Albarracín denuncia que hay una masacre blanca en la Defensoría

Según el defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, sólo se despidieron a 32 funcionarios porque cumple con una “reestructuración prometida”.
sábado, 06 de agosto de 2016 · 00:00
Wendy Pinto  / La Paz

El actual rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y exdefensor del Pueblo, Waldo Albarracín, denunció ayer que hay una "masacre blanca” en el interior de la Defensoría del Pueblo  y que la nueva autoridad, David Tezanos Pinto,  está terminando con la institucionalidad y la convierte en una "trinchera política partidaria”.   

  "No acepto y condeno esa actitud (los 60 despidos). Costó muchos años construir un institución a partir de 1998 con Ana María Romero, fueron tiempos prolongados en consolidarse una entidad tan emblemática y hoy se la pretende destruir en un abrir y cerrar de ojos convirtiéndola en una trinchera política”, afirmó Albarracín tras su participación en el desfile por el aniversario del 6 de agosto.

La anterior semana fuentes allegadas a la entidad denunciaron 60 despidos de consultores en línea y personal de planta, y que personas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) son quienes ocupan estos puestos.

 La autoridad defensorial atribuyó los despidos  como parte de una "reestructuración”, que él había prometido cuando era postulante a este cargo. 

Albarracín admitió que no se refirió al tema antes porque tenía esperanzas en que se respete la institucionalidad de la entidad; sin embargo, la denuncia de los afectados reveló lo contrario. "La Defensoría no es patrimonio de un grupo, de una persona o un partido, es patrimonio del propio pueblo boliviano y por eso hay que garantizar su independencia y procurar que estén como trabajadores los mejores elementos humanos, pero eso no se hace”, recalcó.

   El rector de la UMSA recordó que cuando él llegó a la Defensoría el año 2003 no despidió a ningún trabajador, que por el contrario, respetó la institucionalidad porque  los funcionarios fueron elegidos por sus méritos profesionales, compromiso social, sensibilidad humana y sentimiento solidario. "La gente no entró por favoritismos”, insistió.

 Sin embargo, Tezanos Pinto le recordó a Albarracín que están en un proceso de reestructuración. "Eso implica un nuevo organigrama de funciones y nuevas funciones para diferentes cargos, eso no puede ser usado de manera política sin pruebas”.

Asimismo, el nuevo Defensor aclaró que las desvinculaciones del personal en realidad son 32 y no 60 como se denunció hace poco. Según él, la salida de estas 32 personas tuvo que ver con el equilibrio en los sueldos que percibían. "Había un brecha entre los que percibían más y los que recibían menos, tratamos de cortar las diferencias por  un aspecto de equidad”, agregó.

  Tezanos Pinto informó que  cuando él asumió sus funciones había 131 ítems en la entidad y se decidió incrementarlos a 140. "Se ha incrementado la cantidad, nueve puestos más para mejorar la funcionalidad”, dijo.

Comentarios