Identifican al menos cuatro incoherencias en caso Illanes

El chofer de Illanes negó, ante la Fiscalía, que haya ido a comprar dulces como informaron autoridades y declaró el oficial Linares, edecán del Viceministro.
martes, 2 de mayo de 2017 · 00:00
Beatriz Layme  / La Paz

Existen al menos cuatro contradicciones entre las declaraciones de fiscales y autoridades del Gobierno sobre el caso Illanes, denunció el senador Arturo Murillo.

  El 25 de agosto,  el entonces viceministro Rodolfo Illanes se trasladó hasta la localidad de Panduro para negociar con los cooperativistas mineros,  quienes bloqueaban la carretera La Paz-Oruro. Ese día fue secuestrado, golpeado  y luego asesinado en el lugar.

Después  de ese trágico episodio, surgieron diferentes versiones sobre la presencia de Illanes en Panduro. En ese marco, Murillo indicó que una de las contradicciones es que Illanes no fue solo hasta esa localidad para reunirse con los cooperativistas mineros, como aseguraron las autoridades.

    Prueba de ello -dijo Murillo-  es la declaración de José Luis Quiroga Altamirano, ahora viceministro de Régimen Interior, que el 26 de agosto declaró en la Fiscalía que la mañana del 25 de agosto viajó hasta la localidad de Konani para reunirse y coordinar actividades con Illanes. 

La declaración de Quiroga señala que Illanes no estaba en Konani, y por información de su chofer supo que fue hasta Pandudo en un vehículo azul  con la finalidad de entablar diálogo con los cooperativistas.

 Quiroga informa que se trasladó hasta Panduro y que cuando llegaron, vio cómo los cooperativistas mineros se llevaron el vehículo de Illanes, en el que  sólo estaba el oficial Linares, edecán del  Viceministro. 

"Confirmando el secuestro del viceministro Illanes y descartando el mío, dándose la orden de avanzar con todos los efectivos a fin de poder intentar un rápido rescate. Yo volví a ingresar hacía Panduro en el vehículo del Comandante Departamental intentando comunicarme con los dirigentes de Fencomin, a fin de persuadirlos de que dejen en libertad al viceministro Illanes”,  se lee en la declaración de Quiroga.

     Quiroga, en ese entonces director de Régimen Interior, fue quien tuvo el primer contacto telefónico con los mineros que secuestraron a Illanes.  


    Para el senador Murillo esa declaración demuestra que Illanes no fue solo a negociar con los cooperativistas mineros.

Otra contradicción se da  entre el oficial Yuri Linares (edecán de Illanes) y el clase Rubén  Quisbert (conductor del Viceministro). 

  Linares declaró que el conductor se fue a una tienda cercana a comprar dulces y al enterarse de que Illanes estaba  retenido,  ya no se acercó por seguridad.

Mientras que Quisbert informó que Illanes le instruyó avanzar junto a él a pie para visualizar si había paso, pero antes de partir el Viceministro recibió una llamada y se quedó junto al vehículo.
 
Ante eso el chofer fue solo -declaró-, para ver si existía vía libre más adelante.

   
El senador Murillo manifestó que estas contradicciones "llaman mucho la atención”, porque se dan en el momento exacto que fue secuestrado Illanes.

"Quisbert indica que cuando fue a ver si existía paso, Illanes estaba junto al vehículo y dentro de este el oficial Linares. Por otro lado Quiroga señala que cuando llegó hasta el vehículo de Illanes estaba sólo Linares ¿qué pasó? nadie explica esto”, cuestionó Murillo.

 A esto -afirmó - se suma las incoherencias entre el fiscal general Ramiro Guerrero y el fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, sobre el extracto de llamadas del teléfono de Illanes. 

El 8 de febrero, Murillo reveló el extracto de llamadas del teléfono de Illanes, correspondiente al día de su muerte.  De acuerdo al documento el entonces Viceministro llamó en reiteradas oportunidades al Palacio de Gobierno antes de ser asesinado.    

Al día siguiente, el fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, manifestó que la Fiscalía ya estudió e hizo el cruce de las llamadas de Illanes correspondientes al día de su muerte, y que producto de esta tarea ya declararon civiles y autoridades para aportar en la investigación de su asesinato.
 
No obstante, el 12 de abril el fiscal Guerrero, en informe oral que brindó a la Cámara de Senadores, dijo que "recién” tuvieron acceso oficial al análisis de llamadas de Illanes.   

"Esto demuestra que el fiscal Blanco es un mentiroso, debido a que éste afirmó en febrero que el extracto de llamadas de Illanes no  era ninguna novedad, que ellos ya habían investigado”, expresó Murillo.

La cuarta paradoja -indicó Murillo- está en la declaración del minero Rubén Ramiro Quenta Trujillo, que fue  tomada por el fiscal William Guarachi.

Quenta informa al fiscal que "la gente comentaba que en el vehículo había mucho dinero, un monto de 50 mil dólares y   5 millones de bolivianos, ese dinero habría sido para comprar a dirigentes”.

"Esto es algo que nos llama la atención puesto que jamás se habló de ello, la pregunta es ¿para qué era el dinero y de dónde salió semejante cantidad? y ¿por qué se mantiene en secreto? toda vez que la Fiscalía no dice nada”, manifestó Murillo.

Frente a estas discordancias, el senador Murillo exigió a las autoridades dar "explicaciones”  a la familia de Illanes y al país pues "creo que se oculta mucha información del caso a la población boliviana”.

 

Los  antecedentes
  • Secuestro  Rodolfo Illanes, asesinado el 25 de agosto del año pasado,  había ido a la zona de Panduro para buscar que los mineros cooperativistas instalen el diálogo con el Gobierno y así pacificar la situación de conflictividad; no obstante, fue secuestrado y asesinado de manera cruel.
  • Llamadas  Según el extracto de llamadas telefónicas del número de celular de Illanes, éste hizo al menos 135 llamadas; más de 50 al exsubcomandante y comandante de la Policía departamental de La Paz, al Ministerio de Gobierno y al titular del despacho Carlos Romero, también al ministro de la Presidencia en ese entonces, Juan Ramón Quintana. Illanes hizo la última llamada del número de celular 71521257 a las 17:24 a su sobrino Jerson.
 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

177
53