Recibieron a los nueve con lágrimas, rezos y acusaciones

Fueron expulsados del vecino país, luego de estar presos en la cárcel de Alto Hospicio por más de 100 días. Los nueve dijeron que tienen “la conciencia limpia”.
jueves, 29 de junio de 2017 · 02:30
Pablo Peralta M.  / Pisiga 
 
El primero en pisar suelo boliviano fue Karl Luis Guachalla, quien a las 7:56 descendió de una de las camionetas que trasladaron a los nueve hasta el punto fronterizo Pisiga-Colchane. Karl bajó y de inmediato se fundió en un abrazo con su madre, Sara, quien empezó a llorar. 
 
¿Qué fue lo primero que se le pasó por la mente a Karl al pisar suelo nacional? "Me sentí libre y tranquilo”, confesó después. Y serenidad también sintió más de uno de los familiares que asistieron ayer al recibimiento. "Soy mamá de Juan José Torres -dijo una de las asistentes- y ahorita estoy feliz y  muy tranquila,  ya quiero abrazarlo”.   
 
Ayer, los nueve  fueron expulsados del vecino país, luego de estar presos en  Alto Hospicio por más de 100 días, y después de    haberse sometido a un juicio abreviado.  
 
La llegada, el llamado
 
Los familiares llegaron  en la madrugada de ayer a Pisiga, en un bus que partió de plaza Murillo. En el motorizado descansaban,  cuando alrededor de las 7:25 se enteraron que sus allegados  ya estaban en  la zona. De inmediato  salieron del vehículo y comenzaron a correr hacia las rejas del complejo fronterizo de Colchane. 
 
En el lugar,   hicieron una media luna al costado izquierdo, donde esperaron el momento clave. Mientras tanto, al fondo se vislumbraban vehículos que tenían luces de patrulla  azules. Alguien dijo: "esas luces son” y la ansiedad empezó a sentirse a flor de piel. 
 
En una pancarta  que llevaron  se leía: "Feliz retorno a su patria Bolivia”, y mientras esperaban, algunos conversaban con periodistas. Contaban  los minutos y segundos hasta que llegó el momento. Todo  ocurrió de forma vertiginosa. Abrazos y  llantos por doquier... Todos  buscaron a sus allegados.  
 
Después, los familiares   acompañaron a los nueve hasta una dependencia cercana,  para que terminen sus trámites de migración. Luego, a las 8:15,  ingresaron a unos ambientes de la Aduana Nacional, donde se agarraron de las manos  y oraron el Padre Nuestro.
 
"Nosotros estamos con la conciencia limpia. Cumplíamos nuestras obligaciones”, dijo Juan José Tórrez. Con agradecimientos comenzó su alocución  Álex Johnny Carvajal, capitán  del Ejército. "Agradezco  al supremo creador: Hoy nos vuelve a reunir a todas nuestras familias”, expresó.  
 
Posteriormente,  pidieron que los periodistas se retiren  para tener un momento de intimidad. A las 9:23, salieron de esos ambientes  y se dirigieron  a la puerta de  la flota, la misma en la  que llegaron los familiares.  
 
Fue en ese instante que  un pequeño grupo comenzó a fustigarlos. "Le han hecho mal al país”, "qué vergüenza”, fueron algunas frases que espetaron.  
 
Dos personas se identificaron y emitieron  declaraciones a la prensa: Maritza y Luis Condori. La primera dijo que debido al caso, Chile está más estricto en la cuestión migratoria. "Los  chilenos ya están comenzando a molestar a los pasajeros  y transporte internacional. De todo nos molestan, por  culpa de ellos”, dijo Maritza, quien sostuvo que trabaja en el ámbito de "transporte internacional”. 
 
Luis denunció que uno de los detenidos -Arsenio Choque, el chofer-  tendría antecedentes negativos. Desde la Aduana se informó que él   estaba bajo una contratación que se suele  hacer para los operativos específicos y que no sería funcionario como el resto.     

Ninguna autoridad  se refirió ante la prensa sobre  el incidente que generaron esas personas que "salieron de la nada”.     Mientras todo esto ocurría, el bus arrancó y se dirigió rumbo a la sede de Gobierno, devorando kilómetros a su paso. Por la tarde, llegaron a Palacio.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

124
117