“Contratación de firmas de servicios es el desembarco chino más visible en Bolivia”

El autor acaba de publicar, junto con Gustavo Bonifaz, el libro El desembarco chino en América Latina y su manifestación en Bolivia. Dice que la presencia económica de ese Estado se puede percibir a través de cuatro “flujos ”.
lunes, 17 de septiembre de 2018 · 00:04

Pablo Peralta M. / La Paz

Daniel Agramont, coautor de El desembarco chino en América Latina y su manifestación en Bolivia, explica que la contratación de empresas de servicios de ese Estado asiático “es el desembarco chino más visible” en el país.

El especialista indica por qué el libro hace referencia a un desembarco: “Hace alusión a que estamos sintiendo como que China llegó en un barco, bajó las anclas y comenzó a desembarcar. ¿Estamos preparados? esa es la pregunta. Ellos lo están. Ahora, dependiendo el país, estamos empezando a ver qué hacemos con esto. ¿Puede ser algo positivo? Sí, pero también puede tener consecuencias negativas”.

¿Cómo se manifiesta el desembarco chino en Bolivia?

Hay mucho desconocimiento sobre qué significa el desembarco chino. Nosotros decimos: el desembarco chino significa aumento de la presencia china. ¿Y qué es aumento de su presencia? Es aumento de los flujos chinos.

¿Cómo entender cuáles son los flujos chinos?

El aumento de la presencia china en el mundo, que luego se dio más o menos a principios de este siglo en África y ya como 10 años después comenzó a darse en América Latina, y ahora ya se lo nota más, encontramos que son principalmente cuatro flujos: 1) comercio de bienes, 2) comercio de servicios, 3) préstamos y cooperación, y finalmente 4) inversión extranjera directa.

¿Cómo ve a Bolivia con el comercio de bienes? ¿Hay que preocuparse?

China lentamente ha ido posicionándose hasta ser uno de los principales (socios comerciales) para Bolivia, pero no es para preocuparse ni para encontrar culpables. Eso se habla mucho: “nos han invadido los chinos de productos”. Sí, pero a quién no.

El sudeste asiático en general y China en específico son la fábrica del mundo. Es el principal socio comercial de EEUU. Donald Trump no sabe qué hacer, porque llegan y llegan barcos con contenedores con productos chinos. ¿Encontrar esto alarmante para Bolivia? No.

Tenemos muy escasa producción industrial y antes comprábamos mucho de Europa y de EEUU; y ahora, los bienes manufacturados, siguiendo la tendencia mundial, son de China.

¿Cómo está el país en el caso de los préstamos chinos?

Los préstamos que teníamos hasta 2016 son 620 millones de dólares; y luego se tenía esta línea de crédito de 7.000 millones, que no fue ejecutada tan rápido como muchos piensan, sino hasta 2018 -pudimos rastrear- se ejecutaron 1.200 millones.

Entonces, tal vez estamos hablando de algo menos de 2.000 millones en préstamos y eso convertiría a la China en el mayor acreedor bilateral, y luego del Banco Mundial en el mayor acreedor en general.

¿Es para preocuparse el hecho de prestarse de China?

Merece un análisis profundo. Es dependiendo de cada caso. Cada préstamo viene con un contrato y hay que analizar qué condicionalidad tiene. Lo bueno de los préstamos chinos: no siguen la condicionalidad clásica. China no se va a meter en tu política doméstica, tal como lo hizo el FMI, representando al Consenso de Washington.

El perjuicio es que tiene otro tipo de condicionalidad: contratar todo lo que se pueda chino... Te doy las divisas, pero me las devuelves, ¿por qué? porque te doy 1.000 millones, pero la locomotora, china; el acero que compramos, chino; las empresas que contratamos, chinas. Entonces no me sirve de mucho efecto multiplicador porque se me hace contratar demasiado, dependiendo el contrato específico, pero chino.

En cambio, el FMI te prestaba y te decía “tú ya verás a quién contratas, pero más bien yo te agarraré del cuello en la parte fiscal, ingresos y gastos, yo dirijo tu país”.

¿Cuál es el estado de la inversión extranjera directa de China?

La inversión extranjera directa china en Bolivia es bajísima. Hasta el año 2015 eran 72 millones; 2016 eran 45 millones; pero si comparamos con que en Perú han invertido 6.000 millones sólo en una mina, 70, claro, no es nada.

¿Es preferible la inversión extranjera directa a los préstamos?

Es preferible la inversión extranjera por la transferencia de tecnología, transferencia de know-how, que necesitamos mucho, y que es dinero que es inyectado en la economía. No es lo mismo hablar de préstamo, en el que vas a tener que ir pagando y además que necesitas contratar muchas empresas chinas o traer insumos incluso de varios lugares del mundo, que hablar de inversión extranjera directa, que sería una empresa china que se arriesga a hacer negocios en el país. La inversión extranjera directa significa efecto multiplicador, incide más en el crecimiento.

¿Cuál es la situación en torno al comercio de servicios?

La contratación de Bolivia a empresas de servicios chinas es la forma de relacionamiento más visible, es el desembarco chino más visible en Bolivia. No es el más grande, el más grande son los préstamos. Es más fácil leer en el periódico que una empresa china está construyendo una carretera o una planta de azúcar, etc., que comprender los préstamos o la inversión extranjera.

¿Cómo sacar provecho de la relación con China?

Entendiendo cómo son los flujos chinos, cómo se relacionan con el mundo, cuáles son sus intereses. La pregunta clave es ¿y ahora qué hacemos para tener más beneficios en la relación con China? y ¿por qué China? Porque China es la segunda economía del mundo, es el mayor comprador y vendedor de materias primas, es el mayor poseedor de reservas, y cualquier plan que tenga de invertir en el mundo, los países se pelean por recibirlos. Entonces ¿merece la pena hablar de China? Sí. ¿Cuáles serían las opciones para Bolivia? Necesitamos hablar más de China, discutir más, tener más libros e investigaciones, más seminarios hasta llegar a un punto en el que podamos responder a esta pregunta que ahora no tiene respuesta. ¿Qué quiere Bolivia de China?

¿Cuál es el mayor obstáculo?

Es que como país no sabemos bien qué queremos de China, pero esto no es sólo nosotros, es como región. Debemos pensar mejor qué queremos, y luego salir a negociar y decirle “ok está muy bien que vengas a ofrecerme servicios, que vengas a ofrecerme préstamos, pero lo que yo quiero de ti es esto, esto”. Lo que más hace falta es pensar bien qué es lo que queremos, porque China tiene muchos recursos.

26
2