Con dos años de retraso, la editorial estatal nacerá como empresa pública

La diferencia de visiones es una de las causas del atraso del proyecto, que tuvo una inversión de Bs 69, 6 millones. La exministra Amanda Dávila es la responsable de crear la nueva Empresa Editorial del Estado.
domingo, 28 de mayo de 2017 · 00:01
Liliana Carrillo V.  / La Paz
 
La editorial estatal, creada por decreto supremo de 2013 como una unidad del Ministerio de Comunicación, debía estar en operaciones en octubre de 2015. El proyecto, en el que se han invertido   69,6 millones de bolivianos para la compra de equipos y construcción de una base, aún no funciona. El  Gobierno ahora ha decidido que  nazca como empresa pública descentralizada.   
 
"El plan de negocios de la Empresa Editorial del Estado, los estatutos de la empresa y toda la otra normativa legal que exige la Ley de Empresas estarán concluidos dentro de poco. La editorial estará funcionando a breve plazo”, informó la exministra de Comunicación Amanda Dávila,   actual responsable del proyecto. 

La historia del proyecto
 
El Decreto Supremo Nº 1818, del 4 de diciembre de 2013, estableció la creación de la Empresa Editorial del Estado Plurinacional de Bolivia, como una unidad dependiente del Ministerio de Comunicación. El artículo 3 de la norma reza: "Se autoriza al Ministerio de Comunicación la contratación directa para la adquisición de una imprenta nueva marca Heidelberg con todos los equipos y accesorios necesarios para su funcionamiento, así como bienes, obras y servicios necesarios para la implementación de la Editorial del Estado Plurinacional de Bolivia”.
 
El 15 de diciembre de 2014, el Ministerio de Comunicación -encabezada aún por Amanda Dávila-  firmó  con la empresa alemana  Heidelberg Druckmaschinen  el contrato de compra de equipos para la editorial del estado por 58,6 millones de bolivianos. El entonces viceministro de Gestión Comunicacional, Sebastián Michell, declaró que la nueva editorial "principalmente prevé absorber el trabajo que demanda el Ministerio de Comunicación y de las diferentes entidades públicas, en materiales  de papel, ya sea de texto o gráficos”. Añadió que el periódico Cambio también sería impreso allí.
 
Para la instalación de la imprenta se eligió un galpón  en la zona Villa Dolores de El Alto, que había sido usado por la Agencia de Cooperación de Estados Unidos (Usaid). La firma del convenio de derecho propietario se realizó el 26 de mayo de 2015, cuando Marianela Paco ya era titular de Comunicación.
 
El 16 de junio de 2015, el director de Medios Estatales , Moisés Mercado, informó en un acto  de rendición de cuentas que toda la maquinaria alemana   ya había sido fabricada y estaba rumbo a Bolivia. Para construir las instalaciones de la imprenta en El Alto "están previstos 13 millones de bolivianos”,  agregó.
 
En julio de 2015, llegó a Bolivia la maquinaria de Heidelberg. El terreno donde iba a instalarse, sin embargo, no estaba listo. Según el contrato "llave en mano” los equipos debían montarse en dos meses y entrar en funcionamiento  en octubre de 2015.
 
En enero de 2017, la gestión de Paco anunció la inauguración de  la editorial como una unidad del Ministerio de Comunicación. La ahora exministra  informó que los equipos de la imprenta ya estaban instalados y funcionando  y que "sólo faltaba un decreto”. "Yo dejé todo listo”, reafirmó.
  El retraso
 
 Faltaba, sin embargo,  "un marco económico, legal y técnico que garantice, a largo plazo, el funcionamiento de un proyecto de esa envergadura”, según Amanda  Dávila. En su gestión en el Ministerio de Comunicación -dijo- ya se concibió la editorial como una empresa pública. Su sucesora, en cambio,  la proyectó como parte de esa cartera de Estado,   como establece el DS 1818.  
 
  "Hubo visiones distintas, aunque totalmente legítimas, respecto al proyecto. Se pretendía que la editorial sea una unidad  del Ministerio de Comunicación frente al proyecto original de crear la Empresa Editorial del Estado Plurinacional, pues la industria editorial es un negocio acelerado, que necesita, por ejemplo, comprar insumos, tomar decisiones gerenciales rápidamente, frente a los tiempos burocráticos que son más lentos”,  argumentó Dávila.
 
El atraso de 19 meses -hasta ahora- en el inicio de operaciones de la editorial, según la responsable de la nueva empresa estatal, no significa más gastos. "La inversión es la prevista en el decreto inicial que da luz verde al proyecto de la editorial”, sostiene. El Decreto Supremo 1818 autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas realizar un traspaso presupuestario interinstitucional con recursos de TGN  por un monto de hasta 75, 3 millones de bolivianos al Ministerio de Comunicación para la implementación de la editorial.
 
En el mercado

Como toda empresa, la editorial estatal competirá en el mercado en cuanto esté en funcionamiento. Inicialmente se preveía que imprima documentos oficiales y los libros que formarán parte de la Biblioteca del Bicentenario, que se publican desde 2016.
 
 "La editorial del estado ofrecerá un servicio de excelencia y a precios competitivos. Además, siendo una empresa pública y más que una simple imprenta, también cumplirá con  su rol de promover el desarrollo de la cultura nacional y de difundir  la producción literaria e histórica de sectores que, pese a su talento,  no tienen acceso a la publicación porque son indígenas, son  jóvenes, son mujeres y de escasos recursos”, dijo Dávila.
 
Aseguró que será una empresa pública modelo, que recoja los mejores resultados de sus pares. "La empresa editorial del Estado aportará, como muchas otras empresas públicas,  a la economía generando utilidades para el Estado,  financiando la política social y creando fuentes de empleo”, sostuvo.
 
Moderna prensa plana para periódico, libros y otros trabajos

La Empresa Editorial del Estado   cuenta con prensas planas con capacidad para imprimir  20.000 ejemplares en una hora de cuadernos, afiches, libros y otros, informó la responsable de crear la empresa pública, Amanda Dávila. Dijo que el periódico gubernamental Cambio está "entre sus potenciales clientes”.
 
Esta es la explicación de la exministra: "Al inicio del proyecto recibimos un asesoramiento de primer nivel de expertos alemanes que estudiaron el mercado de la industria gráfica latinoamericana, incluida la boliviana, que establecían que no era conveniente ya comprar una rotativa para periódicos porque podía convertirse en un elefante blanco. Una rotativa Heidelberg, por ejemplo, imprime en una hora y media 50.000 ejemplares diarios de periódico que sería  toda la producción  diaria  en Bolivia.   
 
Los alemanes, y aquí quiero resaltar el apoyo del anterior embajador alemán Peter Linder, recomendaron prensas planas con capacidad para imprimir  20.000 ejemplares en una hora y, luego, imprimir  distintos materiales y gramajes entre  0,36 gramos hasta 450 gramos, que es la cartulina. Se puede producir  cuadernos, afiches, libros, trípticos, revistas y otros. 
 
La opción de esta maquinaria ha sido la correcta como lo hemos demostrado en pruebas de impresión de una edición central de Cambio en la propia editorial en presencia de la Ministra de Comunicación, viceministros, ejecutivos de Cambio y personal de Heidelberg”,

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

81
27