Evo reta a auditar voto pese a que el proceso electoral ya precluyó

Para la oposición, el MAS aplica la “estrategia del cansancio” para disolver protestas. Vásquez dice que “no se puede permitir que se consolide la ilegalidad”.
domingo, 27 de octubre de 2019 · 00:01

Beatriz Layme  / La Paz

“Que se revisen todas las actas. Si a la conclusión del proceso se prueba el fraude, vamos a la segunda vuelta”. Es el desafío que lanzó ayer el presidente Evo Morales a los cancilleres de Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos, que pidieron un balotaje para despejar las dudas de un presunto  fraude electoral.

No obstante, la Ley de Régimen Electoral, en dos de sus artículos,   establece que el resultado no puede ser anulado, esto en el marco de lo que señala el principio de preclusión.

La duda de fraude surgió luego que el sistema TREP se reactivó, después de 20 horas,  y el resultado del conteo daba como ganador a Morales en primera vuelta. Ese resultado era contrario a  lo que se estableció antes de que el sistema  se paralice, una segunda vuelta entre Morales y Carlos Mesa.

Esos cuatro países, las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) son algunos de los actores internacionales que pidieron y  recomendaron una segunda vuelta para despejar las dudas de fraude, que generaron una ola de protestas en Bolivia y otros países donde residen compatriotas bolivianos.

Morales apuesta por realizar una auditoría al cómputo final de las elecciones. “Hagamos una auditoría voto a voto, mesa por mesa, alcaldía por alcaldía, departamento por departamento y voy a acompañar, y si hay fraude, al día siguiente convocamos a la segunda vuelta”, expresó Morales  en un acto en la ciudad de Cochabamba, donde aseguró que “nunca ocultamos nada y nunca hemos hecho fraude”.

En criterio del diputado de oposición Wilson Santamaría,  el pedido del Primer Mandatario de realizar el conteo acta por acta es parte de la “estrategia del cansancio” que aplica el MAS en diferentes conflictos sociales.

“El desafío del Presidente es jugar sólo al cansancio de la ciudadanía”, expresó  Santamaría, quien agregó que el masismo luego pretenderá aplicar el principio de preclusión, donde nada puede se puede cambiar. 

La Ley de Régimen Electoral en su artículo 173 establece que “el jurado electoral es la única autoridad electoral competente para realizar, de manera definitiva, el conteo de votos de la mesa de sufragio y ninguna autoridad revisará ni repetirá ese acto”. La norma agrega que “el escrutinio y cómputo son definitivos e irrevisables” y aclara “con excepción de  la existencia de causales de nulidad establecidas en la ley”.

Asimismo, el artículo 190 de la  mencionada ley determina que los procesos electorales “no pueden ser anulados, por ninguna causa y ante ninguna instancia”.

El viernes el TSE presentó los resultados del cómputo final al 100%  y da el triunfo en primera vuelta a Morales con el 47,08% de los votos frente al 36,51% del opositor Mesa, de la alianza Comunidad Ciudadana.

El constitucionalista Luis Vásquez Villamor explicó que  urge una auditoría y sus resultados deberían de estar listos antes de diciembre, pues el resultado que presentó el Tribunal Supremo Electoral (TSE) tiene como base “la manipulación de las actas” y por tanto “no se puede permitir que se consolide la ilegalidad”.

“Lo que es nulo e ilegal debe ser enmendado, la auditoría es importante”, afirmó Vásquez y alertó que “en estos momentos Bolivia atraviesa una profunda crisis política e institucional”.

La población en ocho de los nueve departamentos se moviliza exigiendo una segunda vuelta. Desde el lunes anunciaron con radicalizar  sus protestas.

Punto de vista
Paúl Coca Jurista de temas electorales
El OEP debe pronunciarse 

Hay un órgano constituido por mandato constitucional, que es el responsable de administrar las elecciones, el padrón electoral, los plazos, administra el proceso electoral, dar a conocer los ganadores  a través del Tribunal Supremo Electoral y las departamentales.

Ahora, sobre el pedido de auditorías al cómputo de votos de las elecciones, al margen de las posturas políticas, hay un parámetro jurídico.

No es el Órgano Ejecutivo quien debe pedir una auditoría, quien debe definir eso es el Órgano Electoral.

Es el Órgano Electoral que debería decir ¿cuáles son las condiciones? si es que habrá una segunda vuelta o no, ¿qué va suceder si se evidencia irregularidades?, ¿se procederá a repetir votación?, ¿habrá nueva convocatoria a elecciones?, ¿el TSE hará de parte querellante? contra las posibles personas que hayan realizado un posible fraude electoral y violación a las normas jurídica del Estado boliviano, el Órgano Electoral que debe pronunciarse.

4
19