“La justicia fue el instrumento para acabar con opositores”

En contacto con una emisora local, el exgobernador de Tarija afirmó que en el país hay un “ranking” de procesos contra líderes que no son afines al oficialismo.
jueves, 8 de diciembre de 2016 · 02:39
Página Siete  / La Paz

El exgobernador de Tarija  Mario Cossío  sostuvo ayer que la justicia fue la herramienta del oficialismo para "acabar” con los liderazgos opositores. La declaración se da después de que    la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA admitiera su demanda contra el Estado.

Este político opositor acusó al Gobierno de  violar  la Convención Americana sobre Derechos Humanos al destituirlo  del puesto de gobernador en diciembre de  2010.
  
"La justicia fue el instrumento usado por el régimen  para acabar con los opositores e  instalarse en el poder de manera perpetua, dejando que  nuevos liderazgos no  pudieran disputar el espacio político y electoral en Bolivia”, manifestó Cossío en un contacto telefónico con radio Panamericana.
 
"Ojalá estos casos concluyan. Esa es mi esperanza, con los resultados y las sentencias que corresponden para restablecer derechos e imponer una justicia que lamentablemente no existe en el país, pero 10 años ya son suficientes para empezar a mirar de distinta manera el futuro del país”, afirmó la exautoridad.

En la actualidad  Cossío  se encuentra  asilado en Paraguay, condición que tiene  desde 2010. El 15 de diciembre de ese año, la exautoridad, junto a legisladores departamentales,  llevó adelante  una huelga de hambre y denunció un  "golpe de Estado”,  que atribuyó al  Movimiento Al Socialismo (MAS). Al día siguiente fue suspendido de su cargo de  gobernador y lo remplazó el oficialista Lino Condori.

Cossío dijo que todo aquello formó parte de una "estrategia de eliminación de líderes opositores”, porque -agregó- tiempo después  las suspensiones fueron declaradas inconstitucionales. 

Aquello ocurrió con el caso de Imbolsur -por el que fue suspendido-, cuando lo absolvieron de haber causado un daño económico de 1,3 millones de bolivianos al Estado. Enterado del fallo, el exgobernador anunció su regreso al país, pero se inició otro proceso en su contra, por el caso del asfaltado de la vía Tojo-La Verdiguera. Fue sentenciado en noviembre de 2016 a dos años y seis meses de cárcel.

El opositor sostuvo que en Bolivia  hay un "ranking”  de procesos, impulsados por el Gobierno,  contra líderes opositores. Agregó que en la lista están incluidos líderes sociales e  indígenas, entre otros. "Es innumerable la lista de víctimas de una estrategia lamentable que se ha presentado en Bolivia”, donde "no había espacio para disidencias, sino la persecución, la cárcel y el exilio”, manifestó.

 

La denuncia   del opositor ante la CIDH 
  • Admisión  El 6 de diciembre se conoció sobre que  la CIDH de la Organización de Estados Americanos  admitió la  demanda  que hizo el exgobernador de Tarija Mario Cossío contra el Estado boliviano por  graves violaciones a la Convención Interamericana de Derechos Humanos y  por vulnerar sus derechos políticos el año 2010.
  • Tiempos De acuerdo con el documento enviado por el ente internacional al Gobierno, se le otorgó un plazo de tres meses. En la nota firmada por Déborah Benchoam, de la CIDH, se lee  que el tiempo se cuenta "desde la fecha de entrega para que presente sus observaciones, conforme al artículo 30 del Reglamento de la CIDH”.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

122
8