Después de un año del caso Zapata aún quedan 5 interrogantes sin resolver

Pese al manto de dudas, los operadores políticos del masismo culpan a la oposición y a los medios de comunicación de armar “la mentira” e insisten en una nueva reelección del Presidente.
domingo, 19 de febrero de 2017 · 00:00
  Beatriz Layme  / La Paz
 
El 21 de febrero de 2016, el presidente Evo Morales recogía de las urnas su primera derrota electoral en casi 10 años de mandato. El gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) responsabiliza a la oposición, la derecha,  de armar "una mentira”:  el caso Zapata.
 
 Sin embargo, después  de un año del hecho, existen más interrogantes  que  certidumbre por las declaraciones que realizaron el presidente Morales, sus ministros y la misma Gabriela Zapata.
 
La noche del 3 de febrero de 2016, Carlos Valverde denunció un supuesto tráfico de influencias a favor de la empresa china CAMC, firma en la que su gerente comercial era Gabriela Zapata, la exnovia del presidente  Morales, con quien tuvo supuestamente un hijo. La prueba que presentó Valverde fue un certificado de nacimiento. 
 
Dos días después (5 de febrero), el Presidente admitió su relación con Zapata y que tuvo un hijo con ella, pero aseguró que rompió todo contacto en 2007, después de la muerte de su retoño.
 
Recientemente el Presidente dijo que  "no es que el niño ha muerto, no había habido el niño”. 
 
En ese contexto, existen al menos cinco incógnitas sobre el caso que involucra a Morales, quien busca su habilitación para las próximas elecciones. 
 
Una de las  interrogantes es: si nunca existió el menor, por qué el Jefe de Estado firmó el reconocimiento de paternidad el 20 de junio de 2007, en el que figuran como sus testigos Javier Escalera y José Silvio García.
 
Otra duda es   ¿cómo llegó Gabriela Zapata a ser gerente comercial de la empresa china CAMC? La siguiente incógnita es ¿cuándo realmente asumió el cargo en esa firma china? 
 
 El 12 de mayo de 2016,  Dennis Grundy Ríos, amigo  de Zapata,  declaró en la Fiscalía que la expareja de Morales fue contratada por la empresa china CAMC con el objetivo de que se convierta en la intermediaria para evitar la ejecución de las boletas de  garantía del proyecto de la  vía férrea Bulo-Bulo-Montero por un incumplimiento. Algo que finalmente no ocurrió.
 
En febrero de 2016, el entonces ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo que Zapata llegó a CAMC en noviembre de 2013, pero  el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera,  afirmó  que la  ejecutiva fue contratada recién en 2015. 
 
"El pueblo tiene claro quién es Zapata y qué papel jugó, pese a los esfuerzos del MAS por tratar de mostrar lo contrario. Bolivia sabe que fue pareja de Evo y por ello tenía ingreso libre a todo lado, relación muy estrecha con muchos ministros, pero aún se debe investigar y aclarar cómo llegó a ser tan alta ejecutiva de CAMC y jugar un rol importante para estas empresas”, afirmó el senador de Unidad Demócrata (UD)  Arturo Murillo.
 
Según el jefe de bancada de UD,  Wilson  Santamaría, otra incógnita es ¿por qué  fue modificado, mediante resolución administrativa, el año de nacimiento de Zapata?
 
En una entrevista con ANF, la otrora integrante de las juventudes del MAS, ahora  detenida en la cárcel de mujeres de Miraflores, dijo que se embarazó a los 17 años y dio a luz a los 18 años a un niño que para el Gobierno nunca existió. 
 
En marzo de 2016, la entonces  ministra de Comunicación, Marianela Paco, puso en duda que Zapata haya sido menor de edad cuando concibió al supuesto  hijo con el Presidente y, además, en esa oportunidad presentó dos informes ecográficos que indican que la gestante tenía  20 años de edad. "En ambas ecografías dice que tenía 20 años, pero en una entrevista de ANF a Gabriela Zapata, cuando se le pregunta, dice que tenía 18 años cuando nació el bebé y que se embarazó a los 17 (…). Es contradictorio”, cuestionó Paco.  
 
 Otra de las incógnitas es ¿porqué Zapata  utilizó los ambientes de Gestión Social sin que se entere el exministro Quintana?
 
"Hay una decepción sobre la justicia, metió presos a unos pero a otros ni los llamó”, lamentó el diputado Santamaría.
 
Pese al manto de interrogantes, los operadores políticos del MAS culpan a la oposición y a medios de comunicación de armar "la mentira”.   "(Un) daño imperadonable a la democracia”, como dijo el vicepresidente Álvaro García Linera.
   
Después de un año del referendo, el MAS aún no logra digerir la derrota del 21F y  en noviembre de 2016  en Montero comenzó un plan para habilitar a Evo Morales para 2019 a partir de una estrategia política con el argumento de que el país fue víctima de una mentira y, por tanto, se  debería buscar otra vía para que Morales repostule  a la presidencia.
 
Feliciano Vegamonte, ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia afín al MAS, expresa que "la oposición ha utilizado la mentira para confundir al pueblo boliviano, de esa manera ganarnos en un escenario democrático, pero el pueblo está consciente de la mentira que fabricó  la derecha”.
 
Su colega de las Bartolinas, Juanita Ancieta, afirma que "con semejante mentira nos ganaron y por tal razón nos movilizaremos para defender al Presidente”.  
 
El martes, en los nueve departamentos, autoridades del Gobierno, organizaciones sociales -afines al MAS- se movilizarán para rechazar la supuesta "mentira” que provocó la derrota.
 
El 21F de 2016, 51,7%  de votantes dijo No a la reelección  frente a un 48,3% que apoyaron el Sí.
 
El viceministro de Coordinación con Movimiento Sociales, Alfredo Rada, sostuvo que el objetivo de las marchas es "reivindicar la democracia y el voto por el Sí del 21 de febrero”.

Punto de vista
Carlos Toranzo, Analista político
"Se sigue tapando el problema”
 
Varios meses los bolivianos estuvimos saturados con información periodística, vía televisión, radio, prensa escrita, redes sociales, a veces con sesgos amarillistas, sobre la señora Zapata y sus probables relaciones amorosas con el Presidente de la República, en torno a la probable existencia o no de un niño producto de ese amor.  
 
Conocemos de sobra que la vida particular es un tema de cada quien, las personas tienen el derecho a definir su intimidad de la manera que deseen. Pero, en este caso, no son las intimidades las que interesaban para efectos de análisis de política y de políticas públicas, sino el tema de fondo que estaba en torno a esa temática era no otro que la probable existencia de tráfico de influencias, lo cual es no es ninguna trivialidad.
 
En términos de política comparada se conoce que en los regímenes de fuerte presidencialismo, en los casos en que no existen check and balances, cuando no hay separación de poderes, cuando el Poder Ejecutivo absorbe al Poder Judicial, al Poder Legislativo y a otros poderes, cuando en tales regímenes la política está judicializada y cuando el presidencialismo exacerbado entrega un poder exagerado al líder o caudillo de los procesos políticos, en especial, de procesos que a sí mismos se denominan revolucionarios, lo más probable es que exista demasiada discrecionalidad en el uso de recursos públicos. 
 
Fenómenos de este tipo han engendrado lo que la teoría analiza como capitalismo de camarilla, en América Latina los casos de México, Nicaragua o de Argentina han servido para dar ilustraciones de esa forma de capitalismo. 
 
Pasa un año, y se sigue tapando el problema, se sigue eludiendo el núcleo del mismo: la existencia de tráfico de influencias. Es probable que, como la cuestión está tan cerca de los principales detentadores del poder, no pase nada y la justicia salga por la tangente. 

 
Los hechos  en 2016 
  • 3  de febrero   Carlos Valverde denuncia un supuesto tráfico de influencias a favor de la ejecutiva de la firma china CAMC Gabriela Zapata, exnovia y madre de un supuesto hijo del presidente  Evo Morales.
  • 4  de febrero  El exministro de la Presidencia  Juan Ramón Quintana  confirma la relación Morales-Zapata. Al día siguiente, el Presidente ratifica su relación, pero asegura que rompió todo contacto en 2007, tras la muerte de su hijo.
  • 9  de febrero  Después de que circuló en redes sociales una fotografía de Morales y Zapata en el Carnaval de Oruro 2015, el mandatario  confirmó la veracidad de la imagen y dijo que ese entonces no la reconoció. "Era cara conocida”, justificó.
  • 10  de febrero  Zapata rompe el silencio, se declara víctima   y anuncia juicios contra quienes mellaron su dignidad. Paralelamente, Morales  pide al Contralor y la Asamblea investigar los contratos con CAMC para desvirtuar que  hubo tráfico de influencias.
  • 16  de febrero  Se conforma la comisión mixta para investigar a  Zapata, los contratos millonarios entre el Estado y CAMC. 
  • 26  de febrero   Zapata es detenida. Luego su tía Pilar Guzmán revela que el hijo de Evo "está vivo”. Un  día después, Zapata  es remitida a la cárcel y luego la Fiscalía detiene a su "amiga íntima”, Cristina Choque.
  • 29 de febrero  Morales pide mediante un juez que le presenten a su hijo. Tras un proceso, en mayo una jueza concluyó que no existe el menor.  
  • 16 de mayo  El abogado de Morales, Gastón Velázquez, presenta una denuncia contra Zapata y los abogados Eduardo León, Wálter Zuleta y William Sánchez, además contra Pilar Guzmán por trata de menores.
  • 17 de mayo  Un día después de que Morales instauró la demanda, fueron  detenidos Pilar Guzmán y su abogado Eduardo León, quienes continúan en la cárcel. Posteriormente detuvieron a otras seis personas por presentar a un menor como si este fuese hijo de Morales y Zapata. Están prófugos Sánchez y Zuleta.
282
18