El tañido de las campanas salvó la vida del edecán

domingo, 28 de agosto de 2016 · 00:00
Un poblador de Panduro que fue entrevistado por la red ATB contó que los comunarios querían rescatar al viceministro Rodolfo Illanes y a su edecán, el teniente Iván Linares, tras ser informados de las golpizas que recibían. Este poblador corrió desesperado a la iglesia de la población y repicó las campanas para reunir a las autoridades e impedir la muerte del edecán.
 
"He correteado por el pueblo, he tocado las campanas, he tratado de reunir a las autoridades”, contó el poblador. "Mientras mi persona entró a defender arriesgando mi vida, he venido hasta aquí donde estaba el minero muerto, en el cruce, hasta ahí lo han golpeado (al edecán)”, aseveró.
 
 Iván Linares, el teniente de Policía de 28 años, según declaraciones de los comunarios fue golpeado de la misma manera que el viceministro. Pero, cuando fue rescatado no quería ser trasladado a un hospital; preguntaba sobre el paradero del ministro, decía que estaba bien. Los pobladores le mintieron, le dijeron que su jefe estaba bien para que él acepte ser trasladado al hospital de Conani.
 
Producto de los golpes, el cuerpo de Illanes presenta traumatismos en la cara, el cráneo, las extremidades, el tórax y hasta en los genitales. También hubo fracturas de costillas y el tabique nasal. El fiscal Ramiro Guerrero remarcó que aún uno de los omoplatos estaba salido de lugar. Ayer, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó "sobre la situación del edecán, él está recibiendo el tratamiento especializado”, en el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Paz.
58
13

Comentarios