Los gritos de “Bolivia dijo No” persiguen a Evo y García Linera

En el MAS afirman que las voces de protesta sólo son de pequeños grupos que quieren hacer quedar mal al país. Oposición dice que hay sentido de rechazo.
domingo, 10 de junio de 2018 · 00:11

Beatriz Layme  / La Paz

“¡Bolivia dijo No! ¡Bolivia dijo No!” Fue el grito unísono de un grupo de personas que sorprendió al  vicepresidente   Álvaro García Linera, cuando a las 23:00 daba un paseo  por la plaza  24 de Septiembre, la principal de Santa Cruz, luego de la presentación de dos libros de la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB) del Centro de Investigaciones Sociales de la Vicepresidencia.

No es la primera vez que activistas exigen al Gobierno que respete el voto del referendo del 21 de febrero de 2016, cuando un 51.3% de electores dijo No a la reelección. Las protestas fueron en aumento luego que el Tribunal Constitucional determinó dar vía libre a la reelección, pues esta decisión permite que Evo Morales sea de por vida candidato presidencial.

Es así que las protestas por el 21F pasaron de las redes sociales a las calles, a los actos masivos donde participan Morales y García Linera. El pasado 26 de mayo, la frase “Bolivia dijo No” se escuchó a viva voz  en el acto inaugural de los Juegos Suramericanos, que realizó el estadio Félix Capriles, en Cochabamba.

Esa acción incomodó al Primer Mandatario, quien estaba acompañado por su homólogo paraguayo Horacio Cartes, y lo obligó a abandonar el evento sin dar su discursos.

Un día antes, el 25 de mayo, un grupo de jóvenes lograron ingresar al Gran Hotel Cochabamba, donde se encontraba Morales participando de un acto por los Juegos Suramericanos.

 En aquella oportunidad los jóvenes a gritos exigieron a Morales  respeto al 21F y reclamaron por la muerte de universitario Jonathan Quispe. “Señor presidente, ¿qué se siente asesinar a los jóvenes universitarios de El Alto?”, cuestionó una activista al Primer Mandatario, mientras éste salía del salón del hotel.

Los reclamos no sólo fueron por defensa del 21F. El 6 de junio, durante el acto de homenaje realizó el Presidente por el día del maestro en la Escuela Superior de Formación de Maestros, Enrique Finot, pacientes con cáncer y sus familiares clamaron  ayuda.

Cuando Morales daba su discurso, los pacientes con cáncer y sus familiares del Hospital Oncológico –que está al lado de la escuela Finot–  a gritos y con pancartas pidieron que el Gobierno atienda sus necesidades. “Recursos para el oncológico, ¡ya!”, manifestaron todos, trepados en paredes.

  El asambleísta departamental de SOL.bo, Edwin Cacho Herrera, escribió en su cuenta de Twitter, que la frase “Bolivia dijo No” perseguirá a los mandatarios porque existe un “nuevo sentido común de la gente” que rechaza la reelección. La diputada del MAS, Rosa Chuquimia, afirmó que sólo se trata de pequeños grupos que buscan “hacer quedar mal al país”.  

Punto de vista 
William Bascopé, Abogado constitucionalista
 

Protestas reflejan bronca ciudadana

Estas acciones de ciudadanos, de ciertos colectivos y de gente que espontáneamente que se manifiesta denotan el desgaste del presidente Evo Morales y de su gobierno. 

Aparte del desgaste, de todos los casos que se les reprocha, en realidad, la protesta es la bronca de la gente que no está aceptando el abuso de poder del presidente Morales.

Esto ha rebasado más allá de lo que incluso representa el referendo del 21 de febrero de 2016, pues es un reproche a Evo Morales por los últimos acontecimientos suscitados, entre ellos el tema de la adjudicación a la empresa del exministro de Culturas Pablo Groux. Eso es un abuso de poder. 

  Además es la bronca que tiene la gente por la construcción  millonaria de la Casa del Pueblo,  cuando se necesita recursos para salud. 

Otro hecho que molestó a la gente es la muerte del joven Jonathan Quispe, sobre la que de manera descarada el ministro de Gobierno, Carlos Romero, quiso ensayar una hipótesis y todavía amenazó a quien lo contradiga. 

Lo último es el viaje del Presidente al Mundial de Rusia con el pretexto de que va ir a firmar ciertos acuerdo en beneficio del país. La gente ya se cansó de eso y por eso la protesta es en todo lado. El significado de “Bolivia dijo No” es el no continuar con este abuso del presidente Morales. 

Está exigiendo que deje el poder y respete la Constitución, el voto del ciudadano. Con seguridad a futuro van a continuar estas manifestaciones contra el Gobierno.

303
14