Muerte a jóvenes y corte de agua: masistas multiplican sus amenazas

Desde que el Presidente anunció cerco a ciudades se desató una cadena de ultimátums contra quienes rechazan los resultados electorales con sombra de fraude.
miércoles, 30 de octubre de 2019 · 00:26

Ivone Juárez/  La Paz

“Aquí sólo falta ver, en este panorama oscuro que se presenta, si las madres, los padres, están dispuestos a tener a sus hijitos  en las calles cuando haya enfrentamiento. No sé cuántas madres  están dispuestas a sacrificar a sus hijos, llevarse ese dolor tan criminal que es sentir la muerte de tu hijo, que  no es lo mismo, que la muerte de tus padres (...) A ver que se te muera tu hijo de 20 o  18 años, quién aguanta ese dolor”,  dijo el domingo  Gustavo Torrico,  asambleísta departamental del MAS, amenazando  de esa manera a los jóvenes que se movilizan en el país en rechazo a los resultados de las últimas elecciones, sobre las que pesa la sospecha del fraude.

Torrico, conocido como Satuco y por liderar un grupo de choque del MAS  con ese mismo nombre,   que durante los primeros años de gobierno de Evo Morales  se dedicaba a golpear y aterrorizar  periodistas, lanzó esa advertencia antes de afirmar que los masistas “defenderán su revolución contra quien sea”. 

“No piensen, se los digo de frente a la cámara, no piensen  que nos vamos a quedar con los brazos cruzados, nosotros vamos a defender nuestra revolución contra quien sea”, amenazó en el programa gubernamental El pueblo es noticia.

Pero esta no es la única advertencia que afines al MAS lanzan contra la población movilizada, sobre todo de La Paz. Todo comenzó  el sábado, con el anuncio del presidente Evo Morales de cercar las ciudades movilizadas. Desde entonces hay una  cadena de advertencias y agresiones.

El presidente  Evo Morales, después de las elecciones.
Foto: Archivo

El domingo, los interculturales dieron a la  sede de Gobierno un plazo de 48 horas para que levante sus medidas de presión, de lo contrario -aseguraron- cortarán la provisión de agua. “Damos 48 horas para que levanten sus supuestos paros, bloqueos que están en las calles: dos, tres personas  con sus pititas perjudicando a la ciudadanía, al desarrollo. Nosotros vamos a cortar el agua que va hacia la ciudad de La Paz”, dijo el ejecutivo de los interculturales, Henry Nina.

El lunes, después de que un contingente  de mineros iracundos arribara a la ciudad y con dinamita en mano atacara a ciudadanos  que realizaban bloqueos pacíficos, Juan Carlos Huarachi, secretario Ejecutivo de la COB, advirtió con mayor violencia contra los paceños.

“Hoy (lunes) los mineros han dicho basta, alto, han realizado una pasadita, un calentamiento. Les vamos a dar cátedra de cómo se hace un paro, un bloqueo, vamos a cercar La Paz”, sostuvo durante el acto de proclamación de Evo Morales como ganador de los comicios del 20 de octubre.

El acto, que se realizó en la ciudad de El Alto, fue la palestra donde los sectores afines al MAS desataron más de una amenaza contra La Paz. José Domingo Vásquez, dirigente de los trabajadores petroleros, adelantó la llegada de 40.000 mineros  que “a  punta de dinamita”  levantarán los bloqueos.

Las advertencias se personalizaron incluso contra el alcalde de La Paz, Luis Revilla, a quien el diputado del MAS Freddy Mamani le lanzó un ultimátum: “Tienes horas contadas para desbloquear  La Paz, si no desbloqueas el pueblo se va a encargar de desbloquear”.

Pero La Paz no es la única región asediada por los movimientos afines al gobierno de Morales, en Potosí, campesinos de Betanzos que bloquean carreteras amenazaron con saqueos. “Los bloqueadores decidieron  salir en marcha por las calles de Betanzos, pero al mismo tiempo exigir el cierre de negocios, caso contrario, comenzarían con el saqueo”, dijo Isidro Sasi, dirigente del sector. 

135