Quintana denuncia complot "mediático y político" contra Evo

viernes, 20 de mayo de 2016 · 01:52
Página Siete   / La Paz

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana,  denunció que el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) sufrió un "golpe mediático-político” por la supuesta existencia del hijo del presidente   Evo Morales.  
Quintana lanzó esa acusación  en la sesión en la que fue interpelado sobre las denuncias de tráfico de influencias con la empresa china CAMC.
 
Se presentó "este golpe mediático con el objetivo de desestabilizar el proceso democrático. Estamos en un momento de restablecimiento de lo que fue el Plan Cóndor (que se sufrió en las dictaduras de la región). Ahora, las fuerzas políticas conservadoras están sustituyendo los fusiles por la mentira; (...) están sustituyendo el golpe militar por la difamación”, declaró la autoridad.
 
Para sustentar esa afirmación, Quintana denunció la presencia de un "cártel de la mentira compuesto por Página Siete, ERBOL, ANF y El Deber, que es el hermano siamés del golpe político- mediático”.
 
Al diario Página Siete lo acusó de "incorporarse a este proceso de desestabilización”, de estar "involucrado con la oligarquía chilena”, de  su "pasado gonista” y que "lo que hizo fue multiplicar el factor de la difamación (...) para dañar el prestigio, la imagen del Presidente y la credibilidad del Gobierno nacional”, e incluso "afectar nuestra política para recuperar el acceso soberano a las costas del Pacífico”. 
 
Sobre ANF dijo que se convirtió en  "una agencia de mentiras” y que "contribuye al proceso de difamación”. La autoridad citó algunas publicaciones que se redactaron con base en la defensa de Gabriela Zapata y las calificó como "inventos”.
 
Tras estos ataques, ANF emitió un comunicado en el que "reafirma sus principios éticos y su decisión de continuar generando una comunicación que busca la verdad para la construcción de una sociedad más justa para los ciudadanos”.
 
Sobre El Deber dijo que  "aunque es mucho más cauteloso y cuida las formas periodísticas, participó de esta conspiración apostando a creerle a Carlos Valverde y a reforzar la versión de que el hijo de Zapata con el Presidente está vivo”, declaró.
 
En torno a ERBOL, dijo que es "otro de los medios rabiosos que todos los días ataca al Presidente, a los ministros y al proceso de cambio”.  
 
Quintana acusó a la Iglesia Católica porque ERBOL y ANF dependen  de esta institución; "tendremos que investigar si hay una actitud explícita de la Iglesia Católica que manda a sus medios de comunicación a atacar deliberadamente al Gobierno. Pido a mis compañeros del MAS iniciar una investigación seria”, afirmó.

Sobre los periodistas 

También se refirió a  periodistas "que fueron la vanguardia mediática de este proceso de desestabilización”. 
Citó a Amalia Pando por hacer acusaciones "sin fundamento” y le pidió "demostrar que Morales cometió estupro (...); lo que corresponde es aplicar la justicia a esta cultura de la difamación. No vamos a tolerar que ocurra esto”.

Andrés Gómez "se convirtió en un rabioso detractor de Evo Morales”. El Ministro lo acusó de difundir información "sin fuente conocida”.
 
Quintana no se limitó con los insultos a Carlos Valverde, quien denunció, a principios de febrero, un supuesto caso de tráfico de influencias que involucraba a Gabriela Zapata y al Presidente. 
 
Lo llamó "narcotraficante que se convirtió en periodista” y cuya denuncia "fue replicada por los medios  y amplificada por las fuerzas de la oposición”.
 
También se refirió al periodista y exdirector de Página Siete, Raúl Peñaranda, a quien relacionó con este grupo de periodistas. En su cuenta de Twitter, el ahora editor general de ANF dijo sentirse orgulloso de esta afrenta del funcionario gubernamental "más poderoso y antidemocrático".
 
Explicó que "no es casual que (Peter) Brennan, encargado de negocios de EEUU, hubiera tenido reuniones con Valverde en 2015, antes de que se produjera y se lanzara esa calumnia atroz del tráfico de influencias”.

Informó sobre la trayectoria del diplomático de EEUU y basado en documentos de  WikiLeaks lo acusó de "conspiración, injerencia extranjera e intervención política” cuando residía en Nicaragua.
 
Siguió con las acusaciones contra EEUU, al que atribuyó "golpes suaves, desestabilizadores a gobiernos progresistas” y citó conflictos en Venezuela, Brasil y Nicaragua, entre otros países de la región.
Procesos penales
 
El ministro Quintana amenazó con procesos judiciales contra los asambleístas Norma Piérola y  Arturo Murillo. 
A la primera le recordó su declaración sobre la existencia del hijo de Evo y que lo acusó de hacer desaparecer al niño.  "Tendrá que presentar al niño ante un juez de familia (...) y tendrá que demostrar esta declaración temeraria en el juzgado, en la Fiscalía”, declaró la autoridad.
 
A Murillo le recordó su tuit en el que afirmaba que está "re, re, re confirmado” que el menor vive. "Tendrá que probarlo ante los órganos jurisdiccionales”.
 
También involucró a otros políticos como Jorge Quiroga, Samuel Doria Medina y Óscar Ortiz de alentar este golpe y a quienes tildó de "fracasados políticos”, "vendidos a los chilenos y a EEUU”, y que forman parte "de una secuencia de golpes de Estado”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

174
185

Comentarios