Remedios, la mujer transgresora que rompió esquemas en “épocas difíciles”

La comadre, como le dicen de cariño, fue un símbolo no sólo para las mujeres, sino para los más excluidos de la democracia, indica una politóloga. Hace un mes fue reconocida en el Legislativo. El viernes falleció.
domingo, 16 de diciembre de 2018 · 00:00

Wara Arteaga  / La Paz

Allá por el año 1989 , Remedios Loza se convirtió en la primera mujer de pollera en conseguir un curul en el Parlamento    boliviano. Su vida estuvo marcada por romper esquemas en un “contexto difícil”, según mujeres representativas de la política nacional.

“Si la presencia de las mujeres era estereotipada y ridiculizada, la de  una mujer, además de pollera y de origen aymara, era doblemente transgresora. En ese momento ya se empiezan a romper una serie de barreras”,  indica Erika Brockmann, politóloga y exparlamentaria, al recordar la vida de  “la comadre Remedios”. 

 La especialista agrega: “Es la democracia la que posibilita que Remedios Loza sea un hito en el proceso, no sólo de mujeres, sino también de las personas excluidas de la democracia  más restringida”.  

Ella, Carlos   Palenque, y la Tribuna libre del pueblo nacieron en una época clave  de la historia nacional. Aquel emblemático  programa  fue un espacio donde, según Brockmann, surgió   una  relación afectiva entre ellos y  la población. “En esa  época se estaba transitando por los efectos  que implicó lo que se llama la década perdida, en términos económicos. Empezó  con la época de la crisis nacional, el capitalismo de Estado, la hiperinflación y después con las  medidas de ajuste de la moneda; fue una etapa muy ruda y ellos  jugaron un rol catártico”, destaca. 

 

 El liderazgo  de Loza  es un caso sui géneris, explica Brockmann. “Su liderazgo e incursión en la política  responde a un momento adverso. Es el momento que tuvieron que vivir  como Tribuna libre del pueblo, frente al gobierno de  Víctor Paz Estenssoro. En ese momento empezó  un  cuestionamiento como medio de comunicación”.

  La exparlamentaria añade: “Ese  asedio  fue el que los obligó a integrarse a la arena política. En ese momento era muy difícil pensar a Carlos Palenque al margen de Remedios Loza y  viceversa. Ella tenía la capacidad de tener su peso especifico al lado del compadre Palenque”.   

Loza se convirtió  en un  símbolo de la mujer  de pollera. Algo cultivó  desde sus inicios, como artesana,  y que luego acrecentó   como locutora  de radio, y posteriormente como conductora de la televisión. Ya en la política,    luchó por reducir las “brechas” de la discriminación hacia los sectores marginados. 

“Destaco el  esfuerzo que ella hacía por rodearse de gente a la que escuchaba  y se formaba a la vez, porque no quería tener una presencia simbólica”, dice Brockmann. Remedios luchó -expresa- porque su representación se traduzca en acciones.  

 La politóloga cuenta que una vez la entrevistó y Remedios le contó  que nunca la apoyaron en el  Parlamento.  “Recuerdo que dijo: ‘Yo sentía más apoyo de Jaime Paz que del mismo Parlamento’”, relata  Brockmann. 

  Otro  de los pasajes   que recuerda la analista de Remedios es que “ni siquiera le dieron una oficina cuando empezó a trabajar en el foro por las mujeres”. En escenarios similares, Loza tuvo que buscar la manera de abrirse puertas. 

“Le ha costado conseguir un espacio, creo que ella vivió lo que vivimos muchas mujeres  que abrimos  brecha para el proceso de inclusión y participación de las mujeres”, destaca Brockmann.

 Para la diputada Fernanda San Martín, el compromiso social que mostró en los medios de comunicación y la ayuda que la Tribuna libre del pueblo daba a la población, la pusieron en la palestra. 

“Ha sido ese medio de comunicación que la hizo surgir, la visibilizó  como mujer, de pollera, con un corazón inmenso y una gran solidaridad. Ella llevaba en su  sangre el compromiso social con la verdad. Fue una comunicadora que siempre buscó la verdad ante todo, incluso  cuando ya se decantó por el ámbito político”, destaca San Martín.

La legisladora  destaca el papel que cumplió Remedios en la historia. “Debemos quedarnos con la lucha que hizo por las mujeres. Ella fue una protagonista de la historia,  con mucho esfuerzo y lucha”, subraya. 

La única vez que la Asamblea Legislativa -dominada por el MAS- votó por unanimidad, fue para condecorar con la Orden Parlamentaria al Mérito Democrático “Marcelo Quiroga Santa Cruz” a “la comadre Remedios Loza”,  el 5 de noviembre. En ese acto,  Loza llamó a cuidar  la democracia. 

San Martín recuerda sus palabras: “Tenemos que defender la democracia siempre. La democracia es lo más importante, es el voto del pueblo, de los ciudadanos”. Para la diputada, una  constante en la vida de Remedios fue la lucha por la democracia y por el pueblo. 

El día de la condecoración,  San Martín se enteró que Loza, en la Asamblea, ocupaba el mismo sitio que ella. “No sabía eso. Lo dijo la presidenta de la Cámara de Diputados, la diputada Montaño. Indicó que  el asiento que ocupaba Remedios Loza es el que yo ocupo ahora. Eso para mí ha sido doblemente emocionante, porque  yo he basado mi carrera política en esa lucha del derecho a las mujeres, en hacer que las mujeres seamos protagonistas, no sólo de fotos, sino en la toma de decisiones”. 

  Una voz eterna  para la historia del país, con esas palabras describe  la diputada  Gabriela Montaño a  Remedios. La presidenta de Diputados  destaca que con el homenaje   se logró dar  a “la comadre”, la oportunidad de volver a alzar la voz desde la Asamblea. 

“Sentimos que ese homenaje a la exdiputada y política, la primera chola presente en el Parlamento, fue realmente importante. (En el reconocimiento)  volvimos a sentir su voz y energía enorme, inmensa. Sentimos que su voz será eterna para la historia de nuestro país”.
 

 

 La  revolución de Loza 

“En ese momento pensaban que estaba entrando una mujer de pollera sin ton ni son. Pero yo ya venía de un trabajo no político,  de un trabajo social comunicacional”. 

La frase corresponde a la primera impresión que tuvo Remedios Loza al entrar  como diputada al Legislativo, a fines de  la década de los 80, y que la expresó en una entrevista.  

Loza fue una de las pioneras en cuanto a la participación de la mujer de pollera en la política. Ingresó al Congreso de la mano de Condepa, el partido que lideró Carlos Palenque.

Remedios se formó de manera autodidacta y consideraba  a  la comunicación como un arma para su revolución. “Para mí,  la comunicación, el micrófono, la pantalla, ha sido un fusil, mi revólver para hacer una revolución; para cambiar las estructuras de no solamente las mujeres, sino de los sectores más discriminados, aislados; no solamente la mujer de  pollera, sino la mujer en sí”, dijo en una oportunidad. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

66
2