Vecinos resisten emboscadas de los choferes y la represión de los policías

Para protegerse, los manifestantes se colocaron cascos de motociclistas y usaron tapas de ollas como escudos. En Achumani, transportistas y comunarios arremetieron otra vez violentamente contra los bloqueos.
miércoles, 30 de octubre de 2019 · 00:26

Luis Escobar   / La Paz

Nada venció la fuerza de voluntad de los vecinos que, en la segunda jornada de movilizaciones, decidieron  mantener los bloqueos para exigir el respeto al voto y a la democracia. Ayer en al menos cuatro  zonas de  La Paz, los manifestantes   soportaron desde emboscadas de los choferes hasta represión de los policías.

 Desde un cerro  y de manera sorpresiva,  choferes lanzaron piedras  al  bloqueo vecinal del puente San Antonio de Padua.

Bloque  vecinal del puente San Antonio de Padua, ayer.
Foto: Marco Aguilar  / Página Siete

“Estábamos en el bloqueo y de repente los choferes vinieron y  nos apedrearon desde la parte alta de la avenida Regimiento Castrillo. Ellos se quedaron en el cerro y desde ahí comenzaron a lanzar piedras. Lo  único que hicimos fue contener a nuestros atacantes”, dijo  Raúl Quispe, uno de los vecinos que se encontraba en el sector ayer por la mañana.

Pese a que sólo un bando era el agresor, los policías lanzaron gases lacrimógenos a  los vecinos y los choferes. Los primeros  se replegaron por unos momentos y nuevamente retomaron sus lugares para continuar con los bloqueos.

Al enterarse de los ataques, los vecinos   que se encontraban en otros puntos  estratégicos de bloqueo -como el puente de la Pasoskanki o el cruce de villas-  se trasladaron al lugar para reforzar la medida de presión. Al menos 20 personas resultaron heridas por    piedras y fueron trasladadas a un centro de salud.

El médico   Iván Sanjinés informó que los cinco galenos  del centro  de salud atendieron  a los heridos. “De las 20, unas 12 personas tienen lesiones en  la cabeza. Y  de ellos,  cuatro o cinco  fueron remitidos  a un hospital de segundo nivel porque tenían trastornos de tipo neurológico: tenían  vómitos y  mareos”, declaró.

 Los otros heridos -y que no fueron derivados a un hospital de segundo nivel- tenían hundimientos profundos. “Hasta para suturar, estaban en dos planos. Muy complicado”, dijo   y añadió que por la cicatrización de la herida,  es probable que  requieran  someterse a una cirugía pequeña.

Policías    impiden que  instalen bloqueos en la Av. Arce. 
Foto: APG

Agresiones en Achumani y Arce

En Achumani, los choferes y los comunarios de Huayllani arremetieron contra los  vecinos que bloqueaban  en  la calle 29. Alegando respeto a sus fuentes de trabajo, los simpatizantes del partido de Gobierno lanzaron  piedras y palos a los ciudadanos.

Los vecinos se dieron modos para resistir  el embate. Para evitar las  lesiones,  muchos se colocaron cascos de motociclistas y usaron tapas de ollas como escudos para protegerse. La Policía  lanzó gases lacrimógenos para dispersar a ambos grupos.

En la avenida Arce, los policías lanzaron gases lacrimógenos a los vecinos que instalaron un punto de bloqueo. En la avenida 9 de Abril, en el macrodistrito de Cotahuma, también se registraron enfrentamientos.

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Julio Cordero, dijo ayer que 10 personas fueron arrestadas  y conducidas a la unidad de Conciliación Ciudadana.

“Concretamente detuvimos a las personas que estaban arrojando piedras a los inmuebles y vehículos. No estaban bloqueando, estaban causando desmanes”, declaró.  De este grupo, dos son menores de edad .

El secretario general de la Confederación Nacional de Choferes, Miguel Aramayo, instruyó el desbloqueo de vías y no teme enfrentamientos. “Saldremos  a desbloquear. ¿Dónde están esos diputados que nos hicieron una acción constitucional para que no podemos bloquear? Ahora sus partidos salen a bloquear”, sostuvo   y  comentó que sólo cinco personas  colocan un cordón para interrumpir el tráfico vehicular.

Recordó   que los transportistas no tienen un salario fijo a fin de mes y recalcó que el paro es un terrible perjuicio para este sector.  “Vivimos al día y si no trabajamos,  no comemos y no cumplimos con las obligaciones que tenemos con las entidades financieras” añadió.

El alcalde,  Luis Revilla   pidió  evitar confrontaciones. “El paro es una medida pacífica que no busca provocar a nadie”, dijo y recalcó que la tranquilidad fue interrumpida  por  grupos de choque que con palos y piedras intentaron  desbloquear. Pero, ayer los vecinos resistieron.

Vecinos usan tapas de ollas como escudos en Achumani.  
Foto: soyelgas / Página Siete

 

1
12