Cesare Battisti cae 38 años después

Durante casi cuatro décadas pasó por México, Francia, Brasil y fue detenido en Bolivia.
lunes, 14 de enero de 2019 · 00:04

  Agencias /  

Cesare Battisti, el exactivista de izquierda italiano, condenado a cadena perpetua, fue detenido la noche del sábado en la ciudad de Santa Cruz, después de 38 años de ir huyendo de un país a otro, con periodos en prisión y luchas político-judiciales para evitar la justicia de su país y  respaldado por algunos gobiernos que le brindaron protección.

Battisti, de 64 años, pasó por México, Francia y Brasil, cuya justicia rechazó en un primer momento la extradición a Italia y en diciembre pasado la autorizó. Políglota de voz dulce y conocido por sus polémicas, nació en el sur de Roma el 18 de diciembre de 1954 en una familia comunista pero  católica, como él. Tras pasar varias veces por la prisión por delitos comunes, a fines de   1970 se unió a la lucha armada dentro del grupo Proletarios Armados Por el Comunismo (PAC).

“Intentar cambiar la sociedad con las armas es una estupidez pero bueno, en esa época todo el mundo tenía pistolas”, dijo en 2011. “Había guerrilleros en el mundo entero, Italia vivía en una situación prerrevolucionaria”.

Battisti, en su carta a la Comisión Nacional de Refugio de Bolivia, cuenta la historia de su vida y afirma que es inocente de los homicidios por los que fue condenado en ausencia, ya que si bien perteneció al  PAC, se alejó del Comité Central tras el asesinato de Aldo Moro, en 1978.

Después de ser detenido en Milán, fue encarcelado en 1979 y en 1981 se evadió. En 1993 fue condenado en ausencia a cadena perpetua por dos asesinatos y por complicidad en otros dos cometidos en 1978 y 1979, crímenes de los que dice ser inocente. Luego de  pasar por México encontró refugio en Francia entre 1990 y 2004 gracias a la protección del expresidente socialista François Mitterrand, que se comprometió a no extraditar a ningún militante de extrema izquierda que hubiera renunciado a la lucha armada.

Igual que un centenar de militantes italianos de la década de  los años 70, Battisti rehizo su vida en París. Trabajó como guardián en un edificio y empezó a escribir y publicar una docena de novelas policíacas con muchos elementos autobiográficos que tratan temas como la redención o el exilio de exmilitantes extremistas.

En 2004, el gobierno de Jacques Chirac decidió poner fin a la “jurisprudencia Mitterrand” y extraditarlo. A pesar del apoyo de  personalidades como la novelista Fred Vargas o el filósofo Bernard-Henri Levy, la justicia francesa rechazó el recurso contra la extradición y Battisti huyó entonces a Brasil con una identidad falsa y con ayuda de los servicios secretos franceses.

Después de tres años de clandestinidad, en 2007 fue detenido en Río y pasó cuatro años en prisión, donde mantuvo una huelga de hambre porque decía preferir “morir en Brasil antes que volver a Italia”. “Escribir para no perderme en la niebla de los días interminables, repitiéndome que no es verdad. Que no soy yo este hombre que los medios han transformado en monstruo y reducido al silencio de las sombras”, afirma en  Mi fuga, un libro escrito en prisión.

En 2009, el Tribunal Supremo de Brasil autorizó su extradición pero dejó la decisión final en manos del presidente Lula, que finalmente rechazó extraditarlo. Como represalia Italia llamó a consultas a su embajador en Brasilia. En junio 2011 Battisti quedó liberado y logró obtener un permiso de residencia permanente en Brasil. Luego se instaló en Cananeia, una ciudad del sureste del país, donde continuó escribiendo y donde tuvo un hijo.

Pero la justicia brasileña tomó decisiones contradictorias. En 2015 , una jueza ordenó una nueva expulsión. El mismo año se casó con su compañera brasileña en un camping de Cananeia. Dos años más tarde lo detuvieron en la frontera con Bolivia, acusado de querer huir, y lo pusieron bajo vigilancia electrónica. Después de  la elección en octubre de 2018 del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, que prometió su extradición, Battisti, luego de  38 años de huida, volvió a la clandestinidad, hasta el sábado, cuando fue detenido en Santa Cruz.

 Defensa espera respeto

La defensa de Battisti dijo ayer que espera que se le respeten los derechos fundamentales en Bolivia, país donde fue capturado tras haber huido de Brasil. El abogado Igor Tamasauskas, quien defiende al exactivista, divulgó  una nota luego de  conocer de la captura de su cliente en Bolivia.

En la nota,  señaló que los abogados brasileños no tienen facultad legal para actuar fuera del país por lo que esperan que “el caso tenga un desenlace de respeto a los derechos fundamentales de nuestro cliente”. CTC

 

Hermano del Vice: Primer acto contrarrevolucionario

Después de la detención de Cesare Battisti la noche del sábado en Santa Cruz,    algunas figuras del gobernante Movimiento Al Socialismo publicaron ayer sus posiciones a favor del italiano, como Raúl García Linera, hermano del Vicepresidente, que escribió que con la entrega del activista italiano el gobierno de Evo Morales cometió su primer acto contrarrevolucionario.

“Hoy, por primera vez, este proceso de cambio actúa contrarrevolucionariamente, hoy los intereses del Estado se pusieron por encima de la moral revolucionaria, de la praxis revolucionaria”, publicó Raúl García Linera  en su cuenta de Facebook.

“Estamos entregando a un detenido (Cesare Battisti), que solicitó refugio, como vil mercancía, en un acto reñido con las normas, pues no es causal su ingreso ilegal, hay una sentencia del CIDH que explicita ello, reñido con el debido proceso de todo el Estado digno y soberano y fundamentalmente  reñido con la moral revolucionaria. Por primera vez me siente avergonzado y decepcionado por el accionar gubernamental y grito con toda mi alma; este accionar es injusto, cobarde y reaccionario”, añade Raúl, quien fue parte del Ejército Guerrillero Túpac Katari. CTC
 

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Otras Noticias