“Toda futura relación estará mediada por el fallo de la CIJ”

El senador chileno sostuvo que el Tratado de 1904 y ahora el fallo de la Corte Internacional de Justicia “se constituyen en el marco de nuestra futura relación”.
viernes, 05 de octubre de 2018 · 00:04

Pablo Peralta M. / La Paz

Ricardo Lagos Weber, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores (RREE) del Senado de Chile, afirma que el Tratado de 1904 y ahora el fallo de La Haya se constituyen en el marco de la futura relación entre Bolivia y Chile.

En entrevista con Página Siete, el senador sostuvo, entre otros detalles, que después del veredicto de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), “hoy se abre una nueva etapa con Bolivia” y que ambos países “siempre vamos a ser vecinos y eso es lo que debemos afianzar”.

Usted es hijo del expresidente Lagos, quien llegó a Bolivia el 22 de enero de 2006, cuando Evo Morales juró por primera vez a la presidencia. ¿Qué le comentó el exmandatario sobre aquel acercamiento que después derivó en la Agenda de 13 puntos?

Creo que él ha sido muy explícito sobre la relación con Bolivia y su apreciación acerca del presidente Morales. En mi caso yo también concurrí a la toma de posesión del presidente Morales en esa fecha en mi calidad de encargado de temas internacionales del comando de la electa presidenta Michelle Bachelet. Y tuve la oportunidad de conocerlo y conocer su hogar.

En ese entonces se comienza a delinear lo que se conoció posteriormente como la Agenda de los 13 puntos. Esta agenda constituyó un esfuerzo genuino para generar confianzas y tratar bilateralmente temas de común interés.

En todo caso, siempre quedó muy claro que el Tratado de 1904 quedaba intacto y en consecuencia los temas de soberanía no fueron parte de dicha agenda, sin perjuicio de las aspiraciones del Gobierno de Bolivia.

Los gobiernos de Bachelet y Piñera negociaron con el de Morales, pero al final Bolivia interpuso la demanda ante La Haya. ¿Cuál estima usted que fue el factor por el que esas tratativas no llegaron a buen puerto?

Tengo la impresión de que el gobierno del presidente Morales llegó a la conclusión de que la Agenda de los 13 puntos, si bien ayudaba en un número importante a los ciudadanos y a nuestros pueblos, al no incluir el tema del acceso soberano al mar debía generar un escenario distinto. Dicho escenario, como lo conocimos posteriormente, fue la demanda ante la Corte Internacional de Justicia.

Las autoridades en Bolivia indicaron en más de una oportunidad que la demanda no debería verse como un acto inamistoso. ¿Cómo se vio en Chile la causa que planteó Bolivia en la CIJ?

Se vio como lo que fue, un acto por el cual un país vecino decide sustituir el diálogo bilateral por la intervención de un tercero que se pronuncie sobre supuestos derechos que Bolivia creía sostener.

Algunos podrán definir esa decisión como inamistosa o confrontacional, otros, que simplemente se usaba un foro de solución de controversias dentro del sistema ONU.

Con todo, no cabe duda que el lenguaje político y diplomático significó un cambio pivotal en la relación entre Bolivia y Chile, que fue percibido de manera negativa en Chile y que marcaba las relaciones entre los dos países por un largo periodo que excedería el juicio y el resultado del mismo.

¿El fallo de La Haya aleja la posibilidad de una negociación entre ambos países? ¿Estamos en un punto muerto?

Para Chile, la aspiración de acceso soberano al mar por parte de Bolivia está cerrada. Bolivia decidió recurrir al CIJ y demandar a Chile, la Corte se pronunció de manera categórica y clara: no acogió la demanda de Bolivia.

El gobierno del presidente Morales gatilló voluntariamente este mal resultado. Luego del fallo, hoy se abre una nueva etapa con Bolivia, el contenido de la misma dependerá de la voluntad de los líderes y en particular de las autoridades bolivianas. Con Bolivia siempre vamos a ser vecinos y eso es lo que hoy debemos ver. El cómo y cuándo retomar las conversaciones en temas de interés mutuo que redunden en una mejor calidad de vida para nuestros ciudadanos, eso es hoy lo que nos debe guiar.

De forma reciente, usted declaró que el principal obstáculo entre Bolivia y Chile no son los bolivianos, sino Evo Morales. ¿Por qué tiene esa postura?

Luego de la decisión de Bolivia de llevarnos a la CIJ, leímos no pocas declaraciones del presidente Morales que fueron injustas y agraviantes hacia el pueblo de Chile. El Gobierno de Bolivia ha generado un profundo malestar en una parte mayoritaria de los chilenos, que va a tomar varios años superar y ese malestar no es con el pueblo de Bolivia, es con aquellos que usaron expresiones muy negativas hacia nuestro país.

Morales arremetió contra La Haya y el Canciller habló de que a Bolivia no corresponde acatar el fallo. Del otro lado, el expresidente Carlos Mesa llamó a “aceptar el fallo aunque nos parece injusto” y encarar el futuro con Chile “sobre esa realidad”. ¿Cómo lee estas dos posturas?

Yo no voy a opinar sobre las diferencias internas que pueden existir. Todo el mundo vio el resultado del fallo, que fue categórico, y yo creo que la contundencia del fallo habla por si sola.

Evo apuesta a la reelección. Usted declaró que Morales ya no es “un interlocutor válido” y el expresidente Frei afirmó que para Chile “sería ideal que el próximo año tengamos un presidente electo de Bolivia que esté dispuesto a conversar”. ¿Qué pasará si Morales sigue en el poder?

Lo primero que quiero decir es que el pueblo soberano de Bolivia es quien decidirá a su próximo gobernante y sobre eso no me cabe opinar.

Si es reelegido el presidente Morales, desde el punto de vista formal, será el interloculor de Bolivia con todos los países. Empero, como dije anteriormente, las descalificaciones que ha realizado el presidente Morales no constituyen per se un impedimento para un diálogo futuro, pero no hay duda que lo harán difícil. Más aún cuando emitida la sentencia por la Corte el presidente Morales llama a no acatar lo que él define como “el informe de La Haya”.

Reitero, con Bolivia siempre vamos a ser vecinos y eso es lo que debemos afianzar, la relación entre ambos países. La misión de los gobiernos de ambos países es crear las condiciones para el desarrollo de nuestros pueblos y ese debe ser el centro de nuestra actividad política. Ahora, toda futura relación estará mediada por el fallo de la CIJ.

¿Cómo encontrar puntos de encuentro entre Bolivia y Chile?

Yo creo que los países debemos buscar todas las instancias de diálogo. Tenemos el Tratado de 1904 y ahora el fallo de La Haya que se constituyen en el marco de nuestra futura relación. Yo siempre he dicho que los mandatarios pasan y los pueblos quedan y esa debe ser nuestra misión, pensar con tranquilidad, tomarnos el tiempo necesario.

La mirada de latinoamérica debe ser en conjunto, por el bienestar de nuestras naciones. Debemos formar alianzas para enfrentar los nuevos desafíos que tenemos en el mundo. Latinoamérica necesita enfrentar las desigualdades, los temas medioambientales y por sobre todo la protección y defensa de la democracia y los derechos humanos.

HOJA DE VIDA


Perfil Ricardo Lagos W. es abogado. Es presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Chile.
Dato Es senador por la Región de Valparaíso. Integra también la Comisión de Hacienda.

40
2