Iván Finot, economista e investigador

“Aún queda mucho por hacer para democratizar el Estado”

Es autor del libro Democratizar el Estado, que fue una de las bases para elaborar la Ley de Participación Popular. Plural reeditó el texto que se presentó esta semana.
lunes, 25 de abril de 2016 · 00:00
Pablo Peralta M.  / La Paz

El economista Iván Finot considera que aún hay mucho por hacer para democratizar el Estado, dado  que se dio un gran paso con la municipalización y la Ley de Participación Popular. En la actualidad, no obstante, detecta señales de que el país está retrocediendo en torno a la descentralización.
 
Finot es autor del estudio Democratizar el Estado, el libro que se publicó hace 25 años y que fue una de las bases para llevar adelante la municipalización de los 90, que tuvo como punta de lanza la Ley de Participación Popular.
 
La llamada rosada
 
Este economista recuerda que no era afín al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), cuando en el 93 recibió una invitación de sus dirigentes para conversar sobre su investigación. Y es que había sido preso y exiliado político de la dictadura de Hugo Banzer, régimen que en sus primeros años fue apoyado por ese partido.
 
La reunión fue un día de febrero de ese año. Quien presidió el encuentro fue Gonzalo Sánchez de Lozada, político que gobernó el país -en su primer periodo presidencial- entre 1993 y 1997. La cúpula del partido rosado, tras conocer el planteamiento del economista, aprobó llevarlo a la práctica en lo que hace a la descentralización municipal, dejando de lado la propuesta de autonomías departamentales.
 
"En ese momento había una presión muy grande del movimiento regional para descentralizar hacia el departamento… El MNR se oponía a la descentralización a los departamentos, temiendo el separatismo, pero no tenía qué otra cosa ofrecerles y entonces, como ellos explican en las entrevistas (en el libro),  dijeron ‘hagamos lo que dice aquí, vamos a descentralizar al municipio’”, relata.
 
La revolución inconclusa
 
Cuando la Ley de Participación Popular cumplió 20 años, Finot publicó un artículo en el que mencionó  la "insuficiencia descubierta por Malloy (1970): la Revolución Nacional estaba inconclusa pues, si bien se había instaurado el voto universal, la población rural aún estaba excluida del Estado”.
 
Hoy  comenta que  cuando llevó adelante su investigación, un trabajo importante era el de ese autor, Bolivia: la revolución inconclusa, en el que Malloy demuestra que si bien la Revolución del 52 cambió la estructura  socioeconómica de Bolivia, no había modificado el Estado. Éste seguía intacto.
 
"A partir de esta comprobación yo profundizo en investigación y llego a la conclusión de que no sólo esto era cierto, sino que la población rural estaba excluida del Estado desde su base, que es el municipio. Eso me lleva a plantear la propuesta de ampliar la jurisdicción municipal a la sección de provincia”, explica.
 
Del nombre y del MAS
 
Finot recuerda que el 93, cuando lo convocaron para que plasme en un proyecto de ley lo que el gobierno de entonces había aprobado de sus propuestas, redactó el documento bajo el nombre de  Ley de reforma municipal. Goni  fue quien optó por el denominativo que al final tuvo la emblemática ley, cuando el político al leer la norma puso su interés en uno de los subtítulos que decía: "De la participación popular”.
 
Quienes estudiaron el surgimiento del Movimiento Al Socialismo detectan que uno de los factores que posibilitó su emergencia fue precisamente la Ley de Participación Popular. Una pregunta en ese sentido es ¿calculó el MNR aquello?
 
"No sé si preveían lo que podía pasar en el futuro. Eso es muy difícil saberlo, pero lo que sí había era la decisión de avanzar en el proceso. A ellos les gustó mucho la idea de la revolución inconclusa  y la idea de que había que avanzar en eso también, ampliar el Estado a fin de que la población rural tuviera pleno acceso al Estado boliviano”, comenta Finot.
 
Este autor explica que como bien analiza Moira Zuazo en  ¿Cómo nació el MAS? La ruralización de la política en Bolivia, "los cocaleros aprovechan inmediatamente la participación popular, adoptan un nombre, Izquierda Unida en ese momento, presentan sus candidatos en el Chapare y arrasan.  Luego de eso, como bien relata Moira, se aprovecha la instauración de los diputados uninominales y presentan a su máximo líder Evo Morales, que ahora es nuestro Presidente. El resto es historia”.
 
La municipalización a través de la Ley de Participación Popular significó un gran avance de descentralización. Hoy el país está embarcado en un proceso de descentralización a nivel departamental con las autonomías.  ¿Qué se requiere para avanzar? Finot considera que hay dos aspectos que es "urgente revisar”.  Lo primero: normar  la participación a través de las Organizaciones Territoriales de Base a fin de que todos y todas tengan igualdad de oportunidades de participar; lo segundo, incidir en la parte financiera de las autonomías.
 
"Las autonomías departamentales están en el papel. Las autonomías están muy bien, pero el problema de fondo es que realmente no hay una distribución. La parte financiera está totalmente atrasada”, comenta. Recuerda que cuando se llevó adelante la participación popular no solamente se extendió la jurisdicción, sino que también se dio competencias, recursos; y que en los recursos se transfirieron impuestos que antes eran nacionales.
 
"Lo que pasa con las autonomías departamentales es que siguen con los mismos ingresos que tenían, que son tremendamente desiguales, fundamentalmente las regalías y obviamente las regalías aunque correspondan a recursos que son de todos los bolivianos, depende de la suerte de que bajo el suelo donde uno viva encuentren hidrocarburos y eso no es racional”, sostiene.
 
Una de las propuestas que plantea Finot es cambiar completamente la distribución del IDH, dado que considera que la forma en cómo se distribuye ahonda las desigualdades de los departamentos. En ese marco, considera que es necesario diferenciar entre dos tipos de servicios: bienes sociales y bienes territoriales. En torno a los primeros (relacionados con la salud, educación, saneamiento, etc.) propone que participen los tres niveles del Estado -el municipal, el departamental y el nacional- en garantizar a todo boliviano un servicio digno de salud y de educación, independientemente del lugar donde viva.

En lo que se refiere a los bienes territoriales (caminos, sistemas de riego, etc.) propone que se financie con recursos propios (impuestos y contribuciones propias). "Es para garantizar eficiencia, porque cuando la plata llega regalada, esto se presta a la corrupción y a la ineficiencia”. Pero también plantea que haya transferencias para premiar los esfuerzos fiscales de cada departamento y cada municipio, pero no de la misma manera. "La propuesta mía es que en lo que se refiere a bienes territoriales las transferencias proporcionales al esfuerzo fiscal relativo sean medidas en función del nivel de pobreza o  de riqueza de la gente que vive en cada municipio o en cada departamento”.
 
Democratizar el Estado se publicó hace más de 20 años, ¿pero por qué es necesario democratizar el Estado hoy?
 
 "Todavía queda mucho por hacer para democratizarlo. O sea, se abrió una gran puerta con la municipalización y la Ley de Participación Popular. Hemos retrocedido bastante. En este momento, por ejemplo, a veces  el Gobierno invade competencias municipales, que según la constitución son exclusivas (significa que queda excluido cualquier otro nivel de gobierno)”, responde el autor.
 
Para terminar, Finot  menciona una constatación: "Al terminar la revolución inconclusa con la exitosa Ley de Participación Popular termina el ciclo histórico del MNR. Lo que necesitamos ahora son nuevos partidos, no los partidos del pasado. El MAS es un partido que está vigente en la escena política pero también necesitamos otras alternativas”.

HOJA DE VIDA

  • Formación  Estudió economía en la UMSA. En Francia  realizó  estudios avanzados en Administración Pública y en Ciencias Políticas y Sociales.
  • Labor  Fue funcionario de carrera del Ministerio de Planificación, llegó a ser subsecretario en el gobierno de Siles Zuazo (1982-1985).
  • CEPAL Trabajó como Experto Principal en Descentralización de la CEPAL.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios