“Gasto menos del 1% de lo que gasta el Gobierno en RRSS y tengo más efecto”

El político afirma que en 2019 “nos jugamos el futuro de Bolivia y de la democracia”.
miércoles, 2 de enero de 2019 · 03:04

Pablo Peralta M.  / La Paz

Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional (UN), sostiene que gasta menos del 1% de lo que el Gobierno invierte en redes sociales y que él   tiene más incidencia. El político comenta que él gestiona su cuenta de Twitter. 

En esta entrevista con Página Siete, además de ese punto también comenta sobre la decisión que tomó de bajarse del ruedo electoral, sobre el mensaje navideño que dio en aymara y sobre cómo proyecta que será 2019 en el ámbito de la economía. 

Pero antes que nada pone acento en la defensa del voto: “No estamos en un escenario ordinario donde hay una elección más. El año 2019 nos jugamos el futuro de Bolivia, de la democracia”.  

¿La decisión de bajarse del ruedo electoral  marca un antes y un después en su vida política?

Sin duda que es algo distinto de  lo que he venido haciendo en el último tiempo y fundamentalmente responde al hecho de que no estaba dispuesto a ser funcional a la estrategia del partido oficialista, no estaba dispuesto a ayudar al MAS a dispersar el voto de la oposición. 

¿Hubo un momento en el que se arrepintió?

No, porque ha sido una decisión bastante analizada. No ha sido algo de un momento, ha sido una decisión que se la analizó, se la discutió, se la vio varios días y claramente hay muchas cosas en las que uno puede dudar, puede tal vez incluso estar dispuesto a dejar de lado, pero en mi caso ser funcional a la estrategia de los que dañan la democracia, no era aceptable. 

¿Por qué la alianza con  Demócratas no se consolidó?

Cuando hicimos la alianza, fuimos muy claros en nuestra posición de buscar la mejor manera de evitar que continúe este Gobierno con su candidatura ilegal, con una cuarta postulación de Evo Morales y básicamente hubo acuerdo, pero ellos cambiaron en los últimos días. 

Estábamos yendo por la estrategia de la unidad y ellos de repente plantean el tema de la renovación, los últimos dos, tres días; y ahí nosotros fuimos muy claros, yo se lo planteé a Rubén Costas de que no, que nosotros no considerábamos que era este momento y que si no había acuerdo, tenía que haber divorcio.

Ya fuera de la carrera electoral,  ¿qué harán  Doria Medina y UN para defender el 21F? 

Esa es la tarea. UN seguirá trabajando para que se respete el voto, para que se fortalezca la democracia y para generar oportunidades para las familias bolivianas. Eso es invariable, al margen de una elección, de una candidatura. Desde ese punto de vista hemos tenido una reunión nacional y la gente no solamente está en un partido  porque quiere ser diputado, senador o alcalde, sino por convicción. 

¿A qué atribuye que el presidente Evo Morales haya sido habilitado pese a todo?

Se ve pues la desesperación. No quieren dejar el poder ni un segundo. Qué siempre habrá que no  conocemos. Sabemos que hubo mucha corrupción. Ha sido la mayor cantidad de recursos que ha habido en la historia de Bolivia, que no se los utilizó de la mejor manera. Basta ver la salud, la educación. Entonces, tienen terror a dejar el poder y están dispuestos a todo, a violar la Constitución, las leyes, lo que sea, con tal de aferrarse al poder. 

Sorprendió  con un mensaje en aymara. ¿Cómo nació la idea?, ¿usted pasó clases de esa lengua? 

Yo vengo aprendiendo aymara hace muchos años. Alguna vez hice un discurso en aymara;  recuerdo en Tiwanaku, cuando se inaguraban las obras de la pirámide de Akapana. Yo hice una parte del discurso en aymara. 

Es un idioma complejo. Yo vengo estudiando, tengo, obviamente, mayor conocimiento del idioma escrito. Es difícil la pronunciación, todavía me cuestan alguna de las pronunciaciones. 

Últimamente he tomado un curso con un excelente profesor de radio San Gabriel.  

Y bueno,  no es la primera vez que hago un mensaje en aymara. Lo hice incluso en la televisión, tal vez con frases más cortas, pero vengo haciéndolo desde hace mucho tiempo, porque creo que es una manera importante de demostrar el interés de aprender la lengua materna de mucha gente en nuestro país, de una proporción importante. Así como creo que es muy útil, para los jóvenes, el tema del inglés. El inglés les abre las perspectivas del mundo, de la tecnología. 

Entonces me animé a hacer un mensaje en esa lengua y coincidió y ha tenido, creo, mayor repercusión por lo que pasó con el Vicepresidente, pero no ha sido una respuesta a eso.

Usted es activo en Twitter.  ¿Tiene un equipo o usted  maneja su cuenta?  

Yo manejo mi cuenta. Obviamente tengo gente que si cometo algún error gramatical me lo hacen notar rápidamente para que corrija. Me sugieren temas, pero yo soy el que decido, yo soy el que manejo esa parte; y lo que sí: tengo un equipo de algunas personas que toman lo que publico en Twitter y que es replicado en las otras redes. 

Yo no manejo otras redes, yo manejo el Twitter personalmente en mi teléfono, mi teléfono es mi computadora. Y otras personas que reciben esos mensajes los toman y los mejoran desde el punto de vista gráfico para, por ejemplo, Facebook. En Facebook debo ser una de las personas que más seguidores tiene. Estoy cerca del medio millón. 

En Twitter tengo algo más de 160 mil. También estoy en Instagram, que  tiene otra lógica. Instagram es fundamentalmente una foto con un pie de foto; el Twitter es fundamentalmente  el pie de foto, pero participo desde unos 10 años en las redes sociales. 

¿Cómo ve que se proyecta el 2019 en cuestión de economía?

Vengo muy preocupado de lo que sucede en la economía. Estuve en Santa Cruz en los últimos días y veo  el ch’aki que se viene del segundo aguinaldo. Va a ser muy doloroso. En Santa Cruz conversé con algunos empresarios y la cantidad que se   retira y que se retirará en las próximas semanas es  grande. 

No fui a alguna reunión de empresarios. Hablé con algunas personas y escuché   que alguna empresa iba a retirar a 100 personas; otra empresa, a 80; otra empresa a 20, 30...  Calculé  que en esa visita de un par de días a Santa Cruz escuché que se retirarán cerca de 1.000 personas, y estoy hablando de profesionales. 

¿El contexto internacional no ayuda hoy por hoy?

En  2019 tenemos un contexto internacional difícil. Nuestros principales dos vecinos  estarán en una recesión. En Argentina cayó la economía y se espera que en  2019 también caiga. En Brasil  habrá un ajuste importante, especialmente el tema de las pensiones, que es una bomba de tiempo en Brasil, lo cual nos pone en un contexto recesivo. 

Hay problemas en Europa, en EEUU. Entonces, la economía mundial, en general, tendrá problemas. ¿Qué significa eso? Que el precio del petróleo y por ende el precio del gas será menor en 2019 del que ha sido en 2018; el precio de los minerales será menor. Nuestras exportaciones han caído por el tema de precios, van a caer. 

El año 2018 hubo una muy ligera recuperación, pero todavía estamos muy lejos. Lo más que hemos llegado a exportar en gas han sido 5.500 millones de dólares. Este año (2018) vamos a cerrar con 2.000 y algo. Entonces, además del tema de los precios hay problemas de producción, el tema del gas, problemas serios en la venta de gas a Argentina y a Brasil, problemas en la producción. 

Hay algunas autoridades de Gobierno que mienten cínicamente, hablan de que hay recuperación, hablan de que hay más reservas. Esas son las mentiras más grandes. Entonces, el principal sector exportador, para el Estado, está afectado por precios y por cantidad. 

El Gobierno suele  subrayar las cifras del crecimiento. ¿Qué puede decir al  respecto?

Si uno ve lo que han crecido los sectores productivos en  2018, es un crecimiento bajo. Hidrocarburos ha crecido menos de 1%; la industria, 3%. La construcción también ha crecido tres y algo. Entonces, la perspectiva de 2019 es difícil. 

El 2018 fue el quinto año que tenemos déficit, quinto año consecutivo de déficit y de un importante déficit fiscal.  Antes tuvimos un crecimiento que se explicaba por el precio de las materias primas, que subió bastante; pero cuando bajó el precio de las materias primas, ahora el crecimiento se explica con endeudamiento. Hablar de un déficit de 7% del PIB, eso significa que cada año hay un déficit de alrededor de 2.500 millones de dólares. 

Ya son cinco años que hemos tenido un déficit del orden de los 2.000 millones de dólares y que se va acumulando y se financia con deuda. Ahora es automático, el déficit se   financia  con deuda externa y eso no es sostenible. 

Es lo mismo que una persona que amplía su casa, que se compra más cosas, viaja con deuda y que tiene el mismo sueldo, y ¿cómo pagará? Si sigue la situación así, es muy complicada. 

Se ha dado una pérdida de reservas importantes en 2018. Yo veo que en 2019 no hay motivo para pensar que la pérdida de reservas no  continuará y será incluso mayor. 

Hay incertidumbre, desconfianza de la gente. Un productor nacional de cajas fuertes me comentó que sus ventas en los últimos seis meses han aumentado en 400%. Eso significa que la gente compra cajas fuertes para sus ahorros. O sea que incluso la gente no tiene mucha confianza y empieza a pensar que debe tener un lugar ya no bajo el colchón, sino una pequeña caja.

Pienso que en  Navidad  no hubo demasiada actividad comercial porque hay incertidumbre, porque la gente prefirió ahorrar.

Entonces,  el panorama para   2019:  habrá menos empleo, menos inversiones, menos oportunidades, lo cual es complicado; y si a eso le sumamos la incertidumbre política, todo   este contexto de elecciones, candidatos ilegales,  eso le suma incertidumbre a la economía. Yo creo que la economía se   irá complicando el próximo año. 

Ante ese panorama, ¿qué  hacer? ¿Se deben tomar medidas de “ajuste”, aunque tal vez no le suene bien al Gobierno? 

Lo más importante es que no siga habiendo tanto despilfarro, tanto gasto. Para el Gobierno, el principal objetivo no es mejorar la situación de la gente, el principal objetivo para el Gobierno es quedarse en el poder. 

Yo hacía el siguiente cálculo: ha  habido cinco procesos electorales, insulsos los podríamos llamar, hemos tenidos referendo autonómico, dos elecciones judiciales, el del 21 de febrero, y algún otro proceso más y sumaba como 350 millones de bolivianos. Ahora, las primarias es el quinto, se quiere gastar 28 millones de bolivianos en un proceso que no tiene ningún sentido. 

Entonces, ahí hay una serie de gastos con el objetivo de quedarse en el poder. El Gobierno gasta, no obedece los resultados. El mejor ejemplo actual son  las primarias, para qué hacer elección primaria si no   cambiará nada.  

El otro día veíamos en la prensa que en los últimos seis meses  gastaron como 14,6 millones de bolivianos en redes sociales. Yo hacía el análisis de cuánto gasto y no hay duda de que yo gasto menos del 1% de lo que gasta el Gobierno en redes sociales y sin lugar a dudas tengo más presencia y tengo más efecto. 

Esta mañana estuve por la plaza Murillo y veía el otro palacio que se está construyendo. El palacio de Evo Morales costó 38, 39 millones de dólares... si uno le suma el amoblado y demás,  son cerca de 50 millones.  

Ahora, el palacio de García Linera  costará también... han hecho por primera vez en Bolivia con estructura metálica, que se hace mucho más rápido. Eso hace que ese edificio cueste 2.000 dólares por metro cuadrado. 

Imagínense para que tengan oficinas nuevas dos personas, que ya tenían buenas oficinas, pero como dos personas decidieron que quieren tener nuevas oficinas, el país está gastando 100 millones de dólares para oficinas para dos funcionarios públicos. 

Y así, si uno va sumando muchas obras que hacen, y cosas totalmente irracionales.(...). En el Gobierno parece que el objetivo fundamental es comprar cosas y no piensa en el mercado, no piensa   en a quién se destinará eso. 

Entonces si dejan de hacer inversiones sin sentido, si dejan de gastar en palacios 100 millones de dólares, si dejan de tener una flota de aviones y de helicópteros para hacer campaña... Hay una cantidad de aspectos que si no los harían, ese déficit podría bajar sustancialmente.

Preguntas ping pong

  • ¿Evo Morales? Más cercano a un dictador.
  • ¿Carlos Mesa? Un intelectual reconocido. 
  • ¿Bolivia dice No? La consigna más fuerte de la democracia que se  generó en lo que yo tengo de vida y yo nací en época de gobiernos de facto.
  • ¿Paz Estenssoro? Un estadista que supo retirarse a tiempo. 
  • ¿Jaime Paz Zamora? El Jaime Paz que yo conocí en los años 80 era un demócrata y  un defensor de la democracia. 
  • ¿Unidad Nacional? La vocación de servicio de luchar por la democracia y por la unidad del país. 
  • ¿21F? Creo que es la fórmula para ganarle a Evo Morales y al MAS, todos unidos en torno de un solo objetivo. 
  • ¿Bolivia? La gran casa de los bolivianos. 

HOJA DE    VIDA

  • Origen Nació en La Paz el 4 de diciembre de 1958.
  • Líder Es político, empresario, exministro y varias veces candidato presidencial.
  • Formación  Estudió la carrera de Economía y Administración de Empresas.
     

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

313
48