Carlos Parra fue electo como asambleísta departamental

París, el primer homosexual transformista en la política

Comenta que buscará sensibilizar a sus colegas asambleístas sobre las diversidades sexuales. Le interesa impulsar iniciativas sobre el turismo y la cultura
sábado, 30 de mayo de 2015 · 21:05
Sonia Córdova  / La Paz
París Galán, Carlos Parra Heredia,  afirma que llegó a las arenas de la política para quedarse hasta donde se pueda.   "Estoy comenzando un camino en el espectro político. Es un inicio importante en mi vida. Va a ser una escuela”, expresa.   
Maquillado, con peluca, pestañas largas y tacones de 30 centímetros toma su identidad transformista con un objetivo: la reivindicación de sus derechos. Luego de luchar 20 años como activista de grupos GLBT –Gays, lesbianas, bisexuales y trans–, es el primer homosexual transformista en un puesto político.
 Carlos Parra es miembro electo de la Asamblea Legislativa Departamental de La Paz, en representación de  Sol.bo. "Participé en la asamblea fundacional, soy parte de la directiva de Sol.bo como secretario de relaciones sectoriales y se dio la oportunidad para formar parte de los asambleístas, así que dije  ¿por qué no?”, cuenta.
Recuerda cómo comenzó todo en 1998. Carlos Parra había comenzado a ser transformista, por lo cual fue invitado a un programa de televisión para contar su experiencia como París Galán. "Salí en televisión reivindicando este hecho, uno al fin y al cabo, es libre de ser lo que le guste, lo que sienta que debe hacer, sin lastimar a los otros y sin lastimarse a uno mismo”, comenta.
El activismo, cuenta, fue una decisión que tomó de forma natural en la vida. Se desencadenó con su necesidad de poder expresar libremente su sexualidad y defender sus derechos a partir del transformismo. "Si hubiera salido como Carlos Parra a defender mis derechos, tal vez no hubiese tenido tanto éxito como París Galán”, indica.
Un vestido bordado con lentejuelas, sombrero con plumas, botas altas y el maquillaje perfecto, bailaba entre la gente que disfrutaba con la música. Era una más de las chinas morenas en la Entrada folklórica en Copacabana, pero fue entonces cuando la Policía se le acercó.
"Los hombres no se visten de mujeres, ¿qué es esto, un circo?”, indicó un oficial.  París respondió que estaba en su derecho y que no existía ninguna normativa que prohibiera  ese tipo de acciones. La Policía no tuvo más opción que irse. Este tipo de experiencias vivió a lo largo de su vida social, cultural y laboral, lo que le motivó a ser activista.
"Interpelaciones al sistema, cuestionamientos. Es así como me construí como París, una activista que lucha por los derechos sociales, culturales y artísticos”, asegura.
  ¿Qué es lo que busca  lograr  en la Asamblea Legislativa?
Muchas cosas. Espero me dé el tiempo y la energía para lograrlo. Me daré por satisfecho si al menos logro sensibilizar sobre las diversidades sexuales y de género a mis colegas asambleístas.
Me interesa trabajar en cambios de mentalidad sobre este tema y otros como el machismo, los derechos sexuales, la igualdad y la equidad reales entre hombres y mujeres, en áreas rurales del departamento.
Contribuir a llevar adelante una gestión responsable, lejos de hechos de la corrupción y la mala administración, en beneficio del desarrollo integral de nuestro departamento. Quiero proponer, contribuir,  llevar adelante, y fiscalizar políticas en turismo, en la cultura, la educación y salud.
  ¿Qué necesita cambiar la sociedad para que la comunidad GLBT goce de los mismos derechos que cualquier otro ciudadano?
Despojarse del egoísmo de pensar que todo lo que es diferente es malo, de fundamentalismos que violan los derechos de seres humanos de personas que "parecen raras” ante la mirada de la sociedad; comprender que realmente todas y todos debemos poder ejercer los mismos derechos sin importar creencias religiosas, nivel socioeconómico, nivel educativo, pero sobre todo una sexualidad o género diversos; intentar comprender que el amar o desear a alguien del mismo sexo no es ni un pecado ni un delito, es simplemente una forma de vida.
  En estos 20 años como activista, ¿ha habido un cambio favorable en la sociedad con respecto a la comunidad GLBT?
Por supuesto, la prueba más fehaciente soy yo. Ahora, elegido asambleísta departamental, expresando abierta, pública y orgullosamente mi homosexualidad; sin embargo, todavía hay un largo camino por recorrer.
Los niveles de sensibilización varían en el país de acuerdo  con  las regiones y poblaciones. En La Paz se hizo un excelente trabajo. No puedo decir lo mismo de otras ciudades grandes como Santa Cruz o Cochabamba, menos aún de las áreas rurales. Es una tarea pendiente que pretendo llevar adelante.
  ¿Cómo se proyecta  a futuro en la política?
Estoy comenzando un camino en el espectro político. Es un inicio importante en mi vida. Va a ser una escuela que pretendo llevar adelante hasta donde se pueda. Me interesa llevar adelante una gestión positiva y propositiva que me permita continuar en la arena política durante un largo periodo.

Comentarios