El chaco de Evo: entre insectos, víboras y abundante vegetación

El Presidente evocó en Mi vida... que cuando llegó al trópico tuvo mucho miedo de “entrar al monte” porque “todo era vegetación, árboles grandes y lleno de insectos”.
miércoles, 4 de enero de 2017 · 03:25
Wendy Pinto  / La Paz

Con muchos  insectos, animales silvestres, selvas vírgenes y asfixiante calor, así describió el  presidente Evo Morales a su chaco en el Chapare, según el libro Mi Vida: De Orinoca al Palacio Quemado. Ésa es la tierra a la que pretende volver algún día, después de terminar sus funciones como  Jefe de Estado.

Desde 2014, el  Primer Mandatario  manifestó en  al menos cinco ocasiones la idea  de retornar a su terruño, según un recuento que efectuó Página Siete. En su autobiografía, Morales describe cómo es ese lugar. 

En ese texto,  el Primer Mandatario  también relata, entre otros pormenores,   su llegada al trópico, las vicisitudes que afrontó y  hasta el anhelo de  tener un "chaco  propio”. 

"En el chaco sólo había un pahuichi, ahí dormía, en el sector de arriba, no tenía paredes, con el techo de palla... Eso era nuestra casa. No había a los costados nada, era abierto, siempre era arribita, porque  abajo hay animales, llegaban víboras en la noche...”, se lee en el capítulo denominado "Trópico, primeros días”. 
 
Evo recuerda que en las calurosas noches escuchaba infinidad de ruidos de insectos y de animales.   En el texto asegura que al principio sólo comía frutas y que   incluso trabajó como peón por un plato de comida. Cultivó  arroz, frutas y  coca. 

Un terreno propio 

En el capítulo  "Chaco propio”  relata una anécdota sobre su anhelo, cuando había entrega de tierras:  "Un grupo abría sendas y se distribuían, pero detrás de ellos caminaba otro grupo que sin trabajar también se distribuían las tierras cada 100 metros, a mí también me tocó uno y escribí en un tronco con machete ‘Evo Morales’, yo no sabía que por delante estaban abriendo la senda, cuando se informaron de que más atrás estaban loteando, vinieron con sus machetes, casi hubo un enfrentamiento y yo de susto me escapé nomás. Nunca más volví ni vi ese chaco”.

Cuando su padre, Dionisio, falleció,  distribuyeron la herencia en Todos Santos. Evo cuenta que se quedó con uno de los  chacos de su papá en el Chapare  y que le dijo a su hermano Hugo que se quedara con la casa de Oruro,  las llamas y los corderos; y además le dijo que ya no viviría en Orinoca. 

En su autobiografía,  Evo recuerda la frase que pronunció su mamá ante su desprendimiento:
 
"Éste es igual que su papá, no tiene ambición”.  

 

 

Sus  anécdotas  
  • Reproche paternal  "Mi papá me dijo: ‘Evito, tú pareces como el perro’; ¿por qué?, le dije, ‘vienes a comer y a dormir nada más’, me contestó”.
  • La coca con espinas  "Estaba cosechando coca y vi unas plantas diferentes, qué raro, la coca con espinas. Me atrasé y me apuraban, les dije que había un planta de coca con espinas que no podía jalar en conjunto sino hoja por hoja. Vino uno de ellos, se ríe y me dice esto no es coca, es naranja, y todos se rieron”.
  •  Tierra  "Estaba soportando el ataque permanente de los mosquitos, mi mano lloraba sangre porque había que tumbar árboles gruesos, pero valía la pena porque era buena tierra”.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

105
109