Las FFAA aseguran que “nunca se enfrentarán con el pueblo”

El Comandante en Jefe aseguró ayer que se deben a la sociedad, que velarán por lo que rige la Constitución y defenderán la seguridad y estabilidad del Estado.
domingo, 10 de noviembre de 2019 · 00:00

Daniela Romero L. / La Paz

Las Fuerzas Armadas de Bolivia decidieron sentar posición frente a la crisis que vive el país y aseguraron que jamás se enfrentarán al pueblo, al cual se deben. Esta determinación fue dada a conocer después de cinco horas de que en La Paz los policías se amotinaran y así se lograra que la medida sea nacional.

“Las Fuerzas Armadas, enmarcadas en la democracia y las leyes, garantizaremos la unión entre compatriotas, por lo que ratificamos que nunca nos enfrentaremos con el pueblo al que nos debemos y siempre velaremos por la paz, convivencia entre hermanos y el desarrollo de nuestra patria”, aseguró el comandante en Jefe de la entidad castrense, William Kaliman.

El jefe militar dio una conferencia a las 13:30 de ayer acompañado de los comandantes de las tres fuerzas y del Alto Mando.

A diferencia de otros actos, en los que el comandante en Jefe reiteraba siempre su apoyo incondicional al presidente Evo Morales y al proceso de cambio, esta vez Kaliman fue escueto pero claro con lo que dicta la Carta Magna del país.

 “Ante la convulsión social en la que está sumida nuestra amada Bolivia, las Fuerzas Armadas  como institución fundamental    de la patria, sujeta a la ley y reglamentos militares nos encontramos totalmente cohesionados bajo el mando militar, apegados siempre a la disciplina, orden y respeto a la Constitución Política del Estado como celosos guardianes de la defensa, seguridad y estabilidad del Estado”, manifestó el jefe militar.

El general Kaliman se desmarcó ayer de cualquier discurso político para afirmar que “los actuales problemas generados en el ámbito político deben ser solucionados en el marco de los más altos intereses de la patria, antes de llegar a momentos irreversibles”.

Después de que el viernes los policías de base y algunos oficiales decidieran amotinarse en diferentes regiones del país, desconociendo  a su comandante, Vladimir Calderón, y pidiendo  la renuncia de Evo Morales, se difundieron rumores de que los militares iban a salir de sus cuarteles y ocupar las calles.

Ante el temor que generaron esas informaciones, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, descartó esa misma noche la salida de los uniformados. “Quiero dejar en claro que el presidente Evo Morales y nuestro Gobierno han dado una orden estricta a las Fuerzas Armadas a que bajo ninguna circunstancia va a haber un acuartelamiento ni ninguna operación en calles de ninguna ciudad. Por tanto, la situación de las Fuerzas Armadas en los nueve departamentos y todo el país es de normalidad”, afirmó.

 La noche del viernes, ante el amotinamiento de los policías en diferentes regiones, los ministros de Defensa y de Gobierno, Carlos Romero, llegaron al Palacio de Gobierno para reunirse con el presidente Evo Morales. El Alto Mando Militar y el comandante de la Policía también fueron convocados con urgencia.

Ayer por la mañana grupos de ciudadanos se acercaron a las unidades militares en Santa Cruz para pedirles que se unan al pueblo, a eso de las 10:00, desde dos guarniciones, sacaron la bandera boliviana a flamear como señal de estar con ellos.

 En La Paz, desde esa noche los vecinos de la zona Sur hacen una vigilia en las tres puertas del Colegio Militar, ubicado en el ingreso de la zona de Irpavi. Les piden lo mismo, que estén con su pueblo.

 Mientras la gente espera con sus banderas bolivianas cualquier respuesta, todo el perímetro de esta guarnición militar está rodeado de militares que aguardan armados y atrincherados.

5
1