El Alto vota con el recuerdo de una lucha que fue “traicionada ”

En Senkata, vecinos que fueron parte de la Guerra del Gas protestaron contra los candidatos. Sus hijos, más jóvenes, evitaron hablar del tema.
lunes, 21 de octubre de 2019 · 04:04

Wara Arteaga  / El Alto

“Nos traicionaron”, así de contundente fue Hugo Tórrez. Antes de emitir su voto, lo único que  sabía es que en  la zona de Senkata (El Alto) “todos  los candidatos” a Presidente les  “fallaron”. Habló con la nostalgia de las promesas incumplidas  a una   ciudad que  hace 16 años fue la gran protagonista de  la Guerra del Gas.  

En Senkata está la Unidad Educativa República de Italia y  están  también los vecinos que  cortaron el  gas en las instalaciones de YPFB. Ahí  los jóvenes no se parecen a  sus padres. La valentía de los vecinos más adultos, que se evidencia en sus palabras, contrastó con la timidez  de  sus hijos, que  huían  para evitar  hablar del tema. 

“El 2003  hicieron protestas y muchas cosas, pero no recibieron nada a cambio”, explicó Ángelo Astorga, mientras su hija se alejaba. Para los vecinos de Senkata y para la ciudad de El Alto las elecciones presidenciales reavivan el recuerdo de Octubre Negro, pues sus demandas propiciaron la salida de un Gobierno que  provocó la muerte de  personas y dejó decenas de heridos. “No se ha hecho mucho por El Alto, estamos susceptibles, pero no queremos vivir lo mismo, hubo muchos fallecidos. Ahora queremos paz”, explicó Elsa Ticona del colegio Gran Poder. Su recinto, a diferencia de otros centros de votación, no  contaba  con ningún policía. 

 Los mercados  en el día de votación. 
Foto:Marco Aguilar / Página Siete

En unidades educativas como Gran Bretaña  (D6) o Tarapacá (D1)  además de policías   había  resguardo militar. “Todo está tranquilo, he visto unos seis militares, antes solía haber sólo policías”, recordó   Hernán Quelali quien había llegado  a su recinto a las 7:00. 

A las 8:30 se abrió  la mesa 9 de la Unidad Educativa Gran Bretaña. Ahí,  al menos una decena de personas esperaba emitir su voto. Otro tanto se aglomeraba en los muros de información para saber  el número de mesa.

 A cuidar el voto

 En los establecimientos, los uniformados ayudaban   a las personas. Algunas  explicaban que  volverían por la tarde, a la hora del cierre, para controlar el conteo de votos. “Hay que  venir a vigilar el recuento de votos, volveré también a eso de las 18:00 porque vivo cerca”, comentó  Gabriela Callisaya, de la Unidad Educativa Tarapacá. 

 Ángelo Astorga, en Senkata, también planeaba retornar. En cambio, para Elisa Ticona la suerte no era  la misma.  “No puedo volver, volvería pero tengo una niña pe   queña y no podré salir”,  explicó. 

Un ciudadano  sufraga  en su recinto de votación.
Foto: Marco Aguilar / Página Siete

Crítico y sin esperanza

Rodrigo Gutiérrez tenía siete años cuando  Evo Morales asumió la presidencia, en 2003. Ayer votó  por primera vez. 

Vecino de la zona Gran Poder, Gutiérrez comentó que desde su perspectiva no existe ningún candidato apto. Criticó las empresas públicas deficitarias, pero paradójicamente  se inclinó por el partido de Gobierno. 

Juegos y ferias

La jornada electoral en distintas zonas de la urbe fue  tranquila. Algunos vecinos aprovecharon  la ausencia del transporte para instalar  ferias en las principales avenidas. Por ejemplo en la zona de Senkata, la feria copó ambos carriles de la avenida principal  a lo largo de tres cuadras.  En ese trayecto se pudo   encontrar desde juegos inflables hasta cochecitos para pedalear; desde figuras de yeso hasta  disfraces a la venta y gran variedad de comida. En la avenida no sólo circulaban familias con niños, sino adultos mayores, transportados en carretillas o carritos. O  tros    iban  en silla de ruedas. 

En la zona Gran Poder  (D2) también hubo  una feria  en la avenida principal. Ésta se extendía  por cinco cuadras.

 

Más de
3
6