María Galindo

Se han quedado opas

lunes, 21 de octubre de 2019 · 04:04

Su militancia grita en el Palacio Evo no estás solo, pero Evo está solamente rodeado de llunkus. No habló Álvaro García Linera, ni Ramón Quintana ni Manuel Canelas. Fue Evo el que tuvo que tomar la palabra y no supo reconocer la derrota. Dicen haber ganado, pero sus rostros reflejan una incapacidad de reaccionar, no son capaces de reconocer la derrota. 

Con arrogancia, Evo anuncia su triunfo y no dice ni una palabra de la inminente segunda vuelta. Lo que se nota es que no se la esperaban, hace rato que no salen a la calle, su perplejidad muestra que se estuvieron mintiendo a sí mismos en ese círculo tóxico en el que se ha convertido el MAS hace mucho tiempo.

Patearon a l@s indígenas del Tipnis y eso el Beni se los cobró.

Quemaron el bosque chiquitano y eso Santa Cruz se los cobró.

Malgastaron el dinero en palacios, helicópteros y propaganda dulzona y falsa, y eso se cobró en todo el país.

Dejaron de dialogar con la gente y nos faltaron el respeto a tod@s y eso la población se los cobró.

Los movimientos sociales fueron una pantalla con dirigentes sin bases y eso la población se los cobró.

Asfixiaron a los medios de comunicación manipulando hasta las listas de invitad@s y eso tampoco les sirvió.

El voto obtenido por Carlos Mesa es un voto que tiene como único contenido inequívoco el repudio al MAS y sus arbitrariedades, por eso se puede quizás decir que Mesa no ganó, sino que es Evo quien perdió. No le sirvió no hacer debate ni ir a las entrevistas, su prepotencia es lo que lo llevó a esta derrota ya irreversible a esta hora.

La tranquilidad con la que la gente fue a votar, la fuerte movilización generalizada por el control del voto en un clima en el que nos han quitado ya todo,  hace que la votación tenga una fortaleza importante. No podrán negar los resultados ni podrán ensayar retórica alguna para no reconocer que deben ir a una segunda vuelta.

Irónicamente, l@s  masistas están en el Palacio Quemado y no en la Casa Grande del amo que se convertirá en el símbolo nítido del extravío del evismo.

 

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

Más de
535
31