocracia es demasiado pesada. En ese contexto, muchas veces te lleva al desánimo, te quita la pasión de trabajo.

 

¿Cómo fue el inicio en el aspecto económico?
Hemos solicitado la asignación de recursos, la aprobación de una estructura organizacional de esta institución. Podemos decir que a partir de mayo contamos con una estructura organizacional, aprobada para la Autoridad y con un presupuesto y recursos. El presupuesto que nos han aprobado para este año es de 1,8 millones de bolivianos.
A mediados de mayo, hemos constituido un equipo básico para que podamos empezar a trabajar y cumplir lo que la ley (300) establece en su horizonte filosófico.


¿Cuántas personas integran actualmente la entidad?
El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas nos ha aprobado 17 ítems, incluyendo la Dirección Ejecutiva,  y la estructura se ha organizado en tres direcciones sustantivas.

¿Cuál es la situación  del Programa Nacional de Cambio Climático, a partir de la puesta en vigencia de  la Ley 300?
La Ley 300 establece que todo lo que se estaba haciendo este programa pasará  a la autoridad de la Madre Tierra.  Sin embargo, hay que operativizar esa ley.
En ese sentido, hemos solicitado al Viceministerio de Medio Ambiente que pueda levantarse un informe que dé cuenta de la situación actual en la que están estos programas, y deberá ser aprobado por una resolución ministerial.
Estamos en el proceso de que los programas puedan pasar en el marco de la ley, y en el marco de aspectos técnicos.

¿Hay un  plazo para que el viceministerio  entregue ese informe?
En anteriores semanas, hemos establecido que deberá hacerse a la brevedad posible. No tenemos mucho tiempo. Es mejor tener clara la figura.

Usted mencionó que cuesta hacer andar una institución pública. ¿Cuál fue la principal limitante para que la APMT no surja más rápido?
A veces las cosas no avanzan rápido, no precisamente porque las normas lo establecen de esa forma, sino (porque) es una actitud del burócrata. Pareciera que existe una mentalidad en hacernos importantes al retardar las cosas, de tal manera que tengamos que suplicar, rogar, para que las cosas salgan. Es una mentalidad colonial de la concepción del servicio público.
Son los técnicos, los directores, quienes están trabando. Lo que ha ido retardando y complicando es esa actitud, no muy acorde con este proceso, de la visión de la función pública. Es decir  (se trata de) una visión burocrática que cansa, en muchos casos, a la gente que acude a las oficinas estatales.

¿En qué instancias o instituciones percibió esta situación?
Nos hemos tardado bastante estos meses en el Ministerio de Economía, y con los técnicos.

¿Y cuál fue el argumento de esta demora administrativa?
Es la metodología de trabajo. Cuando se decide de manera concertada, dialogada y con absoluta claridad, las cosas avanzan. Pero si te digo "haz de esta forma”, y mañana te dicen  "haz de esta otra forma”. Entonces dilatas, cansas.
Pero si te digo "éstas son las posibilidades económicas y en el marco de las posibilidades económicas véanlo de esta forma”, ahí se avanza rápido. Pero no todos estamos con esa metodología de trabajo.

La Ley de Defensa de la Madre Tierra establece la creación de la  Defensoría de la Madre Tierra. ¿Cómo está este proceso?
Lo vamos a trabajar, está también en nuestros objetivos, pero lo vamos a discutir con una absoluta apertura con todos los sectores. La Defensoría tendrá competencias más específicas que establece la ley.

¿Por qué no se creó  hasta ahora esta institución?
Si partimos de la Ley 300, se aprobó en 2012, el Decreto Supremo (reglamentario 1696) se aprobó en 2013 y nosotros existimos  (como APMT) desde febrero y con un equipo básico desde mayo de este año. Entonces, no conozco cuáles habrán sido algunas de las razones que no han permitido hasta la fecha su funcionamiento.
¿Cuál es la postura de la APMT respecto a una carretera a través del TIPNIS?
Es un tema que viene de años atrás. El problema mayor es que se haya politizado un tema tan fundamental y (esto) nos ha oscurecido un tratamiento objetivo del tema.

Entonces, ¿cuál sería un tratamiento "objetivo” en este caso?
Hay que despolitizar el tema y escucharnos todos. Si no hay discusión ni diálogo abierto lo más seguro es que vamos a reproducir lo viejo conocido.
Cuál es la visión de la APMT: ¿de construirse una carretera a través del TIPNIS se estarían vulnerando derechos de la Madre Tierra?
La ley nos habla de la complementariedad de cuatro derechos: de la Madre Tierra, de los pueblos indígenas,  el derecho al desarrollo del pueblo boliviano y el derecho a vivir en una sociedad libre de pobreza.

El equilibrio y la articulación de estos derechos es lo que nos tiene que permitir hacer trabajos de inversión. Las carreteras son fundamentales. Hay formas de lograr un desarrollo integral, siempre hay soluciones.

HOJA DE VIDA

Inicios  Benecio Quispe nació en la comunidad Opoqueri, provincia Carangas,  Oruro el 23 de agosto de 1968.
 Estudios   Es sociólogo de profesión.
 Carrera  Anteriormente se desempeñó como rector de la Universidad Indígena Túpac Katari.

Valorar noticia

Comentarios