Fraternos despiden a Illanes, el folklorista más querido

El entierro será a las 16:00 de hoy en el Cementerio General. Se levantan capillas ardientes en diferentes partes del país.
domingo, 28 de agosto de 2016 · 00:00
Leny Chuquimia /  La Paz 
 
"Ojo cerrado, te he querido”, es la frase -cantada- con la que responden amigos y familiares   cuando se les pregunta que tema musical le gustaba al "doctor Illanes”.   "Las morenaditas eran sus preferidas”, aseguran. 
 
Folkloristas de las fraternidades Eloy Salmón y  Novenantes de la Virgen de Copacabana llegaron ayer al velorio del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes. Con oraciones y el recuerdo de su apego a la cultura,  despidieron al "fraterno y compadre” más querido.
 
Los asambleístas  del MAS en Santa Cruz y otros puntos del país   instalaron  una capilla ardiente simbólica para acompañar desde la distancia el velorio de Rodolfo Illanes.
 
A las 08:30 del segundo día de duelo, la autoridad,   sale del Palacio  para visitar  por unas horas sus oficinas en el Viceministerio de Régimen Interior. Durante más de dos horas la Policía le rinde homenaje y  llegan a este punto compañeros de trabajo, colegas de profesión y funcionarios gubernamentales.   
 
"Hoy nos tocó rendirle  un homenaje. Hemos atravesado muchos momentos muy difíciles pero sin duda este es el más doloroso”, señala  el ministro de Gobierno, Carlos Romero.
 
Con una pequeña procesión encabezada por familiares y autoridades del ministerio al que pertenecía, Illanes es escoltado por la Guardia de Honor hasta el lugar donde será velado por última vez. En sus manos, su viuda y su hija llevan dos fotografías. En ellas se lo ve con algunos años menos y una sonrisa lejana.   
 
Con un par de estandartes, en el  salón velatorio destinado a los amigos y familiares, lo esperan "sus compadres”. La familia que en vida eligió para mantener un lazo de hermandad.
 
"Ya va a llegar”,  dicen mientras caminan nerviosos en la puerta del salón. En sus estandartes amarran un listón negro en señal de un  luto que manifiestan llevan en el alma.
 
"El era fraterno y mi compadre. Mi familia espiritual”, explica uno de los integrantes  de la Asociación cultural Kullawada Peso Pesado Novenantes a Copacabana, Osvaldo Lazarte.
 
"Rodito” -como lo llaman sus amigos- fue kullawa cerca de  20  años. Casi toda la existencia  de esta fraternidad, este año cumple  sus bodas de Plata.
 
"Siempre fue muy activo y constructivo. El hizo nuestra personería jurídica y fue parte de todas nuestras actividades”, señala su compadre.
 
Pero no es la única fraternidad a la que pertenecía. Otro de los estandartes  lleva el nombre la Morenada Eloy Salmón. Este era uno de sus ritmos favoritos.
 
"Yo aún tengo su matraca en mi casa”, hace referencia el fraterno Carlos Zapata mostrando a una fotografía de su compadre con una matraca en forma de pila con los colores amarillo y azul.
 
Sin duda fue el sonido ronco y el ritmo de este instrumento los que conquistaron el corazón de Illanes. "Siempre pedía  que se lo pongan morenaditas”, dice.
 
Uno de los miembros del directorio de la gran Morenada Eloy Salmón, José Mercado señala que la autoridad era muy dado a las tradiciones. "Era respetuoso de las costumbres y amante del folklore. Promovía los valores de nuestra cultura no sólo en el baile sino que también estudiaba el tema”, asevera.
 
Los que bailaron con el "lado a lado” en diferentes entradas folklóricas señalan que no era raro verlo en carnavales vestido de chuta o de pepino. "Quién iba pensar que ahora lo estaríamos visitando en estas circunstancias”, se lamentan.
 
Al lugar llegan decenas de arreglos florales, tantos que no entran en el salón y tienen que ser acomodados en el patio y  pasillos. Los presentes se saludan con una familiaridad que no se vio en los predios gubernamentales. Hay cariño y familiaridad. 
 
Acomodado en medio del jardín improvisado, el ataúd recibe las primeras plegarias. Los fraternos y ahijados compiten con el servicio de la funeraria para  repartir dulces y coca.
 
Los más cercanos, conscientes de su amor por el folklore, piden que para despedirlo pongan la música que le gustaba. Para pedir los temas deciden levantar una lista. Preguntan      a los presentes "¿te acuerdas qué temita le gustaba al doctor?”.
 
"Kullawaditas de Jach’a Mallku” responden algunos. Pero una gran mayoría coincide en que lo que pedía siempre eran las ¡morenadas!. "La de ‘ojo cerrado / te he querido’ o la de las ‘lágrimas de amor’”, les responden.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

84
12

Comentarios