Bolivia pasó de República a Estado Plurinacional “en retórica, no en hechos”

Para el oficialismo, la mayor transformación ha sido la inclusión de los pueblos indígenas. Para analistas y opositores, el espíritu del nuevo Estado se queda en la teoría y no logra concretarse en los hechos.
martes, 07 de agosto de 2018 · 00:04

Página Siete / La Paz

Han pasado nueve años de la denominada “refundación” de Bolivia, que dejó atrás la República para dar paso al Estado Plurinacional. ¿Qué ha cambiado en el país en ese tiempo? Para el oficialismo, la mayor transformación ha sido la inclusión de los pueblos indígenas como sujetos de derecho. Para analistas y opositores, el espíritu del nuevo Estado se queda en retórica y no se concreta en hechos.

El 22 de enero de 2006, Evo Morales asumió la presidencia de Bolivia luego de obtener el 53,7% de los votos en las elecciones generales que se efectuaron el 18 de diciembre de 2005. Su programa político asumía las reivindicaciones principales de los movimientos sociales y las organizaciones sindicales-indígenas. Entre ellas, además de la nacionalización y recuperación de los hidrocarburos, figuraba la convocatoria a una Asamblea Constituyente que “refundara Bolivia”

La nueva Constitución, aprobada en referéndum con un 61% de los votos en enero de 2009 y promulgada el 7 de febrero de ese año, determina que Bolivia “se constituye en Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías, fundada en la pluralidad y pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico dentro del proceso integrador del país”.

Con la aprobación y promulgación de la Constitución Política del Estado “se inició el cambio de Estado colonial y neoliberal a un Estado Unitario, Plurinacional Descentralizado y con Autonomías”, que fue refrendado por Decreto Supremo 048, que decreta:

“ En cumplimiento a lo establecido por la Constitución Política del Estado, deberá ser utilizada en todos los actos públicos y privados, en las relaciones diplomáticas internacionales, así como en la correspondencia oficial en el ámbito nacional e internacional, la siguiente denominación, Estado Plurinacional de Bolivia”.

¿Qué ha cambiado? Para el expresidente Carlos Mesa “poco o nada”. “Si hablamos de los acontecimientos más relevantes de los últimos 70, 80 años: -revolución de 1952, proceso democrático de 1982 y Estado Plurinacional de 2006- son tres hitos, pero decir que hay un antes y un después, es decir que Bolivia se parte entre el 6 de agosto de 1825 y el 22 de enero de 2006, no se sostiene”, asegura el también historiador.

Mesa subraya que el artículo 11 de la Constitución “dice que Bolivia es una república, por lo tanto el Estado Plurinacional de Bolivia sigue siendo una república”.

Para el diputado del MAS Víctor Borda la principal transformación con la “refundación” de Bolivia radica en el reconocimiento de los pueblos originarios indígenas de Bolivia. “Antes, en la República, los indígenas no existían o eran casi un elemento decorativo por su cultura y vestimenta. Ahora son sujetos con derechos civiles y facultades de ejercer su propia autonomía”, dice.

“Con el Estado Plurinacional ha habido un cambio fundamental con la inclusión de las comunidades indígenas campesinas que tienen voz y derecho de determinación aunque aún no se ejerce plenamente”, señala Gustavo Clavijo, director del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA).

“No obstante -advierte- ello ha traído una polarización en términos de ideología. Ha creado posiciones atomizadas debido, precisamente, a que las normas no se aplican tal como fueron concebidas. Ha pasado poco tiempo para concretar esta idea gigantesca”.

La inclusión de los pueblos indígenas que establece la norma CPE tiene antecedentes, como puntualiza Mesa:

“Primero, el paso fundamental de la inclusión es la Revolución de 1952, el 52 tiene en la Reforma Agraria, en el voto universal y en la reforma educativa tres pasos fundamentales hacia la inclusión. Segundo, la democracia participativa, con toda modestia, el 20 de febrero del año 2004, la Constitución reformada por Carlos Mesa incluye el concepto de democracia participativa, con iniciativa legislativa ciudadana, asamblea constituyente y referéndum, fundamentales e incorporados en la actual Constitución”, sostiene.

El concepto de inclusión es irrebatible: “Apoyamos el Estado Plurinacional como medio de reconocimiento de sectores de la población tradicionalmente marginados de la vida política, en tanto el mismo no debilite la nación boliviana como unidad superior común ni afecte la distribución igualitaria de los derechos individuales”, puntualiza el jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina.

La teoría de la norma, no obstante, no va de mano con la práctica. Hay contradicciones. Y en ello coinciden todos los consultados.

“Difícilmente se puede encontrar un gobierno que sea más machista en los hechos que el gobierno del presidente Morales y a la vez, difícilmente, se encontraría un gobierno que haya hecho más leyes a favor de la mujer y de derechos de las opciones sexuales diversas. Estas son las contradicciones que vivimos, ojalá que en la práctica –y éste es el gran fracaso histórico del presidente y su gobierno- el país lograra transformar en verdad lo que las leyes dicen”, recalca Carlos Mesa.

El asambleísta oficialista Borda admite que aún quedan retos en el proceso. “Es necesario potencializar la descentralización administrativa del país no sólo a nivel municipal, sino fundamentalmente a niveles regionales y de autonomías indígenas. Es un proceso de democratización que era impensable en la República pero que ahora está avanzando”, asegura el diputado.

Para el director del CIPCA una de las claves es la educación. “Los pueblos indígenas van a poder ejercer sus derechos cuando los conozcan. Es fundamental apuntar a la educación”, expone Clavijo. Añade que ello no eliminará tensiones sociales entre diversos sectores que ahora se forjan como en un crisol, “pero sí garantizaría el respeto a la ley”.

“Quizás el fracaso más grande de la educación es la Ley Avelino Siñani, no por lo que contiene, sino porque lo único que trataba era desmembrar y destruir los avances importantes, con defectos también, que había logrado la Reforma Educativa del 94 (…) Nuestra Constitución en algunas partes y la Ley Siñani, en otras, parece una guía turística por la cantidad de adjetivos que tiene, se queda en la literatura. Estamos hablando de un ideario conceptual muy interesante, que tenemos que darle carne, que tenemos que hacerlo verdadero, como nuestra Constitución establece”, reitera Mesa.

Punto de vista

Carlos D. Mesa, expresidente de Bolivia

“Hay que darle carne a la CPE”

Pretender que hay un nacimiento, una fundación, el 22 de enero de 2006, no tiene ni pies ni cabeza. A medida que pasan los años, la construcción de esta nueva denominación del país, Estado Plurinacional de Bolivia, será entendida como uno de los momentos importantes de la historia republicana del país, pero una más.

Desde el punto de vista teórico hay valores en la Constitución de 2009 que son valores extraordinarios y diría yo irreversibles, porque también hay que hacer un reconocimiento importante: en la parte de derechos fundamentales de la persona, la Constitución de 2009 profundiza lo logrado por la del 67 y sería un retroceso olvidarlo. Contiene elementos filosóficos que son un avance cualitativo extraordinario.

El gran drama es que entre la letra de la Constitución y el autoritarismo que va camino hacia cosas peores, hacia el autoritarismo del actual Gobierno, hay una distancia brutal.

Difícilmente se puede encontrar un gobierno que sea más machista en los hechos que el gobierno del presidente Morales y a la vez, difícilmente se encontraría un gobierno que haya hecho más leyes a favor de la mujer y de derechos de las opciones sexuales diversas.

En la realidad seguimos siendo tan machistas como antes, nuestra relación con el medio ambiente es terriblemente destructiva, no somos consecuentes con la armonía ser humano- naturaleza, pero ahí tenemos un ideario, que no es Ama Sua, Ama Llulla, Ama Quella, que eso es literatura. Es un ideario conceptual muy interesante, que tenemos que darle carne, hacerlo verdadero. Y eso tiene que ver con nuestra educación.

Punto de vista

Samuel Doria MedinaJefe de Unidad Nacional (UN)

“Apoyamos Estado combinado con la República”

En general: la república es un régimen de organización social que se basa en la igualdad jurídica de todos los miembros de la sociedad, en su derecho de participación política y en el gobierno de la mayoría. En la república nadie tiene privilegios; todos tienen derechos y obligaciones iguales.

El Estado Plurinacional altera esta igualdad republicana de partida, aunque reconociéndola, para ofrecer a los pueblos indígenas ciertos derechos colectivos especiales, sobre todo el derecho a una identidad política peculiar (representación y elección por modos y costumbres).

Nuestra posición:

Apoyamos el Estado Plurinacional como medio de reconocimiento de sectores de la población tradicionalmente marginados de la vida política, en tanto el mismo no debilite la nación boliviana como unidad superior común ni afecte la distribución igualitaria de los derechos individuales.

Apoyamos, por tanto, el Estado Plurinacional combinado con la República, tal como lo describe la Constitución. (Por ejemplo, los pueblos indígenas no pueden aprobar la pena de muerte, porque eso iría en contra del derecho individual universal a no recibir una pena superior a la de la máxima establecida).

Una característica del régimen republicano es la subordinación de las decisiones de todos a la ley y el bien común. Los intentos del gobierno actual por prorrogar a Evo por encima de la ley y el voto de la mayoría del pueblo son antirrepublicanos y, en esa medida, anticonstitucionales.

Análisis comparativo

Ludwig A. Valverde, presidente Colegio Politólogos

La República y el “nuevo” Estado

La tipología de las formas de Estado, República y Estado Plurinacional tienen en su diseño las siguientes similitudes y diferencias. Dependerá de las acciones de gobierno llevarlas a buen término. La categoría Estado tiene “autonomía relativa”.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

87
26

Otras Noticias