El mundo se movilizó contra la pobreza salarial y derechos

En Turquía, la Policía utilizó gases y cañones de agua para dispersar a los manifestantes; en Rusia, cerca de 100.000 personas se reunieron en la Plaza Roja.
lunes, 2 de mayo de 2016 · 00:00
AFP / París

Las manifestaciones del 1 de Mayo tuvieron lugar ayer en todo el mundo, con gritos de apoyo al Gobierno en Cuba y protestas contra los recortes sociales en Madrid, a menos de dos meses de las elecciones legislativas en España. 
 
En Madrid, varios miles de personas, incluidos los líderes del partido socialista, Pedro Sánchez, y del partido ecolo-comunista Izquierda Unida, Alberto Garzón, desfilaron en una marcha organizada por los sindicatos CCOO y UGT, tras una pancarta que rezaba: "Contra la pobreza salarial y social, trabajo y derechos”.
 
A ocho semanas de las elecciones legislativas, lemas como "Contra los recortes, por las pensiones” iban dirigidos contra el Gobierno saliente conservador, mientras que otros como "Nadie es ilegal” o "No al TTIP” apuntaban contra la Unión Europea (UE), su política de inmigración y el proyecto de tratado de libre comercio con Estados Unidos. 
  
En Estambul, Turquía, la Policía utilizó gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes en varios lugares de la ciudad, principalmente en los alrededores de la célebre plaza Taksim, que suele albergar protestas. 
 
Al margen de los alborotos, un hombre murió al ser atropellado, accidentalmente al parecer, por un vehículo de la Policía antidisturbios, mientras cruzaba una calle del centro de la ciudad, según una fuente policial. 
 
Una treintena de personas fueron interrogadas, según la agencia de prensa progubernamental Anatolia.
 
Militantes del Partido Demócrata de los Pueblos (HDP, prokurdo) también fueron dispersados por la Policía, que movilizó a casi 25.000 agentes y cerró numerosas calles con motivo de la fiesta del trabajo, que suele comportar disturbios entre los militantes opuestos al poder y las fuerzas de seguridad. 
 
En Rusia, cerca de 100.000 personas según la Policía participaron en Moscú en una gran manifestación organizada en la Plaza Roja, enarbolando banderas y globos frente a las paredes del Kremlin, algo que recordaba a los grandes desfiles de la desaparecida Unión Soviética. 
 
En Polonia, unos centenares de manifestantes se reunieron en Varsovia, convocados por el sindicato OPZZ y el partido de izquierdas SLD y marcharon en calma por las calles de la capital, donde tuvieron lugar otras marchas menores auspiciadas por varias organizaciones de izquierda. 
 
En Italia, una manifestación unitaria de los tres principales sindicatos (CGIL, CISL y UIL) se desarrolló sin incidentes en la mañana del domingo, bajo la lluvia, en las calles de Génova (noroeste), en presencia de unas 5.000 personas. 
 
En Corea del Sur, decenas de miles de personas protestaron contra una reforma anunciada de las condiciones de trabajo, un proyecto de la presidente Park Geun-Hye y de su partido conservador que prevé facilitar las condiciones de despido. 
 
Mientras que en Francia, la fiesta del trabajo se desarrolló en un ambiente particularmente tenso, después de dos meses de protestas contra un proyecto de ley del trabajo y de numerosas manifestaciones plagadas de violencia. 
Varias decenas de miles -84.000 según cifras de la Policía- marcharon en todo el país, bajo una alta vigilancia policial, pero que no impidió que se registraran incidentes. 
 
En París, donde desfilaron entre 16.000 personas, según la Policía, y 70.000 según los sindicatos, jóvenes con pasamontañas y cascos lanzaron cartones y botellas contra las fuerzas del orden, gritando: "Todo el mundo odia a los policías”. 
 
Las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos. Aún así, estos disturbios fueron aislados, puesto que la mayoría de la multitud desfiló en calma. 
 
El Gobierno había avisado contra los eventuales "alborotadores” y puso en marcha una serie de medidas para evitar altercados. La Policía informó luego de 10 detenidos en la capital y dos heridos leves.
 
Cuba marcha en apoyo   a gobiernos de izquierda amenazados
  
Cientos de miles de trabajadores cubanos marcharon ayer por el 1 de Mayo en apoyo a las medidas de flexibilización económica de Raúl Castro, quien presidió la movilización en La Habana, y a los amenazados gobiernos de Brasil y Venezuela. 
 
Como cada año, empleados y estudiantes desfilaron desde primeras horas en varios puntos de la isla para celebrar el Día de los Trabajadores bajo la orientación de la dirigencia comunista. Sólo en La Habana participaron unas 600.000 personas -según la prensa estatal- que, al grito de consignas y con carteles de apoyo al socialismo, llenaron la emblemática Plaza de La Revolución. Raúl Castro, con camisa blanca de mangas largas, presidió la conmemoración, que este año incluyó a los gobiernos de izquierda de la región en sus proclamas de respaldo al socialismo. 
 
"Este 1 de Mayo es una jornada también para denunciar las maniobras dirigidas a debilitar los procesos de integración regional de nuestra América, revertir los avances alcanzados en las políticas sociales y desestabilizar a los gobiernos de izquierda y progresistas en el poder”, afirmó Ulises Guilarte, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba. 
 
Durante su discurso a la multitud, Guilarte, miembro del poderoso Buró Político del Partido Comunista de Cuba, mencionó en particular a los gobiernos de Venezuela, Brasil, Bolivia, Ecuador y El Salvador.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios