“Hay muchos corruptos inexpertos y por eso el tema resulta más perceptible”

“Siempre lamenté la falta de formación política de esa ‘nueva clase política’, lo que llevó a que se acercaran al aparato del Estado con la comprensión simplista del  Estado patrimonial”, opina Puente.
lunes, 5 de junio de 2017 · 00:00
Ivone Juárez /  La Paz

El analista Rafael Puente comenta la encuesta de Mercados y Muestras sobre la percepción ciudadana  respecto a los actuales niveles de corrupción en Bolivia. Considera que el hecho de que siete de cada 10 personas opinen que los niveles de corrupción actuales son mayores o iguales a los de anteriores gobiernos responde   a una "visibilización de la corrupción” y "lo que podemos llamar su socialización”.

"Hay muchos corruptos inexpertos y por eso el tema resulta más perceptible”, afirma Puente, quien fue gobernador de Cochabamba y viceministro de Régimen Interior del  Gobierno del MAS.

  ¿Qué opina de  que siete de cada 10 bolivianos considere que el nivel de corrupción actual en el país es igual o mayor que en anteriores gobiernos?

Me parece una percepción correcta. Quienes piensan que la corrupción ahora es mayor es porque no perciben que lo que ha aumentado en realidad es la visibilización de la corrupción, y lo que podemos llamar su socialización. Hay muchos corruptos inexpertos y por eso el tema resulta más perceptible.

Considerando que una de las primeras ofertas electorales del MAS fue la lucha contra la corrupción y que en el inicio de su gestión aprobó la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz de lucha contra la corrupción, ¿qué costo político representa para ese partido esta percepción de la población?

 Creo que el costo es muy alto. De hecho, el gran golpe que preparó el triunfo del No en el último referendo fue el escándalo del Fondo Indígena Originario Campesino (Fondioc), en el que lo más grave no fue el monto del dinero defraudado (más bien pequeño comparado con la corrupción que hay en YPFB, por ejemplo), sino la sorpresa y decepción de que los  y las responsables fueran mayoritariamente indígenas. De hecho, los casos escandalosos son muchos más, pero el del Fondioc tuvo contenidos cualitativos muy graves.

¿Cuál de las denuncias de corrupción conocidas durante los 11 años de gestión del MAS habrá calado más en la población boliviana?

 Lo dicho, la denuncia sobre el Fondioc.

¿Cuánto habrá pesado el caso Zapata en esta percepción de la población respecto a los niveles de corrupción actuales?

 Creo que también pesó mucho, y pesó mucho más el tema de la corrupción (uso indebido de influencias) que la anécdota del hijo (con el presidente Evo Morales) que resultó inexistente. Por eso lo del  "cártel de la mentira”  fue un invento para consolarse. El problema de fondo es el que ha llevado a la señora Gabriela Zapata a los diez años de condena.

¿A qué atribuye las innumerables denuncias de corrupción que se conocieron en el gobierno del MAS: al tiempo ininterrumpido de gestión (11 años), al descontrol en el manejo de la cosa pública, al desconocimiento y falta de experiencia de la nueva clase política que asumió la gestión de gobierno? ¿A otro factor?

Todos esos factores influyen, pero el principal es el desconocimiento y falta de experiencia de la nueva clase política. Personalmente, siempre lamenté la falta de formación política de esa "nueva clase política”  lo que llevó a que se acercaran al aparato del Estado con la comprensión simplista del  Estado patrimonial; es decir, la convicción de que el Estado es un bien común del que unos cuantos se vienen aprovechando, y ahora que me incorporo yo a su aparato no lo hago para cambiarlo, sino para cobrar mi parte de la herencia. Y luego resulta que cuando estoy cobrando mi parte de la herencia, me doy cuenta de que también puedo cobrar la herencia de otros, y el tránsito a la corrupción es casi natural e imperceptible. Así se explica lo del Fondioc.

¿Qué debe hacer el gobierno para revertir esta percepción de la gente?, ¿qué señales debe enviar?

 A estas alturas es muy difícil revertir esa percepción. Como también es difícil enviar señales, ya que para que éstas sean convincentes se requeriría tocar a personajes aparentemente intocables (ahí está el exministro de la Presidencia que, mientras la señora Gabriela Zapata va a la cárcel, disfruta de una embajada en el Caribe); y son muchos los casos que no sería nada fácil destapar y sancionar.

 

HOJA DE VIDA

  • Formación  Estudios de filosofía y letras, teología y psicopedagogía. Fue jesuita y ahora se dedica a la educación popular.
  • Cargos  Gobernador de Cochabamba, viceministro de Régimen Interior y diputado.



AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

200
56