Desobediencia de Evo impide que su rodilla sane pronto

jueves, 11 de agosto de 2016 · 00:00
ANF  / La Paz

La obediencia no parece ser una cualidad del presidente Evo Morales cuando se trata de cuidar su salud. Tras dos operaciones en la rodilla izquierda, en las últimas semanas su recuperación se ha convertido en un tormento para él y sus médicos. Las intensas actividades de la última semana afectaron nuevamente su rodilla, por lo que los médicos le ordenaron "reposo absoluto”.

Morales hizo más fisioterapias de las ordenadas por los médicos, creyendo que así su recuperación sería más rápida, pero ocurrió lo contrario y su rodilla se inflamó.

En sus palabras, el mandatario se siente "en un calabozo” al ver sus actividades constreñidas a la residencia presidencial, donde ha permanecido la mayor parte del tiempo desde el 12 de junio, cuando llegó allí tras la cirugía a la que se sometió el 7 de ese mes en Cochabamba.

El 14 de julio sus médicos le autorizaron trabajar fuera de la residencia, que ese mismo día empezó a cumplir desde las  6:00. El mandatario aumentó la intensidad de sus actividades, hasta que este  pasado fin de semana, tras cumplir los actos de la independencia de Bolivia, le pasó factura y terminó con su rodilla inflamada y la orden de "reposo absoluto”.

 "(El domingo) a las 17:00 llegó a la residencia y los médicos le dijeron que la rodilla estaba muy hinchada. Le han prohibido hacer ejercicios. Está reposando con hielo en la rodilla, por eso no está acá (en el programa Esta casa no es hotel, de la red ATB)” dijo el vicepresidente Álvaro García Linera.

El domingo, en la parada militar, sus dolencias fueron evidentes cuando en pleno acto decidió tomar asiento y colocar una bolsa de hielo en su rodilla.

Comentarios