Publicación contra Página Siete se pagó con impuestos, dice la Vice

Ximena Centellas, de la Dirección de Fortalecimiento Ciudadano, respondió a la carta que envió el presidente del Directorio de este medio a García Linera.
jueves, 26 de julio de 2018 · 02:07

Página Siete  / La Paz

Ximena Centellas Rojas, de la Dirección de Fortalecimiento Ciudadano de la Vicepresidencia del Estado, reconoció  –a través de una carta– que   la separata  en la que se  publicó un artículo contra Página Siete se  pagó con impuestos.    

   “Fíjese que así gastamos los impuestos ciudadanos, educando  críticamente a la ciudadanía para que decida lo que quiere como país, y tengan capacidad analítica para juzgar a quienes, desde periódicos como el suyo, no cesan en sus intentos de convocar a los aprestos golpistas; asumimos que es la mejor inversión en democracia”. De esta manera respondió Ximena Centellas Rojas, miembro de la Dirección de Fortalecimiento Ciudadano de la Vicepresidencia del Estado, a Raúl Garáfulic Lehm, presidente del Directorio de Página Siete.

El 20 de julio de 2018, Garáfulic Lehm mandó una misiva  al vicepresidente Álvaro García Linera, en la que contesta de forma pública a los ataques contra este periódico, su familia y su  persona, los que  se difundieron  en  un artículo de  la separata denominada “Encuentros”, la cual  fue publicada por el diario     La Razón el lunes 9 de julio. La nota referida  fue publicada con el título: “Vínculos de Página Siete con la Dictadura”. 

En su   carta,  Garáfulic Lehm le dice a García Linera: “me imagino que la Vicepresidencia pagó generosamente la publicación con dinero de quienes pagamos impuestos”. Y agrega: “La extrema malicia del artículo es evidente porque en las dos páginas de la nota hay 17 mentiras, seis manipulaciones informativas y un ataque discriminatorio”.  

Centellas Rojas, en la misiva  de respuesta, sostiene que  “Encuentros” es una publicación  de la Dirección de Fortalecimiento Ciudadano de la  Vicepresidencia, que contrata a La Razón para su difusión nacional, y que su  edición, además, “es parte de una construcción colectiva con quienes trabajamos en la tarea de fortalecer su participación ciudadana; de esta manera se eligen los temas y se los trabaja en el formato popular con el que se difunde”.

En la carta, la funcionaria le dice a  Garáfulic Lehm: “Entendemos que usted no pueda comprender lo que hacemos, y pretenda aducir que todos los ‘supuestos ataques’ provienen del vicepresidente Álvaro García Linera, y no de un país que ya se cansó de la impostura de gente que como su familia se ha encargado de gobernar este país durante dictaduras y democracias”.

Sin respuestas

En ninguna parte de la misiva se explica el fundamento u origen de la serie de difamias incluidas en la publicación que fue denunciada por Garáfulic, ni se menciona el monto que se invierte en tales publicaciones.

Centellas Rojas también le indica al presidente del Directorio de Página Siete  que en el marco de la  plena libertad de prensa que hoy rige en el  país, éste “tendría que estar de acuerdo en que también nosotros ejercemos la libertad de prensa de orientar críticamente a la ciudadanía sobre  la manipulación ideológica que ustedes ejercen de manera permanente  junto a otros medios de comunicación asociados a su pensamiento”.

La  servidora pública no aclara por qué en el inserto mencionado no figura el nombre de un editor responsable, aspecto que fue también denunciado por Página Siete ante el Tribunal Nacional de Ética Periodística como  una vulneración a la Ley de Imprenta en su Artículo 3.

 “No estamos en desacuerdo en que ustedes puedan ejercer  ese derecho, pero desde la perspectiva de los lectores sería más justo el que ustedes en lugar de enmascararse en una supuesta posición democrática y neutral, digan abiertamente los intereses que defienden y que no son precisamente los de la mayor parte de la ciudadanía, sino de una posición política en particular”, sostiene la funcionaria.

En la misiva,  Centellas Rojas también  le asegura  a Garáfulic Lehm que la publicación  “no es personal”, dado que no tiene nada en su contra.  

“Pero sí creemos en la necesidad de que las organizaciones y la ciudadanía toda tome conciencia  de que gran parte de nuestra historia   ha sido manejada por clanes familiares que ha engendrado la clase dominante de nuestro país, y que aún tienen y controlan los recursos fundamentales con los que han generado su enriquecimiento, emparentados con militares y demócratas de viejo cuño”, escribe.

Anselmo Esprella

Al finalizar,  Centellas Rojas  afirma  que para la publicación contra Página  Siete tomó como fuente a Anselmo Esprella, a quien se refiere como un “escritor de numerosos artículos en Rebelión”. 

No obstante, Garáfulic Lehm, en su carta,  hizo  notar que ese nombre no figura en el Servicio de Registro Civil y por lo tanto es una identidad falsa o un alias que habría correspondido al recientemente posesionado viceministro de Gestión Comunicacional Wilson Anselmo Maidana Esprella, también señalado en redes sociales como un “formador” de guerreros digitales.

La  separata  

  • Publicación   “Encuentros” es una publicación  de la Dirección de Fortalecimiento ciudadano de la Vicepresidencia  que contrata a La Razón para la difusión nacional de esa  separata, según Ximena Centellas Rojas.  
  • Agenda   La funcionaria indicó que la edición “es parte de una construcción colectiva con quienes trabajamos en la tarea de fortalecer su participación ciudadana; de esta manera se eligen los temas y se los trabaja en el formato popular con el que se difunde”.
  • Costo  La separata publicada el 9 de julio tendría un costo de impresión de 10 mil bolivianos, aunque el precio comercial es superior a esa cifra.   

Nota de Dirección

Lamentamos que la Vicepresidencia en su carta de respuesta al reclamo del presidente de Página Siete, Raúl Garafulic, no aclare ninguna de las falsedades y difamaciones publicadas en la separata que circuló con el diario La Razón el  9 de julio. La persona que suscribe la misiva, Ximena Centellas Rojas, se ufana de este tipo de publicaciones y no tiene reparo de admitir que para ello se usan recursos del Estado.

Es  deplorable que un medio de comunicación tenga que defenderse de los funcionarios del Estado, que debieran ser los primeros en garantizar el respeto de las leyes; poner en el mismo nivel a un medio de comunicación legalmente establecido con un publicación sin un editor responsable, destinada a la difamación y el adoctrinamiento, es, cuando menos, deplorable. 

Página Siete seguirá con su labor periodística y  seguirá fiscalizando al poder porque cree que esta es una función de  una prensa seria. 

Por motivos de espacio y extensión de la carta recibida, la publicaremos in extenso en nuestra página web.

Esta es la carta completa enviada por la Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia a Página Siete

 

70
746

Otras Noticias