Quince periodistas fueron agredidos desde el inicio de la convulsión social

La Asociación Nacional de Periodistas denunció que los comunicadores “sufrieron amenazas, vejámenes e incluso agresiones físicas” por adeptos del MAS, policías y manifestantes, en 9 días de conflicto.
miércoles, 30 de octubre de 2019 · 00:26

Página Siete  / La Paz

“Pedimos garantías”, “déjennos informar”. Esas son las demandas de   los periodistas agredidos durante   nueve días de convulsión social en el país. Hasta ayer   15 comunicadores “sufrieron  amenazas, vejámenes e incluso agresiones físicas”, detalló  la Asociación Nacional de la Prensa (ANP).

Periodista Ximena Galarza
Foto: ANP

El viernes  25 de este mes, la periodista Ximena Galarza  fue  amenazada en puertas de TVU, después de entrevistar al ingeniero de sistemas Édgar Villegas, quien presentó una investigación que muestra  un presunto fraude electoral en favor del MAS.  Ese mismo día,  la redactora Geraldine Corrales, del periódico Los Tiempos, de Cochabamba,  recibió el impacto de  un objeto que le provocó  una contusión. El lunes 28, Miguel Carrasco, fotoperiodista del diario La Razón, fue herido por el impacto de una  piedra en la cabeza.   

Geraldine Corrales  fue agredida en Cochabamba. 
Foto: ANP

Esos son algunos  casos que forman parte de la  lista de profesionales atacados  al cumplir su trabajo. Según datos de la ANP, la primera agresión fue registrada el domingo 20 de este mes, cuando Gabriel Cruz -de radio Acción Cultural Loyola, de Chuquisaca- fue golpeado e impedido de ingresar a un recinto electoral.

En los comicios, Juan Siñani, de El Diario, también fue atacado. Algo similar ocurrió con Edmundo Gutiérrez, de Bolivisión, quien fue agredido por un hombre  que bloqueaba una calle de Santa Cruz. Un día después, el lunes  21, Wilson Aguilar, periodista de Los Tiempos; Álvaro Valero, fotógrafo de La Razón, y uno de sus colegas  fueron golpeados  por policías y afines al MAS.

Un policía rocía  gas pimienta a una periodista, ayer. 
 Foto: ANP

También el lunes, en Cochabamba, un camarógrafo fue golpeado. En esa ciudad, pero el martes  22, Humberto Ayllón, del rotativo El Deber, fue herido. El jueves 24, Edmundo Gutiérrez, de Bolivisión, fue golpeado  en Santa Cruz. En el segundo anillo, una periodista de Red Uno   recibió el impacto de un palo.

El domingo 27, María José Mollinedo, de la Red Uno, denunció en sus cuentas de las redes sociales que durante la cobertura periodística en La Paz,   “me insultaron, se burlaron, me humillaron como mujer y profesional. Basta de violencia. Pido garantías para nuestra labor”.

Ayer en Santa Cruz,  la comunicadora Adriana Mendoza, de Gigavisión, fue atacada con gas lacrimógeno lanzado por policías que se transportaban en una moto. En  tanto que Brishka Espada, de ATB Cochabamba, fue agredida por un grupo de jóvenes que la llamaron “vendida”, “masista” y  le quitaron el micrófono.

Por tal situación, la ANP demandó “a gobernantes, autoridades públicas y privadas, dirigentes políticos y sociales y a la población en su conjunto, respetar, garantizar y facilitar el trabajo de los medios de comunicación y periodistas de Bolivia”.

La Unidad de Monitoreo y Vigilancia de la Libertad de Prensa y Expresión en Bolivia identificó también que medios como Página Siete y ANF sufrieron dificultades para obtener permisos de circulación el día de las elecciones.  El Deber rechazó exigencia de una viceministra y El Día denunció un ataque informático. 

 El Deber  denunció exigencias de una viceministra. 
Foto: ANP

 

9 días

de conflicto social lleva Bolivia luego de las elecciones presidenciales del domingo 20 de este mes.

 

“Pido garantías para nuestra labor. Amenazaron con quemarme por hacer mi trabajo”. 

María José Mollinedo, Red Uno

 

“Sólo hacemos nuestro trabajo, no provocamos. Déjennos trabajar, déjennos informar”.

Geraldine Corrales, Los Tiempos

2
28